Sara Carbonell, relationship manager de CMC Market,aventura una tendencia estable en el franco suizo y un rebote dentro del par euro/dólar y del oro tras los últimos movimientos llevados a cabo por el Banco Nacional de Suiza. 
 


¿Qué consecuencias tendrá la decisión que adoptara este jueves el Banco Nacional de Suiza?
“Una de las consecuencias más intangibles es la desconfianza que nos han generado los bancos centrales. Realmente, el franco suizo sí estaba apreciado frente al euro antes de que se estableciese el 1,20 en Suizo y lo que ha hecho es seguir su tendencia. El Banco Suizo lo que estaba haciendo era intervenir su moneda vendiendo francos y comprando euros a través también de la deuda alemana que ni siquiera le salía rentable.

A largo plazo la subida del franco se suavizará porque no le interesa a Suiza. Un franco suizo fuerte no es positivo para las empresas. Se van a retirar capitales del franco, que siempre ha sido refugio por excelencia, de ahí que el .-0,75% sólo sea aplicable a los inversores extranjeros.

Donde sí se verá una consecuencia es en la apreciación del oro. No a niveles tan altos como vimos en su momento. Se trasladarán capitales al oro.

Otra consecuencia sería un QE, aunque dependerá del BCE. Y, por último, la volatilidad la vamos a seguir viendo. El entorno bursátil seguirá siendo, hasta que pase la reunión del BCE y las elecciones griegas, inestable, por lo menos, hasta finales de mes.”


¿El euro continuará con su recorrido bajista?
“Su tendencia continuará siendo bajista. ¿Hasta qué niveles? Quizás está demasiado abajo. Para estar equilibrado el par euro/dólar debería estar en entornos del 1,20.

Posteriormente, a finales de año, podría llegar a niveles de 1,15/1,10. Al final un síntoma de la fortaleza de una economía es una divisa fuerte. Ya deberíamos ver atisbos de la fortaleza europea en 2016”.


¿Qué ha habido detrás del desplome del cobre?
“No era algo nuevo. El gráfico del cobre es bajista desde julio, al igual que el petróleo, pero el motivo principal es el exceso de oferta frente a una caída de la demanda por parte de China, con perspectivas de crecimiento menores. Crecerá a niveles del 7%, desde el 7,1% previsto anteriormente, y hubo mucho pánico; India crecerá a niveles del 6% y es cierto que la demanda de cobre disminuye.

Desde el punto de vista del inversor final, existen oportunidades de inversión a la baja. No es descartable que el CFD llegase a niveles de 234”.


¿Qué previsión manejan para las bolsas?
“La situación en Europa que, pudiendo ser muy positiva, esta tornándose por muchos factores. Hay empresas que se están beneficiando del precio del petróleo como es IAG; otras con buena diversificación geográfica como Inditex…lo que hace que podría ser un buen año para las bolsas europeas, pero tenemos muchos frentes abiertos.

Las elecciones griegas podrían llegar a ser muy peligrosas y resolviendo esto es cuando de verdad vamos a tener una situación más clara. Y respecto a la renta variable americana tenemos más potencial. Para el sector financiero americano de cara al segundo semestre y retail o consumo tiene potencial a partir del segundo semestre. Se habla de incrementos para el S&P 500 y el Dow Jones de 10%/15% para este año”.