Frente a ello, la rentabilidad mediana en el mes de agosto fue positiva y se colocó en el 1,1%, gracias a la recuperación que han experimentado los mercados de renta fija y renta variable no euro. En concreto, los de renta fija registraron una rentabilidad del 1% en agosto, mientras que los fondos de pensiones de renta variable no euro y renta variable euro mostraron un comportamiento positivo, situándose en el 6,7% y el 0,1%, respectivamente.