Anna Garofano, activos financieros de Diverinvest, analiza todos los componentes más destacados de la actualidad y habla de dónde pueden estar las principales recomendaciones.
 
¿La reunión del BCE que tenemos a la vista servirá para impulsar a las bolsas europeas?

Las bolsas europeas llevan un año bastante complicado. De hecho han caído entre un 3% y un 5%. Sorprendentemente de los que mejor van se encuentra el Ibex 35 que solo ha caído un 2%. Esto es un poco en detrimento de Italia que ha caído un 12%. Al final hablar de impulsos de las bolsas europeas es difícil con estos números que se están presentando. En Diverinvest lo que vemos es que al final Draghi lo que siempre ha promovido es el “what ever it takes”. Es decir, tirar dinero y hacer todas las inversiones y el impulso monetario que sea necesario para salvar a la economía europea. Esto no creemos que vaya a cambiar en la próxima reunión. Al final lo que nos preocupa en Diverinvest es que los inversores un día se despierten y se den cuenta de la realidad que están viviendo. El BCE está aguantando artificialmente la economía europea, pero en el momento en el que nos demos cuenta que hay un decalaje entre la realidad y las expectativas que estamos viendo ahí es donde podríamos empezar a tener un problema. Sin embargo, como hemos comentado, como Draghi tiene mandato hasta 2016 este despertar no creemos que se vaya a producir.

¿Cómo cree que puede afectar al euro-dólar?

El euro-dólar lleva en un rango entre el 1,05 y el 1,15. Más recientemente entre el 1,08 y el 1,14. Nosotros en su momento tuvimos miedo de que al tocar el 1,15 pudiera irse y depreciarse hasta niveles de 1,20, pero de momento en el corto plazo no creemos que vaya a pasar. En el corto plazo estaba cotizando en el 1,11 y 1,12. Pensamos que como el mercado tiene tan descontado los movimientos del euro-dólar no prevemos grandes movimientos de esta divisa.

¿El evento de la OPEP previsto para esta semana puede provocar nuevas caídas en el precio del petróleo que afecte a los mercados?

De todas las preocupaciones que tenemos en Diverinvest acerca de los mercados y las finanzas en 2016, precisamente la reunión de la OPEP no está en la cabeza de la lista. Lo que sí que es verdad es que el precio del petróleo cayó mucho el año pasado, pero creemos que ahora se puede haber estabilizado cerca de niveles de 50 dólares. A ninguno de los países integrantes, o a la mayoría, no les interesaría otra bajada del petróleo como la que vimos el año pasado. Cuando decimos la mayoría de los integrantes no estamos pensando solo en los casos más flagrantes o más obvios como puede ser el caso de Venezuela. También estamos pensando en Arabia Saudí. En el año 2015 tuvo un déficit del 5,81% del PIB. Esto puede parecer poco pero si lo comparamos con el déficit del 1,27% o del 2,15% del 2013 son unos rangos que no se pueden permitir y que no les interese. Creemos que el precio se va a mantener más o menos estable en 50 dólares, que benéfica a la mayoría de integrantes. Por tanto no va a provocar grandes volatilidades en el precio del crudo.

En relación a Estados Unidos, ¿barajan la posibilidad de una subida de tipos de interés este mes?

Estamos barajando la posibilidad de que la Fed suba tipos de interés este junio. Los datos macro se están recuperando, el desempleo está en el 5% y cuando lo miramos en comparación con otras economías la verdad es que Estados Unidos no está tan mal actualmente. Sin embargo, como hemos comentado creemos que hay un equilibrio que está aguantado con pinzas. Por tanto no le interesa a nadie, y menos a Janet Yellen, romperlo. Van a subir los tipos de manera paulatina, pero no creemos que tengan ningún reparo en parar esta subida de tipos gradual si creyeran que debe hacerse.

Sobre el mercado español, ¿dónde se encontrarían sus principales recomendaciones?

Actualmente no estamos recomendando el mercado español. Creemos que hay mucho riesgo político y mucha incertidumbre alrededor del futuro de España y la economía española. Como en el mercado en sí tenemos mucho riesgo y mucha volatilidad no creemos que sea necesario añadirle otra capa añadiendo riesgo a España en las carteras. El Ibex 35 al final como hemos comentado ha sido uno de los índices que mejor se ha comportado este 2016 cayendo solo entre comillas un 2%, pero sí que es verdad que en el mes de febrero llegó a caer un 15%. Es más algunos de los valores más significativos del Ibex 35 como el caso del Banco Santander, este año está plano, pero en los últimos 12 meses ha caído un 30%. Esto es algo que ha caído Repsol a pesar de llevar una subida del 18% o 20% este año aproximadamente. Nosotros las únicas recomendaciones a nivel de comprar España que hemos tenido este año ha sido una compra puntual y táctica de preferentes de algunos de los grandes emisores, pero que ya se han recuperado en precio en los últimos dos meses y que han tenido subidas del 10% o el 15%. Por tanto, actualmente no tenemos ninguna recomendación de compra en activos españoles.

¿Cómo pueden afectar las elecciones que tenemos a final de este mes a la evolución del mercado español?

Como hemos comentado, sin ningún tipo de duda, las elecciones del próximo 26 de junio añaden mucho riesgo e incertidumbre en la economía española. Al final venimos a unas elecciones en diciembre que eran muy complicadas. Venimos de un congreso que es el más fragmentado de la historia española y además venimos de un encaje que es muy difícil de los poderes fácticos que hay actualmente. Uno de los puntos que nosotros más nos preocupa no es que los partidos políticos no se pongan de acuerdo, sino que lo que nos están indicando las encuestas es que el panorama y el encaje de poderes no va a cambiar mucho después de las próximas elecciones. Por tanto, no solo es el riesgo que podamos tener el próximo mes sobre cómo se va a desarrollar la campaña electoral, sino qué tipo de acuerdo vamos a tener después de las próximas elecciones teniendo en cuenta que no mucho habrá cambiado si todas las encuestas nos indican sobre lo que ha pasado a partir del 20 de diciembre.