El Ibex 35 se está moviendo en un rango comprendido entre los 10.850 y los 11.250 puntos. Es cierto que en las últimas jornadas ha presentado cierta debilidad con respecto a Wall Street y los principales índices europeos, aunque también es cierto que venimos de subidas mayores.
Sería positivo consolidar estos niveles, entretenernos unos días aquí y no perder los 10.850 puntos. Después, ya pensaríamos en un nuevo ataque a los 11.250 puntos. Aún así, el Ibex no tiene fuerza por sí sólo, por lo que habría que vigilar los 10.000 puntos del Dax y los nuevos máximos históricos de Wall Street.

De hecho, la temporada de presentación de resultados empresariales en España no será un catalizador para el selectivo. No obstante, si los blue chips sorprenden con sus cuentas, sí que el Ibex 35 podría sumar algunos puntos de cotización extras.

Los mejores datos de empleo y PMI manufacturero de España confirman que nuestra economía es la que más se está acelerando de las grandes de Europa. De hecho, el PIB esperado por la Comisión Europea para España es mayor que el de las grandes economías y que el de la media de la Eurozona. Además, los datos adelantados también indican que España es una economía más dinámica, es la que más se está acelerando en términos relativos, aunque también es cierto que venía de peor situación. Además, el mercado español se está viendo beneficiada de la preferencia por los activos periféricos y las medidas anunciadas por el BCE.

De cara al segundo semestre, seguiríamos confiando en Acciona sin duda. Apostamos por Abengoa B antes de que se supiera que subiría al Ibex 35, pero ahora a corto plazo está bajista y tengo dudas. Sólo por encima de 4,30 euros nos plantearíamos entrar.
Veo más interesante a Acerinox que a ArcelorMittal. La primera es mucho más alcista que la segunda.
Sobre Mapfre no veo oportunidades de inversión.

En el mercado de divisas, me está sorprendiendo el repunte del EURUSD. Tras tocar los 1,35 dólares, ha subido hasta acercarse a los 1,37. Por un lado, hemos tenido fuertes caídas desde 1,40 y, por otro, la Fed está manteniendo el mensaje dovi de que no tiene prisa por subir tipos que ha apoyado la debilidad del dólar. No creo que Yellen se aleje de ese discurso.
Creo que el EURUSD se estabilizará entre 1,36 y 1,37, pudiéndose ir algo por encima de 1,37 dólares, pues el mercado ya ha absorbido el efecto del paquete de medidas que anunció el BCE. En este sentido, estaríamos atentos a que esta semana Draghi pueda hacer alguna valoración subjetiva sobre el efecto que espera del paquete de medidas y, sobre todo, a ver qué dice sobre la compra de ABS.

La GBP es la divisa más fuerte, por lo que podríamos apostar por ella frente al resto de divisas, incluido el euro.