Todos los traders profesionales que he conocido coinciden en que el éxito en el trading radica en el autocontrol. Conseguir controlar nuestro interior no es una tarea muy complicada. Lo realmente complejo es entender la importancia que tiene controlar las emociones cuando estamos operando.
 
Los inversores y especuladores son personas metódicas y flexivas, que pronostican correctamente en base a datos concretos, la evolución de la economía, de la política y de la sociedad en general, intentando sacar un provecho de ello. Pero siempre, bajo unos parámetros claros en términos de gestión monetaria y de control del riesgo en todas y cada una de sus operaciones. Al controlar el riesgo, ganaremos una sensación añadida de confianza y control que nos dará una ventaja competitiva.

Cuando operamos sin control un sin fin de emociones empiezan a aflorar de forma inmediata, como la impulsividad, incapacidad de razonar, pánico, irritabilidad, euforia, exageración de los sentimientos, ausencia de juicio y de espíritu crítico, y un largo etcétera. Bajo este estado es imposible conseguir algo premeditado, todo lo contrario, destruiremos nuestra estrategia inicial interviniendo en ella colocados por las emociones, un comportamiento que también destruirá nuestra cuenta de trading en un santiamén.

La gran cantidad de actores que intervienen en los mercados financieros forman una inmensa masa de gente, las emociones de miles de traders se convierten en mareas que mueven los mercados. Una masa es muy sugestiva, poco apta para el razonamiento, se comporta de forma irracional y su movimientos son siempre impulsivos sugestionados por el entorno y los acontecimientos.

Otra característica general de las masas, es que son muy hábiles y rápidas para la acción, tienden a transformar las ideas sugeridas en actos de forma inmediata, actuando como un autómata sin ninguna capacidad de juicio. Es evidente, y así se ha demostrado en infinidad de estudios que la masa es siempre intelectualmente inferior al individuo aislado. Esto también nos dará una ventaja competitiva, pero sólo si conseguimos el autocontrol.

¿Cómo se puede conseguir el autocontrol mientras especulamos?
Simplemente teniendo un plan de trabajo previo y siguiéndolo con absoluta disciplina. Deberemos controlar todo aquello que esté a nuestro alcance relacionado con la inversión o trade en el que vamos a posicionarnos, antes y después de su apertura. Para ello, sólo necesitamos trabajar en cuatro aspectos; el análisis de mercado, el sistema de trading, la gestión monetaria y la psicología.

Cada uno de ellos pondera en mayor o menor medida en nuestro plan de trading, pero si uno de ellos no funciona o simplemente no existe, nuestro plan para ganar dinero está condenado al fracaso.

Analice el mercado desde punto de vista técnico y fundamental, y no pierda ojo al calendario económico sea cual sea el activo financiero en el que vaya a operar. Definirse como analista puramente técnico o fundamental, algo por cierto muy común, es desestimar herramientas que otros van a utilizar para separarle a usted de su dinero.

Utilice un sistema concreto de trading adecuado a su capital y a la disponibilidad horaria para estar delante de la pantalla. Lleve un diario de trading, ponga por escrito las razones que le llevaron a entrar o salir de cada operación, y sobre todo, nunca intervenga en el sistema una vez abierta la posición y deje que evolucione según el planteamiento inicial y hasta el final. De lo contrario, usted no podrá analizar ni evaluar el sistema que está utilizando y los resultados sobre el porcentaje de aciertos no serán reales, lo que le impedirá buscar pautas de éxito o fracaso en el sistema.

En términos de gestión monetaria, debemos tener muy en cuenta que nuestro capital es lo más importante que tenemos, y nuestro trabajo es protegerlo de forma que ninguna serie de operaciones consecutivas perdedoras, puedan descapitalizarnos y sacarnos del juego. Utilice el tamaño de la posición que se pueda permitir en función de los resultados de su sistema de trading y que usted y su capital toleren, para evitar deprimirse o excitarse cuando estamos transando operaciones.

Si usted trabaja duro en los aspectos comentados, ya tiene una gran parte de trabajo hecho en el apartado de la Psicología del trading. Sólo cuando sabemos que estamos haciendo algo porque tenemos un motivo concreto, que pase los que pase el riesgo está controlado y que en peor de los casos el daño que puede producirnos una mala operación en nuestra cuenta de trading está minimizado y nunca nos va a descapitalizar, es cuando conseguimos el ansiado autocontrol.

A partir de aquí, sólo tenemos que trabajar de forma constante y disciplinada. Un trader de éxito es alguien realista, ve lo que ocurre en el mercado y sabe cómo reaccionar para sacar un provecho. Analiza el mercado y su entorno sin economizar tiempo ni esfuerzos.

Los buenos traders son trabajadores duros y personas astutas, no paran de afilar sus herramientas y habilidades. Hacer buen trading es más importante para ellos que ganar dinero ya que es la única manera de mantenerse en el tiempo y poder dedicarse profesionalmente a este apasionante mundo de los mercados financieros.
Un cordial saludo y buen trading!

David Pina, Analista colaborador de ActivTrades.


*Todos los productos financieros con margen conllevan un alto riesgo para su capital.
Las ideas y opiniones expresadas aquí son únicamente las del escritor y no necesariamente reflejan el punto de vista de ActivTrades PLC. La finalidad de este artículo es solo informativo y no debería ser considerada como un consejo de inversión. La decisión de actuar sobre las ideas y sugerencias presentadas en esta newsletter es a la sola discreción del lector.
ActivTrades PLC, 1 Thomas More Square, London, E1W 1YN. ActivTrades PLC está autorizada y regulada por la Financial Conduct Authority (FRN 434413)