El gestor de fondos de Amundi habla de su estrategia de selección de activos que se basa en encontrar compañías que ofrezcan valor a largo plazo. 
¿Se equivocó la FED al no subir los tipos?

Esperamos que tomaran la decisión correcta, aunque es más importante lo que la FED dijo, que lo que la FED hace realmente. Una subida modesta de tipos no va a tener un impacto significativo en los mercados financieros. Lo que es más importante es la indicación del camino que se va a seguir en un futuro y lo que dijeron es que iban a ser cautelosos por un largo periodo de tiempo.

Tanto si suben medio punto, o 25 puntos básicos en octubre, diciembre o a principios de 2016 y mucho menos importante que la indicación de que la política van a ser muy acomodaticios por un largo periodo de tiempo.

¿Cree usted que la subida de los tipos va a tener un efecto negativo en los mercados globales?

En definitiva esa fue la intención del comunicado; intentar explicar a los mercados financieros con mucha antelación cuándo va a ser el momento adecuado para el ajuste. La idea es que no haya sorpresas y creo que lo están haciendo muy bien comunicando en estos momentos.

Otro de los grandes problemas que atemorizan a los mercados es China. ¿Cree usted que podemos volver a vivir un nuevo episodio de volatilidad como el del pasado verano?

Tengo que decir que creo que agosto se va a volver a repetir muchas veces. Llevo en los mercados 36 años y creo que he vivido 25 crisis y espero ver otras 25, aunque no sé cuándo. Creo que la incertidumbre es lo que no se puede soportar.

China no está creciendo; China no está creciendo en realidad a un 7% eso es un problema para el mundo de la economía. Cualquier persona seria lo sabe, especialmente los líderes chinos. ¿Cómo va a reaccionar el mercado financiero? Eso tiene que verse, los hecho se conocen de sobra.

¿Le preocupa a usted el bajo crecimiento de Europa? ¿Cree que es un problema para los mercados?

Últimamente ha habido un ligero incremento del crecimiento en Europa. Los problemas estructurales son, quizá más importantes en los mercados europeos que la política europea. Son necesarias reformas laborales en algunos mercados, regulación del comercio, capacidad industrial.. Eso ayudaría más en Europa. Pero honestamente no soy un especialista en Macro, como otras personas.

En este contexto, ¿en dónde pone su dinero?

Es una buena pregunta porque en principio debemos entender que el mundo es un lugar complejo. Creemos que es imposible predecir el futuro; ni siquiera lo intentamos. No tenemos la capacidad de predecir la evolución de los tipos de interés, los mercados, los movimientos de las divisas o, francamente, cómo va a ser la climatología mañana. No lo hacemos. Creemos que la respuesta a la incertidumbre y los temores que crea a la hora de invertir es anclarse al valor de las empresas.

Nosotros seguimos la filosofía de Benjamin Graham, seguimos lo que decía en “intelligent investor”. Creemos que si invertimos en compañías, en acciones que conocemos y comprendemos a un precio que tienen un descuento significativo con respecto a su valor intrínseco, tienes un margen de seguridad que te permite afrontar las situaciones de incertidumbre con calma, te puedes relajar y dormir por la noche. Eso es lo que sugerimos a la gente. Creemos que debemos saber lo que tenemos y por qué lo tenemos. Si lo haces, las crisis no importan, puedes invertir a largo plazo.

Con esta filosofía, ¿qué le gusta en este momento?

Hay unos principios muy sencillos. Siempre ha sido más fácil encontrar grandes inversiones si miras en los lugares que a nadie le gusta. El peor mercado este año ha sido Hong Kong porque refleja a China. Hasta el momento ha perdido un 10% de su capitalización y se ha convertido en la peor bolsa en la tierra. ¿Qué es atractivo en Hong Kong¿? Las empresas inmobiliarias. Puedes comprar empresas como Honk Kong Land, Jardine Matheson, Mandarin Oriental… Muchas de esas empresas están disponibles con descuento a su valor de liquidación.

