Entrevista a Adrian Hickey, Director de renta variable japonesa de Pictet AM, para Estrategias de Inversión.

Las medidas del primer ministro Abe han provocado mejora de la economía tras años de deflación, ¿cree que mantendrá este tipo de mediadas a medio plazo?

"Creo que la respuesta es definitivamente sí. El Banco Central de Japón ha cambiado su posición de manera dramática. Solía ser el Banco Central más pasivo y reactivo de todos los bancos centrales del mundo y actualmente es el más agresivo en términos de aproximación a una política monetaria cuantitativa. Así que es previsible un impacto por fundamentales a largo plazo".

Si la política monetaria en Japón y cuantitativa en Estados Unidos funciona, ¿es el momento de decirle a Europa en la austeridad no era la respuesta a la crisis?

"Probablemente la lección de Japón es que la austeridad en solitario no es la respuesta. Incluso en Japón hay cierta austeridad con la reciente subida del impuesto al consumo, pero, al mismo tiempo, la política monetaria es parte de la solución. De manera que una combinación de ambas medidas parece estar funcionando en Japón y claramente es la lección para las autoridades en Europa".

Las medidas económicas en Japón están creando gran optimismo en Japón entre inversores y con subidas del 30% desde comienzos del año, ¿cree que seguirá subiendo?

"Sí, especialmente en los sectores con más exposición doméstica. De hecho las nuevas medidas económicas sólo ahora están empezando a sentirse en términos de mejora de las condiciones económicas y del comportamiento de los inversores domésticos. Así que vemos mucho potencial en los sectores más locales, especialmente entre pequeñas capitalizaciones, donde las valoraciones siguen siendo muy baratas".

Japón está siendo uno de los mejores del año, ¿sigue siendo un buen sitio donde invertir?

"Desde luego. Si se mira la política económica en Japón y el ciclo financiero se observa que es lugar donde hay mayor compromiso con la re-flación, mediante expansión monetaria, en comparación con otras partes del mundo, donde muchos bancos centrales están conteniendo la expansión monetaria o incluso pensando en estrategias de salida. Japón sigue todavía en los primeros estadios o fases de la expansión monetaria".

Una de las “flechas” de política económica de Japón es la devaluación del yen respecto a las principales divisas del mundo, especialmente dólar. ¿Qué piensa de la política monetaria cuantitativa en Estados Unidos?

"El fin de la política monetaria cuantitativa en EEUU puede devaluar el yen aún más, en beneficio de las compañías japonesas, empezando por la conversión de sus beneficios en el extranjero a yenes y, de manera más significativa, mejorando la competitividad de las empresas japonesas, lo que esperamos sea sostenible en el tiempo".

¿Es buen momento para los exportadores japoneses?

"Absolutamente. El entorno competitivo ha cambiado dramáticamente. Es el caso del sector tecnológico, donde las compañías japonesas han tenido que competir con las coreanas o de Taiwán los últimos años con un yen fuerte. Actualmente el tipo de cambio es mucho más favorable, lo que resulta especialmente favorable para los exportadores más fuertes".

¿Cuáles son las posiciones principales en su cartera?

"Nuestras posiciones principales están en sectores industriales y de tecnología. De hecho Japón sigue siendo globalmente muy competitivo en estas áreas. En electrónica de consumo si uno abre su teléfono móvil puede ver que muchos de los componentes principales siguen siendo producidos por compañías japonesas".

¿Cuál es la rentabilidad esperada este año en su sus fondos?

"No cuantificamos la rentabilidad esperada pero seguimos siendo muy optimistas respecto a la perspectiva de las acciones japonesas".