¿Cómo surge la idea del club y cómo fueron los inicios?

(Esaú Rojo) Para empezar, tenemos que nombrar a los fundadores del CF Intercity, Salvador Martí y Javier Mira, que son a su vez los cofundadores de FacePhi, una empresa de reconocimiento facial muy innovadora y que es todo un caso de éxito y ha sido elegida mejor pyme de tecnología de España. En 2017 Javier y Salvador decidieron nuevamente innovar y meterse en un sector que personalmente no controlaban a nivel deportivo pero que les pareció toda una oportunidad para romper esa brecha en el modelo de gestión y financiación en las entidades deportivas. En Alicante había una especie de déficit, un bache temporal a nivel de los equipos en Primera o Segunda División. A pesar de que sabían que en el camino habría muchas trabas y que seríamos pioneros en el modelo de negocio y salir al mercado, ambos se lanzaron al proyecto con valentía hace cinco años y el pasado el 28 de octubre de 2021 el CF Intercity debutó en la bolsa española, concretamente en BME Growth, convirtiéndose en el primer club en hacerlo, un camino que se ha recorrido con mucho esfuerzo, pero también con mucha ilusión.

Durante lustros, ha habido muchos intentos fallidos de salida de otros clubes a bolsa. ¿Por qué ellos fracasaron y el CF Intercity no?

(Esaú Rojo) Hablando desde la experiencia de Intercity, el camino para sacar una entidad deportiva creo que en parte es similar al de una empresa como tal, pero las entidades deportivas tienen ciertos requisitos más estrictos como tener cuatro ejercicios fiscales auditados. Al final tienes que reportar información al Consejo Superior de Deportes, tienes que ser muy transparente, hay que tener una estructura totalmente organizada y profesionalizada, y la historia de las entidades deportivas no hablan de eso, hablan de otro tipo de modelo de negocio un poco más arcaico y que poco a poco se va modernizando. Es verdad que el fair play financiero ayuda mucho o va a ayudar mucho a la posibilidad de poder estar en los mercados, pero todo ello conlleva un esfuerzo. En nuestro caso, somos una empresa 100% pública y cada uno tiene su estrategia, pero puedes perder cierto control, por lo que hay pros y contras. Al final desde nuestro punto de vista estar en el mercado es un instrumento muy interesante para poder financiarnos, poder costear proyectos y tener alternativas a la hora de hacer frente a esas responsabilidades económicas, pero en otros clubes entienden que, por su tamaño, peso en las competiciones e historial, puede haber gente reacia a salir a los mercados. El CF Intercity es un club muy joven en el que esa historia no nos pone como barrera el poder lanzarnos a esa “nueva piscina” en la que no sabemos muy bien que es lo que hay abajo, pero como startup, si nos comparamos con otras, tenemos un camino bastante estable, aunque con la incertidumbre por ser los primeros y no tener comparativa. Creo que nuestro modelo va a ayudar mucho a otros equipos a salir a bolsa viendo el camino que hemos llevado para hacerlo y los pasos que hemos dado.

¿Cómo está repartido el capital en el CF Intercity?

(Esaú Rojo) Actualmente tenemos 1.100 accionistas en total. Si es verdad que la gran mayoría son minoritarios -porque hay mucho interés por los mercados-, pero tenemos un grueso importante de accionistas principales, a la que sumamos algún family office como es Alpha Blue Ocean (ABO), con el que llegamos a un acuerdo entrando en esta ampliación de capital y poniendo a disposición del club hasta 4,5 millones, que nos facilita mucho ese crecimiento orgánico e inorgánico de la compañía. También tenemos al fondo Nice & Green, que ha apostado por el proyecto, y numerosos accionistas dentro del Consejo de Administración no sólo de Alicante sino de toda España y de parte del extranjero. Además, poco a poco nos van llegando feed backs de mucho interés de otros fondos y grandes fortunas, sobre todo de inversor privado, que muestran gran curiosidad por este modelo de negocio pionero en el mundo del deporte que está ahora en auge. Estamos muy contentos con esos futuros inversores que puedan entrar.

¿Lo más lógico sería que la gran base de accionistas a futuro sean sobre todo los aficionados?