¿Qué nos gusta también? La vieja tecnología, la tecnología aburrida: Microsoft, la compañía que a todos nos encanta odiar. Pero Windows sigue siendo un monopolio, tiene un gran dividendo, sigue generando cash y su equipo directivo está mejorando. Es una compañía atractiva con un perfil de riesgo muy bajo. No tiene deuda, sin riesgo financiero. Al menos con ella tienes una compañía que permitirá proteger tu capital. Oracle, Intel, lo mismo. Es decir, que creemos que la vieja tecnología es interesante.

Northrop Grumman, que es una compañía de defensa. En realidad es una empresa de tecnología que cotiza a precios de una utility. Es muy interesante, pero sin la tecnología de Northrop Grumman, la mayoría de los dispositivos de defensa no funcionarían, con lo que no es muy fácil prescindir de ella.

Otra de la que me encanta hablar, American Express. Es en estos momentos una empresa de lujo como Ferragamo, o Tiffany , pero es una empresa financiera. ¿Por qué es una empresa de lujo? Porque en China el color de tu tarjeta de crédito dice cómo eres de importante. Es decir, que una tarjeta verde es algo aburrido y una de platino es realmente importante. Es decir, que muestra la riqueza en el lejano oriente en países como Indonesia, Malasia… Si la riqueza se incrementa en Asia, que es algo que está ocurriendo, la importancia de las marcas de lujo aumenta geométricamente. Es decir, miramos en lugares como ese.

¿Tienen algo en Europa?

Algunas de nuestras compañías preferidas son europeas, aunque algunas de ellas desafortunadamente son muy caras. Pero miremos a una que es, quizá, una de las más globales, Nestlé, que tiene su sede en Suiza.
Aunque recibe el 50% de sus ingresos de países emergentes, está gestionada con sensibilidad europea, está bien dirigida, es eficiente, es absolutamente la mejor empresa a nivel de ingresos del mundo a excepción, quizá de 3M.

Nestlé es un gran ejemplo de una empresa que está situada en su mercado doméstico, pero que hace negocios a nivel global.

En Europa, otra empresa suiza, Kuene + Nagel o Sanofi, -que es una farmacéutica francesa que tenemos desde hace muchos años. Sodexo es una empresa francesa con un modelo de negocio maravilloso. Tiene miles de clientes y ninguno de ellos es terriblemente importante para Sodexo pero toma su poder de compra y lo usa para comprar en grandes cantidades, con lo que usa la economía en escala, lo que ellos internalizan en forma de margen operativo. Todas son empresas europeas que nos gustan.

¿Tienen alguna empresa española?

Ahora no. Las tuvimos en el pasado. De hecho, la última utility que tuvimos fue Red Eléctrica y la vendimos hace un año, o año y medio cuando salió la resolución del valor de sus activos. Nos encanta el mercado español, gracias a que la economía española –gracias a Dios-, se está recuperando y encontraremos oportunidades, aunque nosotros nos guiamos mucho por el precio. Con el QE Europeo ha permitido que mucha de esa liquidez se cuele en los mercados europeos.

Creo que ustedes tienen oro en su cartera, ¿por qué?

Creemos que el oro es un activo que actúa como seguro. Para nosotros el oro es un reflejo de la confianza. Cuando la gente tiene mucha confianza en el seguro, el oro es barato. Si piensan en 1999 el mundo era perfecto, S&P 500 tocaba por primera vez los 1.000 puntos, internet lo estaba cambiando todo… El mundo estaba en paz; no había conflictos en 1999 y la onza de oro costaba 300 dólares.

Ahora es 2015 y el mundo no es perfecto; tenemos todo tipo de crisis. El S&P 500 tocó los 2.000, la bolsa se ha duplicado. El oro, aunque ha caído alrededor de un 50% se ha multiplicado por 4 veces desde entonces. Y eso es un reflejo de la caída de la confianza en ese periodo de tiempo. El oro tiende a comportarse de forma inversa y por eso actúa como una potencial cobertura en una cartera de renta variable. Esa es la razón por la que lo tenemos, aunque no tenemos una opinión sobre el precio ya que estamos mucho más interesados en su papel como balance, contrapeso a las acciones en una cartera.

Quizá le interese leer “Warren Buffett: me encantan los días en los que cae mucho el mercado”