El dólar estadounidense se revalorizó este martes contra las principales monedas debido a que los rendimientos de los bonos a 10 años de los Estados Unidos rebotaron al alza después de marcar mínimos de 15 meses, como reacción a las sólidas subidas en Wall Street, a pesar de que se publicaron unos decepcionantes datos macro sobre inicios de viviendas y confianza del consumidor.

La construcción de viviendas unifamiliares creció a su ritmo más lento en 18 meses en febrero, mientras que la confianza de los consumidores mostró que el estado de ánimo de los estadounidenses cayó en marzo hasta 124,1 puntos, frente a un pronóstico de 132. Estos negativos datos macro fueron eclipsados por el aumento de los bonos y no afectaron a la evolución de los mercados de acciones ni al dólar.

El índice dólar cotiza relativamente cerca de los máximos anuales por encima de la barrera de los 96 puntos, ya que la expansión económica en Estados Unidos parece que se dirige a marcar un nuevo récord a finales de 2019, incluso con las señales de retroceso que han mostrado algunos indicadores económicos durante el primer trimestre. Pero el mercado laboral estadounidense sigue mostrando fortaleza con una baja tasa de paro y un constante incremento de los salarios.

El selectivo del billete verde mantuvo una constante tendencia al alza desde marzo a octubre de 2018, a partir de ese momento ha estado cotizando en rango lateral entre 97,50 y los 94,80 puntos. Bajo una perspectiva de medio plazo, técnicamente no va ocurrir nada relevante hasta que rompa el suelo o el techo de movimiento lateral.

El euro, que es la moneda que más pondera en el selectivo de la moneda estadounidense, cayó este martes por debajo del soporte situado en los 1,13 dólares dejando un posible objetivo hasta los mínimos del año, establecidos hace unos quince días en torno a 1,1220 dólares. El cruce euro-dólar también cotiza lateral desde octubre, pero como pierda la zona de mínimos se reactivará la tendencia bajista de fondo.

La libra esterlina sin embargo mantiene una clara tendencia al alza contra el dólar a pesar de las tensiones políticas surgidas por el Brexit. El cable está marcando mínimos crecientes desde que comenzó el año, aunque hay que destacar que en el último mes estableció un doble techo al alcanzar la resistencia de los 1,33 dólares.

En el gráfico adjunto, cortesía del broker y de divisas CFDs ActivTrades, pueden observar cómo las cotizaciones han dibujado un triángulo ascendente, así que por técnico hay muchas posibilidades de que acabe atravesando al alza los 1,33 y que se reanude la tendencia alcista vigente desde enero.

Análisis técnico del euro dólar

 

Frente al yen, el dólar confirmó un cambio de tendencia la semana pasada, en la sesión del miércoles 20 de marzo perforó tres referencias técnicas importantes como la media móvil de 200 días, la línea de directriz alcista y el relevante soporte de los 111 yenes por dólar. Las caídas se frenaron en los 110 dólares, desde donde rebotó este martes de forma contundente anotando una subida del 0,46% hasta 110,57 yenes.

Otro de las monedas significativas que componen el índice dólar, el franco suizo, también cambio de tendencia la semana pasada. El cruce dólar-franco, marcó un doble techo ligeramente por encima de la paridad de las monedas, a continuación, confirmó el patrón chartista de cambio de tendencia al situarse por debajo del soporte ubicado en los 0,9980 francos, que estaba funcionando como clavicular del doble techo. Durante los últimos días ha encontrado soporte en el promedio móvil de 200 días que pasa por 0,9914, donde cotiza desde hace cinco días sin rumbo definido.

En la plataforma ActivTrader, observamos que el sentimiento de mercado está bastante dividido en el cruce euro-dólar con el 50% de los operadores posicionados al alza y el otro 50% a la baja. En la libra hay un 45% de posiciones bajistas y un 55% alcistas, exactamente igual que en el cruce dólar-yen. En el franco suizo la brecha es más elevada pues el 70% de los Traders están largos y el 30% cortos.

Euro- franco suizo

 

David Pina