Diego González, socio director de Bull 4All Advisors, reconoce que las oportunidades de inversión pueden encontrarse fuera de las fronteras de la Unión Europea, aprovechando las rentabilidades que ofrecen las economías emergentes.
 
PREGUNTA-. ¿Después de lo que ha pasado en los mercados como ven la economía y los mercados ? ¿Cómo está afectando el tapering?
RESPUESTA-. “Creemos que los fundamentales siguen siendo sólidos especialmente cuando contamos con un crecimiento para la economía mundial superior al 3,4%.

Por la parte del mundo emergente, nos encontramos en un contexto en el que está saliendo dinero (flujos) de sus economías derivado de la política monetaria estadounidense.

Esto está provocando que cada vez sean más atractivas las valoraciones de los emergentes tanto en renta fija como en renta variable. Por la parte de las divisas emergentes, estas se están depreciando derivado del efecto tapering”.

P-. ¿Dentro de las economías emergentes, qué países ofrecen mejores perspectivas?
R-. “Hoy quisiéramos citar México como ejemplo de que no todo está igual en los emergentes. México es una economía muy expuesta al ciclo económico norteamericano, algo que en el contexto actual es un factor muy positivo.

Por otra parte, hay que destacar que la privatización del sector energético (explotación y producción de petróleo y gas) traerá consecuencias muy positivas para su economía. En primer lugar, esta privatización atraerá inversión extranjera, el estado mejorará en términos de ingresos fiscales, se impulsará el consumo y se mejorará la competitividad de la industria debido al menor coste de la energía.

En términos de inversión, quizás la bolsa de México es de la más caras en relación a otros países emergentes, sin embargo, en relación a su media histórica está por debajo.

Una alternativa para inversores europeos es el GBM Sicav – Mexico Fund, que combina tanto renta fija como renta variable”.

P-. ¿Creen que es el momento de entrar en renta fija emergente ? ¿A través de qué instrumento entrarían?
R-. “No todas las economías de países emergentes tienen problemas estructurales y muchas cuentan con sólidos fundamentales y fuertes crecimientos.

Por supuesto, el tapering es un factor determinante, pero, a parte de esto, la clase de activo renta fija emergente es una clase que tiene todo el sentido. En el mundo desarrollado hay pocas fuentes de rentabilidad para los bonos y muchos riesgos potenciales acompañados de una alta probabilidad de obtener rentabilidades negativas en los próximos años.

Quizás el momento de entrada sea una de las claves para esta categoría (renta fija emergente), pero en el caso de decidir entrar, una de nuestras primeras opciones es el fondo de Edmond de Rothschild Emerging Bonds.

Varias son las razones: el tamaño del fondo, puede liquidar la cartera en menos de una semana, cosa que fondos de la misma categoría directamente colapsarían estos mercados si lo tuviesen que hacer.

La flexibilidad de la política de inversión, pudiendo estar en liquidez del 0% al 40%. Esta flexibilidad le ha permitido al fondo terminar con rentabilidad positiva en 2013, algo excepcional dentro de la categoría. Además también puede tomar posiciones en divisas, haciendo relativos entre pares de divisas.

Finalmente, el fondo compra emisiones de gobiernos emergentes en dólar, algo clave si atendemos a la depreciación de las divisas emergentes motivadas por el tapering y nos protege ante este evento”.