¡Nunca un euro quemó tanto en una cartera! Con esta metáfora podríamos expresar la peligrosidad de invertir en valores que cotizan a precios por debajo de la barrera psicológica del euro por acción y que son altamente especulativos. En el mercado español tenemos varios de estos “chicharros” que pueden seducirnos al calor de revalorizaciones astronómicas, pero que esconden una realidad empresarial complicada.¡Ojo con estos valores!

AMPER
La maltrecha compañía se ha revalorizado este año un 75%. Este porcentaje le convierte en uno de los “chicharros” (valores con escasa capitalización y bajo precio) que más han subido este año. ¿A santo de qué? Pues de la especulación que se ha llevado a cabo con su proceso de reestructuración. Si le ofrecieran invertir su dinero en una empresa que acaba de presentar el preconcurso de acreedores, ¿lo harían? Es posible que no si quisiera dormir tranquilo. Sin embargo, ha habido algunos inversores muy osados que, cuando Amper presentó el preconcurso en diciembre del año pasado se metieron a cuchillo en su accionariado y la han hecho subir y subir. De hecho, en el gráfico podemos observar una formación de suelo durmiente que dio paso a una fuerte revalorización, incluso antes de que Amper llegara a un acuerdo con sus acreedores en abril.

De hecho, dicho acuerdo no ha sido bien valorado por los expertos, pues consiste en refinanciar 110 millones de los 179 de su pasivo canjeándolo por acciones y mantener como préstamo garantizado otros 15 millones de euros. Por ello, Amper se ha lanzado a la ampliación de capital de hasta 20 millones de euros, la cual, comenzó ayer con una caída vertiginosa de los derechos del 20%. Por otro lado, podíamos ver dispararse las acciones un 200%, aunque de forma irreal, pues este aparente movimiento se producía en algunas plataformas porque el precio de los derechos era descontado del de las acciones (y se ajustaba todo el gráfico). Aun así, la acción ayer se revalorizó un 14%.

El problema es que para el inversor esta acción puede ser una bomba de relojería en las manos, pues la situación fundamental es muy negativa. José Lizán, gestor de SICAVs de Auriga SV, comenta que “Amper es una compañía con un negocio muy tocado con un equipo gestor muy disperso y mal gestionador. Los cambios accionariales y de negocio no se han entendido y se han traducido en mínimos históricos. Todavía queda por ver a qué se dedica y hacia dónde va la compañía y sus vías de crecimiento, por ello, seguirá sufriendo fuerte volatilidad”.

Además, la tendencia de largo plazo de la acción es tremendamente bajista, pues llegó a cotizar un 2.660% más arriba de los niveles actuales, cuando marcó máximos históricos en 17,94 euros allá por julio de 1987. Por no hablar de su volatilidad, que de media anual alcanza un 76%, frente al 18% del Ibex Small Caps. 

amper



URALITA
Es otro de los valores más baratos en cuanto a precio de nuestro mercado y que atraviesa por una espinosa situación fundamental. A pesar de ello, sus títulos acumulan una revalorización cercana al 100% este año. Uralita ha duplicado su precio en estos meses mientras negociaba con KKR la refinanciación de su deuda a largo plazo. Antes de ayer ambas partes cerraron un trato (pendiente de aprobación por parte de la junta de accionistas), por el que Uralita traspasará su filial de aislantes Ursa Insulation Holding a sus acreedores.

Tras el cierre de esta operación, Uralita no tendrá deuda financiera, sino una posición neta de tesorería de 74 millones, eso sí, sus activos totales disminuirán en 400 millones y la cifra de negocios en 407 millones de euros.

Este acuerdo no fue recibido con agrado por los inversores, que ayer castigaron a Uralita con uno de los últimos puestos del Continuo. Además, si observamos el gráfico de este “chicharro” vemos que la fuerte revalorización de estos meses es tan sólo un espejismo fruto de la escasa liquidez del título y su bajo precio. De hecho, Uralita ni siquiera ha llegado al primer nivel de Fibonacci de toda la caída que experimentó entre septiembre de 2012 y diciembre de 2014. Por tanto, la aparente recuperación que inició este año no cobrará importancia hasta que supere la zona de 0,81 euros, zona de 23,6 de Fibonacci y paso de la directriz bajista de largo plazo.

uralita



REIG JOFRE
Reig Jofre acumula una revalorización del 60% en lo que vamos de año. La vuelta de los inversores a sus filas se ha producido tras la fusión de Natraceutical y Laboratorios Reig Jofre. De hecho, llegó a doblar su precio en los dos primeros meses del año registrando sesiones de subidas del 40%. ¿Justificadas? Desde la propia compañía admitieron que no.  Y, es que, como explica José Lizán "la antingua Natraceutical es el mismo perro con distinto collar. Han aprovechado la compra de una compañía para generar una imagen más fresca de la compañía. Se ha traducido en mucha especulación, pero no veo ninguna mejora sustancial, sino mucha volatilidad". Precisamente buscando una mayor estabilidad del título, la compañía ha expresado su intención de realizar un contrasplit de 20 acciones a 1, lo que reduciría su volatilidad que actualmente es del 50%, casi tres veces más que la del Ibex Small Caps.

Si conjugamos los fundamentales y las fuertes subidas en bolsa, vemos que Reig Jofre cotiza a un PER de 68x, muy elevado en comparación con otros laboratorioscotizados en nuestro mercado, como Almirall (33 veces), Grifols (21 veces), Rovi (28 veces) y Faes Farma (19 veces). 

¿Qué nos dice el gráfico? Que la situación de Reig Jofre es complicada. Si bien es cierto que a inicios de año comenzó a dibujar una directriz alcista, es mes de mayo se ha metido por debajo. El valor vuelve a dormitar sobre los 0,30 euros y, si no recupera la directriz con precios por encima de 0,33 euros, las caídas podrían pronunciarse, quizás para cerrar el hueco dejado en febrero en los 27,50 euros. 

reig jofre



GAM
Otra historia de turbulenta refinanciación que se ha traducido en subidas bursátiles explosivas. A día de hoy GAM acumula una revalorización del 76%, subida que se ha producido a raíz de anunciar su rescate por el "banco malo empresarial". Así es, GAM llegó a finales de 2014 a un acuerdo con 9 entidades financieras para refinanciar su elevada deuda a través del “Plan Fénix”, es decir, el "banco malo" empresarial. 

En virtud de este acuerdo, la empresa de alquiler de maquinaria ha visto reducido su pasivo desde los 280 millones que acumulaba en junio, a 125 millones, mediante la conversión de unos 60 millones de euros de deuda en préstamo participativo eventualmente convertible, así como la capitalización del resto de la deuda financiera en la propia Sociedad. Así, las entidades financieras se quedarán con un 75% del capital de GAM. De hecho, la compañia dio la entrada a los bancos en su accionariado el mes pasado con una ampliación de capital de 7,78 millones de euros que llevó a cabo. La enésima ampliación que realiza GAM en los últimos años, lo que ha conllevado una fuerte devaluación de las posiciones de los inversores antiguos. 

Además, si lanzamos la mirada al aspecto técnico de GAM podemos observar que arrastra una tendencia bajista muy marcada de largo plazo y, pese a las subidas de este año, no logra superar el primer nivel de Fibonacci de toda la caída que experimentó entre febrero y diciembre del año pasado. Así, si GAM no supera el nivel de los 0,37 euros con firmeza no se podría descartar que volviera a mínimos anuales, en los 0,23 euros. En cambio, si continúa subiendo, la siguiente resistencia la encontraría en los 0,49 euros (38,2 de Fibonacci)

gam