(Esaú Rojo) Hay que hacer una diferenciación en este punto. Tenemos por un lado los accionistas, que son los que están interesados y apuestan por el proyecto e invierten en el club mirando la rentabilidad de futuro; esa inversión nos permite poder crecer, ese crecimiento nos puede permitir obtener rentabilidad y luego sacar un beneficio para el inversor. Pero no hace falta que sea abonado, ni socio, ni lo busque, desde un prisma empresarial puro y duro. Si es verdad que de manera indirecta el accionista se convierte por lo menos en aficionado o amante del Intercity, que no abonado, simpatizando, siguiendo al club, las novedades y resultados y las inversiones. Y, por otro lado, tenemos aquel que es simplemente abonado, que le gusta el fútbol y el Intercity y está muy interesado por el club a nivel deportivo. El abonado no tiene por qué ser inversor, únicamente disfruta del fútbol y es una línea que va por separado. Los objetivos de ambas figuras son diferentes pero pueden coincidir y en la realidad entendemos que una cosa pueda llevar a la otra.

¿Cuáles son vuestras principales fuentes de ingresos y costes?

(Antonio Gallego) Nuestra mayor diferenciación con otros clubes que cotizan en bolsa fuera de España es que somos una startup, y fuera lo que han hecho es entrar en bolsa una vez ya estaban en Primera División con todo consolidado (abonados, estadios, etc.). Nosotros somos una startup y como cualquier otra lo que hacemos es que de inicio se tiene una idea, se consigue inversión para desarrollar la idea, se busca más inversión para convertir en esa idea en producto, más inversión para comercializar ese producto y una vez llegas a una comercialización determinada, lograr tu break even. Nuestro break even se sitúa en llegar a Segunda División porque, principalmente, recibes el dinero de los derechos televisivos; además, tienes otros ingresos más pequeños como merchandising, líneas de negocio paralelas como torneos, abonados, socios, etc. Pero lo principal es que tienes los derechos de televisión unido al fair play financiero. Es decir, ahora ya no puedes salir de ese control económico sobre todo en cuanto a salarios deportivos, que al final es nuestro principal gasto, a diferencia de antes que si se subía a Segunda y tenías los derechos de televisión aun así podías acumular deuda y hay clubes que han llegado incluso a quebrar estando tanto en Primera como Segunda división. Y es que hay una serie de componentes que te permite únicamente gastar entre el 60-70% en esos salarios deportivos de todos los ingresos. Respecto a nuestros ingresos principales, la compañía tiene actualmente un presupuesto cercano a los 4 millones de euros este año, y prácticamente el 95% es directamente de inversión nueva y el otro 5% proviene de estos pequeños ingresos de merchandising, etc. Ahora mismo somos una startup con su producto recién creado y tenemos que seguir creciendo para comercializar el mismo y empezar a vender.

Están previstas más rondas de financiación para invertir en talento con la idea de llegar a un “unicornio”. ¿Cuál es el “unicornio”, jugar en…?

(Antonio Gallego) Lo primero es llegar al break even, que es jugar en Segunda División, y mientras acumular talento, porque cuando llegas a Segunda la diferencia no radica tanto en presupuestos sino en realizar una buena inversión calidad-precio, es decir, en equipo deportivo, jugadores, etc. A partir del break even es donde puedes obtener la rentabilidad, y por supuesto la rentabilidad más grande está en Primera División (puedes estar determinados años en Segunda generando también beneficios porque por ejemplo puedes vender jugadores, pero esos jugadores que te pueden dar grandes beneficios apuntan más alto que la Segunda División). Por eso nuestro siguiente objetivo después del break even es tener rentabilidad para el accionista grande que sería más arriba. Por comparativa de valoración de operaciones que se han hecho en los últimos años, si nosotros consideramos estar con el primer equipo de fútbol en Segunda División y el primer equipo de baloncesto que actualmente está en LEB Oro en la segunda categoría en ACB, calculamos que el valor de la compañía sería superior a 30 millones de euros. Si hablamos de Primera División la valoración se dispara por encima de los 100 millones de euros. Actualmente nuestro valor en bolsa son unos 4 millones de euros y ahí es donde está el camino de la rentabilidad, en el aumento de esa valoración.

¿Cuál es el camino financiero que tiene que seguir el club para lograr ese break even?

