Victor Peiro, director de análisis de Beka Finance, hace un repaso del entorno actual sobre el mercado y sobre diferentes valores que tienen puesto sobre ellos el foco de la actualidad.
 
¿Qué le han parecido las cuentas del BBVA?

Son de las que más me gustan del sector. No solo porque han estado un 5% por encima de nuestras previsiones, sino realmente porque la diversificación de negocio que tiene nos parece bastante adecuada para los momentos que corren ahora mismo. Con Latinoamérica bajo presión, BBVA la mayor posición la tiene en México. En este país ha ganado unos 2.000 millones de euros, que es cuatro veces lo que ha ganado en España con lo cual podemos decir que es casi más un banco mexicano más que español y va bastante bien. Es un país que va ligado a la economía americana, no tiene grandes problemas, la bancarización va paso a paso ganando terreno y por otra parte en lo que es la cuenta de resultados el margen de neto de intereses ha aumentado sobre un 8%, que es de lo mejor que se ha visto en España. No está metido ahora mismo en consolidaciones extrañas ni está absorbiendo grandes compras y la rentabilidad es bastante buena. Con lo cual nos han gustado y creemos que es una de las entidades mejor posicionadas ahora mismo en el mercado.

¿Considera que el castigo que lleva en el año es excesivo?

Obedece a otras cosas. Realmente los bancos a nivel mundial están teniendo una presión bastante fuerte bajista, porque es cierto que a largo y medio plazo siguen afectados por los bajos tipos de interés. En estos días estamos viendo cómo se están rebajando las expectativas de subida de tipos por parte de los bancos centrales. Los que pensaban que iban a subir como el Banco de Inglaterra o el Banco de Australia están echando marcha atrás. Ya solo nos falta la FED. Las estimaciones de principios de año parecía que iban a subir alrededor de un punto a final de año y cada vez se están reduciendo más. La regulación y el posible impacto que pueden tener por los impagos del sector energético están afectando al sector en su conjunto. Da igual al final si están mejor o peor situados. La visión general de los gestores es negativa para el sector.

¿Mantienen su visión para Bankia como acción favorita dentro del sector bancario? ¿Qué impacto podría tener si compensa también a los inversores institucionales de la OPV?

Eso habrá que verlo porque los inversores institucionales podían tener una serie de conocimientos más amplios como para poder ir a OPVs. Muchas OPVs han salido mal no solo en España sino fuera de España, por lo que sentaría un precedente extraño. Dicho lo cual si se acepta la teoría de algunos jueces de que había cuentas que no reflejaba la situación real del banco, podría haber ese resquicio para que lo reconociera. Eso es un tema extraordinario. Nuestra situación positiva en Bankia viene más dada por la capacidad de reestructuración que ha tenido. Al final el banco ha hecho una limpia bastante importante tanto en lo que es activos tóxicos como gastos. De ahí viene un poco la percepción positiva que tenemos del banco. Se ha visto en los resultados por ejemplo que Bankia ha alcanzado uno de los mejores en la parte doméstica. Seguimos pensando que es una de las opciones más atractivas junto con BBVA dentro de esa cautela general que hay dentro del sector.

Podría estar cotizando cerca de 1,2 euros tranquilamente, pero todos los bancos presentan descuentos muy fuertes. Esa materialización del descuento del precio objetivo que puedan tener llegarán con un driver positivo como por ejemplo que se vea que la regulación ya ha tocado techo o que empiece a crecer el crédito de alguna manera más significativa.

S&P podría bajar el rating de Repsol, máxime después de que la petrolera hiciera más ajustes y haya realizado provisiones. ¿Cree que aún así Repsol debería dar un paso más y suspender el dividendo pese a las presiones de Sacyr y Caixabank?

El dividendo tampoco es tanto. Si no tengo las cifras mal es menos de 1.000 millones de euros, comparado con estas provisiones que ha hecho. Efectivamente muchos accionistas están pidiendo que recorte el dividendo. Entienden que dentro de esta situación difícil que hay no tiene mucha lógica mantener el dividendo. A nosotros nos parecería bien de cara a todos los accionistas minoritarios porque aunque no es mucho sí que sería una prueba de que la dirección está totalmente volcada de cara a la solvencia de la compañía. Respecto al rating habrá que verlo. Con las ventas de activos que ha hecho, las provisiones, lo que está intentando es mantener los ratios en los que se fijan estas agencias y están ahí ahí. Por eso las agencias han dicho que van a esperar a los trimestrales a ver qué hacen. Creemos que si el petróleo sigue en estos niveles Repsol al final tendrá que recortar el dividendo.

¿Eso pondría en peligro a Caixabank y Sacyr, porque la primera tiene un bono relacionado con esa participación y la segunda el crédito...?

Creo que no. Estas dos compañías han tomado ya medidas para que en esa eventual situación sus estructuras financieras aguanten perfectamente. Sobre todo en el caso de Caixabank, pero también en el caso de Sacyr. Con la venta de Testa ingresó bastante caja. Le queda pendiente todavía ingresar caja y creemos que tiene suficiente para aportar garantías sobre el préstamo que tiene en Repsol. Al final esto un sufrimiento gota a gota. Mucha gente está diciendo que al final es casi mejor reconocer las cosas de una vez porque el tema petróleo al final en el Ibex35 está afectando vía Repsol directamente, vía Caixabank, vía Sacyr, o también vía Gas Natural. Al final es mejor que se clarifiquen las cosas y se pueda empezar a hablar de los negocios puros de las compañías.

Otra de las noticias es Gamesa con los rumores de fusión con Siemens. ¿Cómo podría materializarse esta unión con la alemana?

Si son mediante ampliaciones de capital, sería una ampliación de capital con derechos solo para ellos. La teórica dilución que experimentarían los accionistas de Gamesa se vería compensada porque participarían con mucho mejor posicionamiento con lo que es la guerra global por las renovables. Gamesa es un operador importante, pero está claro que está fuera de los cuatro o cinco primeros que hay a nivel internacional y que están luchando por la hegemonía del sector de renovables. Yo lo veo todo positivo y el único obstáculo que veo es cómo funcionaría su Joint Venture con Areva para hacer los parques offshore. Ese sería el único fleco que veo que tendrían que solucionar, pero por lo demás sería una operación positiva para los accionistas.

Indra es una de las pocas acciones que está en positivo en el año. ¿Está recuperando la confianza de los inversores después de dar el cambio en la directiva?

Realmente lo que ha pasado en Indra es que lleva unas caídas impresionantes ya de antes. Ahora yo creo que está un poco en el suelo de valoración a la espera de los próximos resultados que va a haber, en los cuales todavía podría haber en los cuales todavía podemos ver algún tipo de ajuste respecto a las participaciones que tiene en Brasil, pero también se tienen que dar avances de cómo va la reestructuración que tienen en marcha. El mercado le está dando un voto de confianza a la espera de ver esos avances en el ERE y ver un poco si se ha tocado suelo en cuanto a los dos temas preocupantes que tiene, que es la caída de márgenes, la valoración de Brasil y también, por qué no, la evolución del activo circulante.