Álvaro Blasco, director de ATL Capital, analiza los eventos y valores que están protagonizando la actualidad económica en estos primeros días de 2017. 

Las actas de la Fed sugieren una aceleración en el ritmo de subidas de tipos y en ellas el organismo repite varias veces la palabra “incertidumbre”…  ¿qué lectura hace de estas actas? ¿Cree que esto es un riesgo para el mercado americano?
Las expectativas, no solamente de los estadounidenses, también del mundo, están con los ojos puestos en qué va a hacer Donald Trump de verdad y qué va a poder cumplir de toda la batería de medidas que propone. En este sentido, las primeras conclusiones las podremos sacar el día 20 con el discurso que realice. Mientras tanto, la Fed está reflejando en sus actas dudas lógicas en función de qué porcentaje de esas promesas electorales van a poder cumplirse, pues ciertas medidas fiscales pueden acelerar la inflación y obligar a que la Fed sea más agresiva en la subida de tipos.

En noviembre pensábamos que este año la Fed podría subir dos veces los tipos y ahora pensamos que podrían ser tres veces y alguna con subidas del 0,50%. Todo dependerá de las medidas que ponga en marcha Donald Trump.

Aún así, la Fed sigue viendo fuerte la economía norteamericana y el empleo y tiene dudas sobre cómo se puede mover la inflación en función de las medidas que se tomen.
 
El dólar se ha revalorizado fuertemente, de hecho, el dollar index subió a máximos de 14 años. Contra el euro hoy sube a 1,05 dólares… ¿cree que veremos la paridad este año?
El año pasado era escéptico con que pudiéramos ver la paridad en el par, pero este año sí pienso que es posible que la veamos. En Europa, aunque suba la inflación, es difícil que se suban tipos, mientras que en EEUU, al menos un par de  veces, sí se van a subir los tipos. Esto hace un atractivo importante para inversores en renta fija, pues hoy por hoy se puede adquirir un bono estadounidense al 2,50%, mientras que el bund está a 0,26%.

También habrá que ver cómo se maneja China, pues para evitar una excesiva depreciación del yuan ha vendido muchas divisas, prácticamente 300.000 millones, y gran parte en dólares para comprar yuanes.

Viscofan o Grifols generan gran parte de sus ingresos en EEUU. ¿Cree que son apuestas si el dólar sigue subiendo?
Son buenas apuestas, tanto por el dólar, como por la propia situación de las empresas. Todas aquellas entidades españolas que tienen un porcentaje importante de su cifra de negocios en dólares se van a ver beneficiadas, aunque quizás no tanto como en el pasado ejercicio. El dólar puede revalorizarse un 5-7%, implicando un beneficio extraordinario para estas compañías.

¿Las fulgurantes subidas de los bancos españoles pueden marcar un cambio de tendencia en el sector para este año?, ¿será una buena apuesta?
Espero que sí, pero hay que ser selectivos. Las entidades cuya actividad sea básicamente nacional, es difícil que puedan mejorar sensiblemente sus beneficios con esta situación de tipos de interés. Es cierto que se han abaratado los costes de los recursos con los que hacen sus operaciones y se va reanimando el crédito, aunque la morosidad está ahí y en el último trimestre no se redujo.Además, el tema de beneficio vía comisiones es complicado que mejore. Hay que ser muy selectivo y decantarse más por entidades más internacionales, como BBVA y Santander, que me parecen buenas oportunidades. Si nos fuéramos a entidades básicamente españolas, aunque esté muy caro, preferiría Bankinter. En cambio, Liberbank, Popular o Bankia pueden ser una buena oportunidad de revalorización sin tener en cuenta resultados y con mucha volatilidad, por lo que, de invertir en estos valores, mejor con un porcentaje pequeño de la cartera.

Hemos visto mejoras de los PMIs y se esperan mejoras de los beneficios empresariales…  con estos alicientes, ¿las bolsas europeas deberían equiparse a las estadounidenses?
Al menos, deberían acercarse. Los últimos datos de PMI son buenos y auguran una actividad importante que puede llevar incluso a una revisión de los datos de crecimiento de algunos países europeos, algo muy positivo para el mercado en un momento en el que la expectativa de mejora de resultados para este ejercicio es mayor que el año pasado y apoyada en mejora de los fundamentales. Si el mercado no ha acogido estos datos mejor es porque seguimos con una actividad relativamente estancada, aunque en los últimos dos días hemos visto una mejora del volumen por encima de la media de los últimos meses.

¿Serán los eventos políticos los obstáculos del mercado este año?
Las elecciones francesas son las que dan más inquietud. También habrá que ver las políticas de Trump, pues pueden hacer sufrir el comercio internacional en algún momento.

En cambio, no esperamos sorpresas en las materias primas, pues no creemos que el petróleo vaya a tener una escalada fuerte.

La inflación está subiendo, aunque de la mano de la energía, pues la subyacente, está lejos de los objetivos del BCE.

Los emergentes pueden ser los más afectados por políticas proteccionistas y temas de divisas, por lo que, los que tengan grandes posiciones en emergentes, deberían ir reduciéndolas.