Marc Craquelin, director de inversiones de la gestora La Financière de l´Echiquier, nos explica en una entrevista en exclusiva las principales apuestas de inversión de la gestora en el mercado europeo y español, así como sus previsiones para los próximos meses. 

¿Qué sectores les parecen más atractivos en este momento?
Actualmente estamos bastante contrarians con la visión del sector petrolífero. Es increíble lo que está pasando, pero contrario a nuestro punto de vista.

Un sector que nos gusta, que ha tenido un exitoso año, aunque no creo que haya muchas oportunidades, es el de la construcción. Estas empresas están muy lejos de donde llegaron en 2006, como un 20% más abajo, pero si se confía en que pueden acercarse a aquellos niveles, esto impactará significativamente en su Ebitda. Por ejemplo, ahora estamos mirando el sector inmobiliario español; hacía cuatro años que lo habíamos dejado de lado, pero ahora el país está en un ciclo económico interesante y no lo podemos pasar por alto.

¿Encuentran valor en empresas relacionadas con las commodities?
Precisamente nosotros tenemos bonos de Glencore. Puede sonar un poco loco comprar acciones, pero sí vemos valor sus bonos.

¿Nos podría comentar algunas de las principales posiciones de sus fondos?
En el fondo Equichier Agresor Credit Suisse es la más importante. También hemos tomado recientemente más exposición al ciclo europeo y al sector constructor con Saint-Gobain, por el lado de la gestión value. También destaca la participación en Dassault Aviation en el fondo Equichier Patrimoine (value), cuya historia es muy interesante, pues es una compañía grande con muy poco free float. Ahora que Airbus va a vender un segundo paquete de Dassault vemos una posibilidad de compra más acciones de la compañía. La parte principal de su negocio está orientada a la construcción de aviones civiles y también tiene una parte de aviación militar. Además, está muy bien administrada.

Hay que reconocer que de nuevo el mercado está lleno de oportunidades, hace unos cuatro meses las oportunidades de inversión, especialmente de crecimiento, eran extensas, y, si bien ahora el mercado no está tan barato, sigue siendo fácil encontrar oportunidades.

Sus fondos están centrados en empresas francesas, pero ¿tienen alguna empresa española en las carteras?
La última compañía española en la que hemos invertido es Hispania. También estamos en Inditex desde hace años, aunque no hemos incrementado exposición y, además, hemos tomado posiciones en Amadeus, a través de fondos de crecimiento.

En deuda hemos invertido en algunos bancos y también tenemos de compañías más pequeñas, como Gestamp, una empresa que fabrica autocomponentes. También tuvimos bonos de Telefónica hace cinco años.

¿Qué piensa sobre el mercado de renta variable español?
Pienso dos cosas. Por una parte, es una víctima de Sudamérica, pues la situación de la región afecta a grandes empresas que comportan una parte importante del mercado español, como Telefónica o Santander. Frente a esto, tenemos historias realmente buenas, como Inditex, y empresas que lo están haciendo bien por su exposición al ciclo económico español.

¿Dónde ven valor en activos de inversión defensivos?
El problema hoy en día es que los bonos no son buenos amigos y no son una buena opción para equilibrar la cartera. Pero se puede proteger la cartera con cash (liquidez), aunque no sea una opción muy interesante. También se pueden llevar a cabo diferentes estrategias en acciones, como long-short. Evidentemente, las acciones incrementan el riesgo de la cartera aunque se puede atenuar con la diversificación, pero es que los bonos nos pueden dar sustos.

¿Cree que los emergentes, especialmente de Latino América, podrían sufrir algún tipo de shock cuando la Fed comience a subir tipos en EEUU?

El mercado de deuda es ahora más grande que en la anterior crisis de los emergentes de los años 70’s y esto es un problema, pero no sólo para las finanzas, también para las materias primas. En este sentido, veo problemas para países emergentes más relacionados con ellas, como Rusia o Brasil. Desde luego, Janet Yellen está en una situación incómoda: en una mano tiene la situación de EEUU y en la otra el Wall Street Journal.

¿Cuáles son los principales riesgos de cara al próximo año?
Creo que China seguirá siendo el principal riesgo, entre otras razones porque en China nadie se cree los datos macroeconómicos ni las perspectivas de crecimiento. Esto va a llevar tiempo, tanto para las empresas porque deben asimilar los datos, como para el mercado, que debe asimilar si habrá o no un aterrizaje forzoso de esta economía.

¿Cree que el QE realmente está trabajando para la economía real europea?
Si miramos al crédito vemos que ha aumentado en los últimos seis meses. Mucha gente ha criticado a Mr. Draghi por insuflar dinero, pero lo cierto es que el crédito sí ha vuelto, lo que es una buena noticia. Por otro lado, se puedes pensar que una gran parte del programa no ha ido hacia donde debería, pero tampoco debemos olvidar el impacto que ha tenido en el euro, por lo que sí, creo que el QE sí está trabajando para la economía europea.