El pasado viernes mis compañeros de Interdin Análisis publicaban su informe semanal con este título, que me llamó bastante la atención, porque realmente creo que define bastante bien la situación actual de los mercados.

Y es que tras los importantes descensos de las últimas semanas, a corto plazo parece que se hubieran descontado ya las malas noticias geopolíticas y que ayudadas por los resultados empresariales, la mayor parte de las bolsas mundiales hayan vuelto a retomar la senda alcista que ha llevado a los principales índices norteamericanos a situarse de nuevo en zona de máximos históricos, mientras que los europeos mostraban recuperaciones generalizadas, sin embargo, pensamos que este “mundo feliz”, que en la primera parte del año se ha mantenido gracias, por una parte a la poca definición de los indicadores económicos, sobre una base de expectativas positivas y por otra a los mensajes de “apoyo incondicional” que se mantuvo en el primer semestre de este año desde los principales bancos centrales, va a tender a desaparecer.

Sin embargo, según las expectativas de nuestros analistas, en las próximas semanas los mercados tanto de deuda pública como de renta variable corregirán este idilio con el positivismo ante el previsible repunte de las TIR de deuda sobre todo en EEUU.

Durante la semana hemos conocido muchas referencias que han apoyado las mejores expectativas económicas, destacando las sorpresas positivas en los PMI de manufacturas adelantados de julio en China y también en Europa, con especial énfasis en índice de servicios, aunque en EEUU, en contra de lo que venía sucediendo en semanas anteriores, los principales indicadores han decepcionado, como el PMI de manufacturas adelantado de julio, aunque han continuado reflejando una tendencia de recuperación.

La rebaja de las perspectivas de crecimiento global para 2014 del FMI en tres décimas desde las previsiones de abril hasta el 3,4% (las de 2015 se mantuvieron sin cambios en el 4%) no han sorprendido en exceso al mercado, considerando que en gran parte este recorte se ha debido a la revisión a la baja que se produjo en el PIB del primer trimestre anualizado en EEUU, consecuencia del mal tiempo principalmente.

El mercado sí ha aplaudido la revisión al alza en el crecimiento estimado para España en 3 décimas hasta el 1,2% para 2014, y en 6 décimas hasta el 1,6% en el 2015. Este dato, junto a la extraordinaria mejoría de los datos de empleo de la EPA del segundo trimestre de 2014 y a los positivos resultados empresariales del inicio de campaña, han supuesto un espaldarazo importante para la confianza de los inversores.

En los próximos días, los mercados contarán con muchas referencias de calado, destacando la campaña de resultados del segundo trimestre de 2014, que todavía está en marcha y que podría continuar dando cierto soporte a los mercados, aunque pensamos que con menos intensidad (esperamos menos sorpresas positivas en Europa que en EEUU) e importantes indicadores económicos.

La referencia económica más importante será el dato de empleo de julio en EEUU (el viernes 1 de agosto) y, si como esperamos, el dato continúa mostrando la salud de la economía estadounidense, podría por fin adelantar las expectativas de repunte en los tipos.

Otros indicadores importantes publicados durante la semana podrían funcionar también para elevar las expectativas de tipos. Serían el PIB 2T14 preliminar, (que se dará a conocer el miércoles 30) y el ISM Manufacturero de julio (el viernes 1 de agosto).

La reunión de la Fed (el miércoles 30 por la tarde se presentará el comunicado correspondiente a la reunión) será otra de las referencias clave de la semana y aunque no es probable un cambio de sesgo relevante frente anteriores reuniones, podría ser otro de los factores que apoyara el posible repunte de rentabilidades.

El conflicto abierto entre Rusia-Occidente es uno de los principales factores que podrían retrasar el repunte en las TIR soberanas y reactivar el tono correctivo en la renta variable. El riesgo principal es la posible activación del programa de sanciones económicas a Rusia por parte de la UE (se ha preparado un borrador que tendrá que ser aprobado por los líderes europeos, para lo que todavía no hay fecha).

Por último, si bien es verdad que la campaña de resultados 2T14 en EEUU por fin apunta al cambio de ciclo y está teniendo un impacto positivo en el mercado, tal como adelantaba la mejoría en el “guidance” de las compañías de los últimos tres meses, en Europa, la campaña de resultados acaba de comenzar y es pronto para sacar conclusiones. El inicio está siendo positivo, destacando al alza las sorpresas en la banca mediana española. Sin embargo, nuestros analistas creen que el tono general de la campaña de resultados en Europa será peor que el de EEUU, ya que las compañías durante el segundo trimestre todavía han tenido que lidiar con un entorno económico complicado. Además, el efecto divisa continuará teniendo un impacto negativo, aunque más moderado que en el 1T14.

Por el momento, el signo de las revisiones de resultados en Europa se ha mantenido negativo en el último mes y es posible que al menos tengamos que esperar a final de año para empezar a atisbar el cambio de ciclo en las revisiones de resultados de consenso en Europa. En lo que va de año prácticamente todos los sectores se revisaron a la baja en Europa y el sector Financiero recibió un castigo adicional en este último mes por los problemas destapados en Banco Espirito Santo y en la expectativa de que puedan anunciarse nuevas multas por parte de las autoridades estadounidenses a la banca europea.

sp revision bpa




eurostoxx revision bpa



Fuente: FactSet e Interdin Análisis.