Nitesh Shah, director de análisis en WisdomTree, reflexiona en este entrevista sobre el petróleo y el oro en este contexto. "El oro podría terminar el año alrededor de 1.400 dólares desde los 1.290 dólares que ronda", apunta Shah.

¿Cuándo creen que convergerá el precio del crudo Brent y el West Texas?

Los precios del WTI comenzarán a aumentar a medida que los EEUU puedan exportar más petróleo y al mismo tiempo Brent empiece a bajar. No se verá una convergencia entre los precios del Brent y del WTI hasta alrededor de los 65 dólares por barril, a mediados del próximo año.

¿En qué precio cree que acabará el barril en 2019?

En 2019 deberíamosempezar a ver al Brent que comienza a salir de 75 dólares, pero irá saliendo lentamente. Por lo que podría rondar en el año los 70 dólares para Brent, todavía al alza.

¿Cuál va a ser el impacto de la producción de EEUU en el mercado global?

Sí. Los EEUU están expandiendo la producción muy fuertemente. Estados Unidos ya es el mayor productor de crudo del mundo y como su capacidad de exportar su producción aumenta debería tener un impacto de dumping en los precios a nivel mundial. Estados Unidos podría continuar incrementando su actual mercado de exportación global de tres millones de barriles por día y hasta a 3,5 millones de barriles por día para finales de año.

Usted defiende que el oro sigue siendo un importante activo refugio, ¿cuál es su previsión para este metal y qué factores pueden impactar en su precio?

Creo que el oro podría terminar el año alrededor de 1.400 dólares desde los 1.290 dólares que ronda. Y los principales impulsores detrás de todo esto no está sólo relacionado con una mejora del sentimiento respecto al metal, sino también con la Reserva Federal que es probable que esté a las espera con las tasas de interés para el resto de este año. Podríamos ver el dólar ablandarse y, posiblemente los tressuries (bonos estadounidenses) también, lo que podría ayudar a los precios del oro. Podríamos ver la inflación en torno a un 2.3% por ciento, un nivel algo más elevado que los niveles objetivo de alrededor del 2% y también debería actuar como apoyo a los precios del oro.

¿Cómo ha impactado el proceso del brexit y cuál es su previsión al respecto para los próximos meses?

Hay muchos riesgos geopolíticos que están presentes, como usted ha mencionado. El Brexit es una de las cosas clave que se vislumbran en Europa, pero también los errores en el proceso de aprobación del presupuesto en EEUU, entre otros.  La proximidad de que cualquiera de esas cuestiones se cristalicen históricamente ha empujado hacia arriba el posicionamiento especulativo y hacia los futuros, lo que por lo general termina siendo positivo para el precio del oro. Así que aunque mi pronóstico de escenario base es alrededor de los 1400 de nivel objetivo este año, si alguno de estos riesgos se cristalizara, los precios  podrían ser sustancialmente más altos.

¿Cuál debe ser el peso del oro en una cartera en un escenario como el actual?

Siempre hay que pensar en el oro, ya que hay un estado, un elemento básico que se mantiene dentro de una cartera y que moverse por el ciclo es probablemente ineficiente porque es difícil saber exactamente cuándo pueden cristalizar los riesgos. Así que, la posesión de oro en una cartera ayuda a hacer lo que se supone que es un seguro. Creo que alrededor de un 5% es apropiado. Puede ser mayor, pero al rededor de un 5% es apropiado.

¿Qué les diría aquellos que dudan del valor refugio que puede aportar el oro?
Por un corto período de tiempo en 2018 vimos que las posiciones, especiales en los futuros, de oro cayeron, porque cayó en desgracia con los inversores que dijeron todo lo que usted sabe: "esto no hace lo que se supone que debe hacer. No es un activo de refugio seguro". Pero en diciembre, cuando la volatilidad en el mercado de acciones era tan alta, por ejemplo, se disparó y vimos lo mucho que los precios del oro se ejecutaban al alza. Vimos al oro jugar fiel en su línea como activo defensivo. Se comporta muy bien cuando hay un evento de choque, que también ocurrió en febrero de 2018. Así que repetidamente el oro proporciona un recordatorio de que hoy en día hace lo que se supone que debe hacer. Es un activo defensivo.