Richard Woolnough, gestor del M&G Optimal Income de M&G Investments, analiza la situación global de las inversiones en renta fija, así como las principales oportunidades que identifica en el mercado. Lo explicó durante una entrevista concedida en la Morningstar Investment Conference. 

¿Dónde ve usted oportunidades en renta fija?
“La mayor oportunidad se encuentra en los spreads de crédito que todavía se encuentran históricamente baratos. Si miramos a los años 2007/2008, los diferenciales de crédito se encuentran por debajo de que hace cinco años, pero no hay que olvidar que nos encontramos en un periodo excepcional. Los diferenciales de crédito han vuelto a comienzos de la década de los 2.000”.

¿Ustedes mantienen una elevada exposición a bonos gubernamentales británicos?
“Sí. Tenemos, como fondo británico que somos. Es el camino lógico para tener liquidez”.

¿Es de los que apuestan por el crédito como principal activo para este año?
“Creo que todavía los diferenciales de crédito tienen que acercarse. La economía se mantendrá fuerte, los tipos de interés, bajos gracias a la política de los bancos centrales. Y si decidieran hacer algo respecto a los tipos de interés sería tarde y lentamente. Tomará entre ocho meses y un año hasta que veamos a los tipos volver a subir.

La economía mundial tiene una buena salud, los diferenciales de crédito están históricamente débiles y si observamos la historia a largo plazo los diferenciales de crédito aún deberían acercarse y los bonos corporativos expuestos al riesgo de crédito encontrarse a un buen valor”.

¿Observa alguna oportunidad en España?
“Existen muchas compañías que se van a beneficiar de la caída de los tipos de interés en Europa. Antes de que las empresas tengan este problema de tipos al alza, lo que hará difícil para ellos sacar beneficio de este activo de crédito…en estos momentos, con los tipos a la baja, la economía más fortalecida, el coste de financiación de los estados cayendo al igual que el de los bancos; observando, además, las facilidades de la política monetaria que favorece a las compañías y a los consumidores.

Todo esto hace pensar que veremos buenas oportunidades en España y en aquellos países que han sido adversamente golpeados por la crisis del euro".