(Antonio Gallego) Hasta llegar a Segunda División lo que tienes es inversión, inversión e inversión. Lo que ocurre es que tienes que llegar a Segunda antes de realizar rondas de financiación equivalentes al valor de 30 millones, por ello nuestro objetivo es alcanzar la Segunda División en menos de 5 años. Nosotros tenemos uno de los presupuestos más altos de cada categoría por la que hemos pasado, y eso aumenta mucho la posibilidad de conseguir el ascenso, que no tiene por qué ser en un año. Un ejemplo: cuando nosotros hablamos con ABO para conseguir su inversión lo que planteamos es, si el año que viene tenemos un presupuesto de 5 millones de euros, que es de los altos de la categoría, la probabilidad de subir a Segunda es alta, por supuesto no es seguro, pero no tiene por qué ser en solo un año. Si lo conseguimos el primer año los 4/5 millones de capitalización que tenemos actualmente más los 5 millones de nueva inversión que también se van a capitalizar con ampliaciones de capital nos debe llevar a una valoración de unos 10 millones de euros de la compañía; de 10 a 30 si conseguimos el ascenso el primer año estaríamos triplicando el valor de la inversión. Si no lo conseguimos el primer año sino el segundo habría que invertir otros 5 millones que harán que la compañía tenga una capitalización de 15 y subamos el valor a 30, es decir, si lo conseguimos el segundo estamos duplicando el valor de la inversión también. El problema es que esto es finito y si no lo conseguimos dentro de 5 años no habremos logrado alcanzar nuestro break even. También es cierto que ese es nuestro negocio recurrente y nosotros en paralelo lo que queremos hacer es adelantarnos en el tiempo mediante captación de otra inversión distinta que no tiene por qué ser en acciones sino que puede ser en una estructura de compañías y empresas que nos lleve a tener unos ingresos recurrentes también por otra vía que pueden ser residencias, instalaciones deportivas, instalaciones sanitarias ligadas al deporte… y aprovechar para poder tener nuestra ciudad deportiva, potenciando el turismo deportivo y el turismo sanitario deportivo. Es un proyecto que también tenemos ya en marcha y estamos buscando inversión para esa parte; la idea es que en dos años se lleve a cabo ese negocio paralelo para que dote de estabilidad y activos a la compañía

Ante la entrada de socios fuertes, ¿cómo os cubrís en cuanto a la capacidad de gestión y decisión?

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

(Antonio Gallego) Realmente para los accionistas de referencia es precisamente su modelo de negocio, no tienen ningún problema en diluirse, lo que ocurre es que no queremos perder el control de la compañía en porcentaje; pero poner un ejemplo la familia Botín no tiene el 51% de las acciones de Santander, y aquí es igual. En cualquier caso, nosotros confiamos en nuestra gestión y capacidad de hacer las cosas para que todo aquel que entre valore el capital humano que vamos generando a la hora de realizar esta inversión.

¿Cómo de complicada es la comunicación interna y las decisiones que se toman entre equipo de jugadores y equipo del Consejo de Administración?

(Antonio Gallego) Parte de nuestro trabajo es definir muy bien las parcelas y profesionalizarlas, pero no hay una presión extra frente a otros clubes en ese sentido. Todos los clubes tienen un objetivo anualmente que se marca por la posición presupuestaria que tienes en la categoría y si no se logra tendrá unas consecuencias u otras. En este sentido, no nos diferenciamos de cualquier otro club por estar en bolsa o tener un Consejo de Administración. De hecho, quitando los clubes que no son sociedades anónimas deportivas que son Real Madrid, Barcelona, Athletic de Bilbao y Osasuna, los demás también tienen sus accionistas y Consejos de Administración, por lo tanto, lo único que nos diferencia es que cotizamos en bolsa.

¿Sabéis de otros clubes que tengan intención de salir a bolsa después de vuestro de debut?

(Esaú Rojo) Sabemos de varios, pero no podemos dar nombres. Se han puesto bastantes en contacto con nosotros básicamente porque ven que el modelo funciona a nivel deportivo tal y como avala nuestra trayectoria, y a nivel presupuestario siempre estamos compitiendo arriba, y ven una manera de financiación. Tener el instrumento financiero de estar cotizando en el mercado te puede permitir a través de esas ampliaciones de capital tener esos ingresos y un presupuesto ambicioso para poder competir con otros equipos que van a subir y tienen una historia y presupuesto importante. Se han puestos en contacto bastantes y estamos colaborando y ayudándoles en los pasos a seguir porque lo que queremos es que el fútbol dé un salto de calidad en España y que nuestro modelo de negocio sea un referente para hacer ligas más competitivas y que al final todos ganemos.

