Entrevista a Antonio Zoido, presidente de BME en el plató de la Bolsa de Madrid al calor de la celebración de la Comida para periodistas que el operador de la bolsa española celebra 

¿Qué balance hace de 2014?  
Creo que ha sido un año con bastantes récords. Es cierto que la economía española está saliendo de dificultades, hay indudables elementos positivos, me ha gustado destacar el hecho de que las propuestas del gobierno han sido entendidas por buena parte de la población ye sto es lo que les da valor. Hay que ser optimista y el mercado ha reaccionado muy bien. Quizás pudiéramos decir que por razones de que venía de un nivel muy bajo de precios y también porque ha habido un factor de animación constante, que es que se han entendido el mercado como un mecanismo de financiación complementario a la financiación clásica bancaria. Eso da lugar a que España sea en Europa el mercado que mayor financiación ha concedido a las empresas.

Las ampliaciones de capital también han sido numerosas, más de 26.000 millones de euros que son cifras muy importantes que ha hecho que hayamos alcanzado récord de número de transacciones con un incremento significativo del volumen. Y además están los divifendos.

Las empresas han retribuido un 81% más a sus accionistas. ¿Cree que uno de los mayores atractivos de la bolsa española es el dividendo? No es sólo eso pero es importante. Me atrevería a decir que la búsqueda del dividendo quizás es muy acusadamente un atractivo importante para el inversor minorista – España es el país de Europa donde más inversores minoristas hay – y sin embargo, el inversor internacional no sólo prima el dividendo. Más del 80% de la negociación que se hace en nuestro mercado proviene de no residentes lo que es un indicador de confianza en el mercado y las empresas que se negocian en el.

Las nuevas salidas a bolsa ¿ven de cara a 2015 una demanda en aumento por salir a bolsa? Hay anunciadas una serie de compañías, estos mercados ya prácticamente están cerrados pero creo que enseguida continuará la demanda de salidas porque esto coincide con la búsqueda de una mejora de la estructura financiera de las empresas. Una situación más equilibrada donde haya más capital y menos deuda sería muy beneficiosa.

Todas las dudas que ha despertado el MAB al calor de los fraudes como Gowex . Se enmarcan más de la parte negativa de la condición humana que poco tienen que ver con los regímenes de supervisión. Dicho esto, las compañías han seguido viniendo al MAB y el pipeline -compañías interesadas en salir a cotizar – es muy interesante.

Teniendo en cuenta la evolución de los tipos de interés, la renta fija ha tenido una situación compleja pero distinguiendo entre deuda corporativa y deuda pública, a medida que ha avanzado el año, los volúmenes de actividad de la renta fija han mejorado y, como hemos puesto a disposición de los minoristas algunos mecanismos adhoc como Send, han crecido los volúmenes.

¿Cree que los cambios regulatorios beneficiarán a los mercados? Hay muchas novedades regulatorias y eso pone en una carga de trabajo en los mercados muy compleja pero hay que afrontarlo así y si al final se traduce en mayor seguridad y transparencia para los inversores, es correcto.

Espero que haya temas interesantes en la ley de fomento empresarial, donde podremos ver algunos temas de fortalecimiento de los mercados. Tenemos una tarea muy importante en todo el esquema de cambio de los sistemas de compensación y liquidación, la entrada en funcionamiento del sistema de liquidación central o el trade repository, registro de transacciones que tenemos en Luxemburgo y que está funcionando desde febrero y que ha registrado más de 1300 millones de transacciones.

El sustrato a pesar de la crisis en el que se mueve el mercado español es bastante bueno, como hemos manifestado este año, somos el primer mercado de Europa en facilitar capacidad de financiación a las empresas, lo que quiere decir que funciona.