El presidente del Banco Nacional de Suiza, Thomas Jordan, anunció ayer que a partir del próximo 22 de enero de 2015 Suiza cobrará un 0,25% de interés a los depósitos en efectivo depositados en su banco central.


La tasa de depósito negativa intentará detener el enorme flujo de dinero que está llegando al país tras la crisis financiera de Rusia, el desplome de los precios del petróleo y la incertidumbre sobre el crecimiento global. En los mercados financieros está aumentando claramente la demanda de divisas refugio como el dólar estadounidense y el franco suizo.

La medida también servirá para frenar la apreciación del franco suizo antes de que el Banco Central Europeo anuncie que pone en marcha el plan de flexibilización cuantitativa. Curiosamente, la tasa de depósito negativa en Suiza entrará en vigor el mismo día que el BCE celebra su primera reunión de 2015 sobre política monetaria, en la que hay altas expectativas por parte de analistas e inversores de que se anuncie el inicio del programa de compra de activos.

Thomas Jordan, aprovechó la ocasión para anunciar que el Banco Nacional de Suiza había reanudado recientemente, tras un paréntesis de dos años, la compra de divisas extranjeras para mantener la estabilidad de los precios del franco suizo.
El anuncio de estas medidas, provocó que el franco suizo se depreciase ayer fuertemente frente al dólar estadounidense y el euro. En el gráfico diario del cruce dólar-franco suizo, pueden comprobar cómo ayer se situó en máximos anuales, después de cerrar ligeramente por encima de los 0.9790 francos por dólar, donde había marcado el pasado 8 de diciembre sus máximos de 2014.

usdchf


En el gráfico mensual, se aprecia mejor el relevante nivel de resistencia que está superando el dólar-franco suizo en estos momentos. No cotizaba en estos niveles de precio desde diciembre de 2010 y si hoy viernes confirma un cierre semanal por encima de los 0.98 francos, el camino queda despejado hasta la paridad de las monedas.

usdchf