(Antonio Gallego) Otros clubes, incluso históricos, al final pueden tener 10.000 abonados a 100 euros, pero eso no te da para los pagos si quieres estar en la parte alta presupuestaria. Por ello, el modelo de Intercity de poder capitalizar y hacer partícipe a otros inversores supone una diferenciación muy grande. Hay otros equipos que tienen su propio mecenas que se puede cansar de poner dinero, otros equipos que quieren utilizar este modelo pero no pueden porque tienen deudas anteriores, etc. En definitiva, este es un modelo muy interesante sobre todo para un club nuevo o que esté totalmente limpio y que esté dispuesto a ser transparente, a pesar de que son exigencias que no siempre son fáciles de cumplir.

¿Suponiendo que hubiera varias colocaciones concentradas en poco tiempo, habría capital suficiente para cubrirlas?

(Antonio Gallego) La idea es hacer tres o cuatro ampliaciones de capital anuales con los bonos convertibles de ABO hasta conseguir por lo menos estar en el break even. Luego ahí habrá que tomar la decisión de continuar o no haciendo ampliaciones de capital para diferenciarnos de los equipos de Segunda División y tener mayor presupuesto.

¿No tendría sentido un nombre un poco más local?

(Antonio Gallego) El club se creó en San Juan, un municipio adyacente de Alicante, y en su momento Javier Mira y Salvador Martí lo consideraron un buen nombre y al final se ha ido metiendo en la sociedad no solo alicantina sino también de inversores y funciona bastante bien.

A nivel de cantidad de aficionados, al ser un club nuevo, ¿estáis equiparados con otros equipos de vuestra categoría?

(Antonio Gallego) Tenemos menos base histórica y menos abonados que otros, pero es cierto que vamos creando nuestro camino y afición, que está cada vez más centrada en los niños y las niñas. La incorporación y unión con la Fundación Lucentum nos dota de la masa social que viene del baloncesto y ya tenemos en los equipos de base más de 1.200 familias vinculadas. Si a eso unimos los abonados y gente que viene a ver los partidos comprando entradas ya nos vamos por encima de los 3.000 o 4.000 espectadores por evento.

Además del fútbol y baloncesto, ¿pensáis ampliar a otros deportes?

(Antonio Gallego) Futsal en Crevillente, pensamos que también va a crecer. Y luego tenemos varios deportes que se han acercado a nosotros para ver si se pueden incorporar a Intercity, como balonmano, rugby, etc. Otras posibilidades que estamos estudiando son deportes como el ciclismo, que puedan acercar al turismo deportivo y generar nuevos ingresos.

¿Estáis abiertos a todo tipo de inversores?

(Antonio Gallego) Hay una parte de responsabilidad social corporativa, pero tendríamos que estudiarlo todo. Sí que tenemos unas líneas que no traspasaríamos. La Fundación Lucentum nunca ha acogido ningún tipo de casino online, casas de apuestas… es una parte que rechazamos porque queremos estar vinculados a la formación, educación, etc. Otra cosa es por ejemplo un Emirato, hay clubes que son propiedad de un Emirato; en este sentido, siempre y cuando no traspasen una línea y se adapten a la educación y cultura de Occidente no tiene por qué suponer una cortapisa. Es cuestión de estudiar cada caso que nos llegue.

¿Qué ofrece el CF Intercity al inversor?

(Antonio Gallego) En primer lugar no solo conseguir el objetivo sino recorrer el camino con nosotros. Si a eso añadimos la pasión que conlleva todas las semanas la parte deportiva, tenemos el cóctel magnífico para tener esas vivencias y a la vez ver que tu equipo ha logrado su meta y está creciendo y codeándose con los grandes.

(Esaú Rojo) Yo lo resumiría en tres palabras: pasión, emoción y rentabilidad. El inversor se involucra en esos tres conceptos y va más allá que en una empresa normal, porque cada semana vives con emoción, pasión por unos colores y unos objetivos a medio y largo plazo que te pueden dar una rentabilidad.