Aunque muchas son las voces que anuncian que los bancos podrían hacerlo bien este año si aumenta la inflación y mejora el consumo en Europa, lo cierto es que hemos iniciado el año con los especuladores bajistas haciéndose fuertes en el accionariado de todos los bancos nacionales.
 
El final del QE europeo, la esperada subida de la inflación en EEUU, el aumento del consumo por optimistas expectativas económicas y la mejora de la confianza del consumidor invitan a apostar por los bancos, de forma selectiva, eso sí. Pero ante la quizás excesiva euforia que se palpa por las financieras, los bajistas aprovechan para aumentar su presión sobre los bancos nacionales. De hecho, en siete de los ochos bancos cotizados en nuestro parqué los bajistas. Vayamos por partes:
 
 
Desde hace meses, el banco más acosado por los bajistas es Popular, pero este mes la presión ha llegado a sus máximos históricos al hacerse con un 9,52% de su capital, niveles que prácticamente duplican a los de hace justo un año. Los inversores con más posiciones bajistas son Samlyn Capital (0,75%), AQR Capital Management (3,55%), Citadel Advisor (0,53%) y Marshall Wace (2,62%). Por cierto, este último, que si bien es el que tiene el paquete de acciones prestadas más grande, lo redujo ayer mismo desde el 2,88% al 2,78% actual. 
 

En lo que va de año Popular experimentó fuertes subidas en las primeras sesiones, que se vieron eclipsadas por las caídas recientes, que han metido al valor otra vez por debajo del euro por acción.


 

Sabadelles el segundo banco español con más posiciones cortas. Según la última revisión quincenal de la CNMV, publicada la semana pasada hasta un 1,87% de su capital podría ser ejecutado a la baja. Este porcentaje el mayor al del mes anterior y vemos que uno de los bajistas que más está zancadilleando a Sabadell en los últimos tiempos, Abaco Financial Fund, ha aumentado su posición 0,55% al 0,50%.
 

En lo que va de año Sabadell sube en torno a un 3%, aunque hay que destacar que, si bien sigue inmerso en un canal alcista, cada vez que se da con los 1,40 euros (zona de origen del hueco bajista provocado por el referéndum británico en junio), se viene abajo, por lo que quizás esta zona sea un nido de bajistas.
 



Pese a que Bankiaes el banco del Ibex 35 que más sube en lo que va de año (casi un 4%), los cortos han aumentado su peso en el accionariado haciéndose con un 1,65%. De hecho, sólo una vez en la historia bursátil de Bankia han llegado a registrar una posición mayor y por poco, concretamente en octubre de 2015, cuando alcanzaron el 1,75% del capital del banco para ejecutarlo en cortos.  Precisamente entonces la apuesta bajista les salió redonda, pues la tendencia bajista que traía se aceleró hasta hacer suelo en los mínimos del año pasado en 0,56 euros por acción.
 

La zona de 1,05 euros está siendo un muro para Bankia, frenando su evolución alcista que nació en los mínimos del año pasado y que está siendo perfectamente canalizada.
 



El único banco español que cotiza fuera del Ibex 35 no se ha salvado de la llegada de cortos. Los bajistas tienen un 1,20% de Liberbank, cuando venían de tener un 0,83%. De hecho, los niveles actuales son los máximos desde julio del año pasado.
 

Hay que decir que en julio los bajistas se equivocaron con la evolución de Liberbank y fueron reduciendo su exposición. Ahora, cuando el precio por fin ha superado el euro por acción, vuelven a presionarlo por detrás y podrían lograr que comenzara a lateralizar el movimiento, entre 1 y 1,20 euros, como pasó entre enero y mayo del pasado.




Los cortos han hecho un fuerte en el capital de Caixabankrozando el 1% del capital. Su posición ha pegado un salto desde el 0,59% de diciembre y después de que el precio haya mejorado un  76% en el último medio año.
 

Los bajistas acuden al olor de la sobrecompra, que ha alcanzado niveles elevadísimos en las últimas semanas, pues su RSI llegó en noviembre a zonas de 80 puntos, que no visitaba desde 2013. Encima, el precio se está acercando a la importante zona de resistencia de los 3,40 euros.




Los especuladores bajistas han aumentado la presión sobre BBVAhasta acaparar un 0,93% del capital, frente al 0,58% de diciembre. Este acoso no se veía en el banco desde finales de 2010, cuando por primera y única vez en su historia los bajistas se apoderaron de más de un 1% del capital de la entidad.
 
 
Es posible que los cortos hayan visto un filón en la incapacidad de BBVA de superar los 6,50 euros, pues desde hace más de un año, cada vez que toca este nivel, se viene abajo. En el último mes se ha pegado a este precio repetidas veces, pero ni una sesión ha cerrado por encima.




Pese a ser el banco más grande y, por ende, el más difícil de mover, los especuladores bajistas también han hecho nido en Santander, aumentando su posición desde el 0,28% de diciembre, al 0,51% actual, el nivel más alto desde hace tres años y medio.
 

De momento, los bajistas no han podido con el tirón alcista que tiene Santander desde junio del año pasado, cuando el Brexit lo hundió. Desde aquellos mínimos en el valor ha subido más de un 50%, enfrentándose ahora a la resistencia marcada por el retroceso de Fibonacci del 61,8% y, un poco más arriba, a la resistencia marcada por el hueco de comienzos de 2015.




Bankinteres el único banco español que no ha sufrido un aumento de los cortos en la última quincena. De hecho, a mediados de diciembre tenían un 1,18% de la entidad y ahora han plegado velas hasta el 0,9%.
 
 
Precisamente la anterior revisión de posiciones cortas que hizo la CNMV coincidió con los máximos históricos de Bankinter en los 7,57 euros. El valor ha intentado un nuevo ataque a este precio recientemente y tampoco ha conseguido superarlo.