Acaba un año complicado para el Ibex 35 y, más si cabe, para las participaciones cruzadas que tienen algunos de los valores del índice. Sólo unos pocos han conseguido rentabilizar sus inversiones en otras cotizadas dentro del selecctivo, mientras que la gran mayoría arrastran pérdidas. Un adelanto, BBVA ha sido el más penalizado. 
 
PARTICIPACIONES CRUZADAS DENTRO DEL IBEX 35
 
PARTICIPACIONES CRUZADAS IBEX 35
La entidad presidida por Ana Patricia Botín ha vivido un annus horribilis en bolsa, no sólo por la caída de su cotización, que a escasos días de que acabe el ejercicio acumula unas minusvalías del 30%, también por las pérdidas que le han propiciado la caída de sus participadas.

Así pues, vemos que la que más agujero le ha hecho es OHL. La constructora, de la que Santander posee un 2,27%, ha perdido este 2015 un 50% en bolsa y el valor de su participación ha pasado a ser de 37,33 millones de euros, un 11% menos que a finales de 2014, pero es que hay que sumarle el efecto dilutivo de la ampliación de capital que realizó en octubre. Estos hechos han convertido a la inversión de Santander en OHL en la participación cruzada menos valiosa del Ibex 35.

Tampoco ha tenido suerte el Santander con su inversión en Repsol. El banco tiene casi un 2% de la malograda capitalización de Repsol, que este año ha caído un 30%. Conforme se abarataba el petróleo, Repsol despedía a sus inversores y Santander perdía dinero por el tubo de escape. A día de hoy esta inversión tendría un valor de mercado 300,015 millones de euros, cuando a finales de 2014 valía más de 420 millones, y eso que Repsol descendió la mitad que este año.

Al menos estas pérdidas han sido compensadas con las inversiones en Bankinter, Iberdrola y, sobre todo, en Ferrovial. En esta última Santander ha visto cómo su inversión le ha rentado este año un 30%. Aunque hay que decir que desde que el banco entrara en Ferrovial en 2010 con un porcentaje del 3,86%, no le ha ido nunca mal, pues la constructora no ha parado de subir en bolsa. Sin embargo, a finales de 2012 decidió reducir a la mitad su participación, hasta el actual 1,441%, y justo a partir de ese momento Ferrovial cogió más fuelle en bolsa (desde finales de 2012 Ferrovial sube más de un 120%).
 
También Santander ha compensado pérdidas con lo que le ha rentado su participación en Iberdrola. Como la eléctrica es un blue chip, aunque haya subido menos que Ferrovial (16% vs. 30%), el valor de este paquete es mucho mayor. De hecho, Santander ha ganado 174,044 millones euros este año gracias al 2,933% que tiene de la eléctrica, mientras que con Ferrovial ha ganado 48,821 millones de euros.

En Bankinter Santander prácticamente ha comido lo servido, pues como el banco dirigido por Dolores Dancausa está casi plano en el año, esta inversión le ha supuesto apenas 1,6 millones de euros.

En resumen, Santander ha ganado entre Ferrovial, Iberdrola y Bankinter 224,466 millones de euros, mientras que se le han ido a través de OHL y Repsol 123 millones. De todas formas, Santander ha salido ganando este 2015 algo más de 100 millones por sus apuestas en el Ibex 35.
 
 
  A BBVA le ha ido personalmente mucho mejor en bolsa que a Santander (cae tres veces menos en el año), pero no ha corrido tanta suerte a través de sus participadas.  De las seis compañías del Ibex 35 en las que está invertido (Telefónica, Repsol, Gas Natural, ACS, Gamesa y Técnicas Reunidas) tan sólo ha ganado dinero conGamesa, eso sí, lo que se ha embolsado con la fabricante de aerogeneradores es cuantioso. Al haber más que duplicado Gamesa su precio por acción en 2015, BBVA ha ganado 73,14 millones de euros gracias al 3% que tiene de la compañía.

En cambio, las pérdidas han sido cuantiosas en Repsol. A través de su 2,941% de la petrolera BBVA ha dejado acabar 174,37 millones de euros. También han sido cuantiosas las pérdidas este año en Telefónica. Al tratarse de uno de los valores más pesados del Ibex 35, BBVA ha perdido por el descenso de la operadora 143,05 millones de euros. Por detrás estarían las minusvalías de ACS (12,86 millones), Gas Natural (23,71 millones) y Técnicas Reunidas (2,28 millones).

En resumen, BBVA ha perdido a través de sus inversiones en el Ibex 356,27 millones de euros este ejercicio, mientras que tan sólo ha ganado 73,14 gracias a Gamesa. Es decir, las minusvalías son casi cinco veces mayores a las ganancias.
 
 
  En cuanto a las compañías que tan sólo tienen una participación cruzada dentro del Ibex 35, vemos que Iberdrola ha sido la mejor parada este 2015. Por su 19,686% de Gamesa ha ganado casi 481 millones de euros. De hecho, como iba tan bien la cotización de Gamesa, Iberdrola se animó a subir su apuesta por ella y en julio aumentó su participación un 0,071%. Ahora el paquete accionarial de la fabricante de aerogeneradores que posee Iberdrola vale 896,303 millones.
 
  También ACS ha sabido rentabilizar su apuesta por Iberdrola. Florentino Pérez posee un 2,968% de Iberdrola, esa compañía que hasta quiso opar y finalmente no pudo. Al menos, en bolsa le sigue dando réditos y este año le ha proporcionado unas ganancias de 176,121 millones de euros.
 
  Su inversión en Bankinter es de lo poco que le queda a Bankia en bolsa. La entidad presidida por Goirigolzarri tiene, a través de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Madrid, un 2.987% que vale en bolsa 181,55 millones de euros. Además, este ejercicio le ha proporcionado 1,64 millones.
 
  Con diferencia, Caixabank ha sido la gran damnificada este año por su inversión en Repsol. El desplome de la petrolera en bolsa le ha costado 143 millones en bolsa, debido a que es su principal accionista con un 12,972% del capital. Además, debemos recordar que Caixabank emitió bonos convertibles en acciones de Repsol equivalentes al 2,5% del capital de la petrolera que vencerán el 22 de noviembre de 2016, por lo que no es bueno que esta posición pignorada pierda valor.
 
  Al igual que Caixabank, su fuerte apuesta por Repsol le ha salido por la culata. Precisamente este enero logró refinanciar con sudor y lágrimas el crédito vinculado a su participación en Repsol después de que la caída de la petrolera el año pasado le provocara una reducción de las garantías. Esa reducción ha sido aún mayor este año, en el que Repsol cede el doble que en 2014 (30% vs. 15%). Al hilo, Carlos Ladero, consultor de Invinco, comenta que “actualmente Repsol no debe estar muy lejos de las garantías que aportó Sacyr. Por ello, debería buscar nuevos activos o que la banca le permitiría reducir esas garantías”. Además, si el abaratamiento del petróleo acaba por llevar a Repsol a incumplir su promesa de mantener el dividendo, Sacyr podría salir escaldado, pues no podría pagar el crédito vinculado a su participación del 9,529% en la petrolera, teme José Lizán, gestor de SICAVs de Auriga SV. Sacyr ya arrastra unas pérdidas de 565 millones.

  Desde hace ya tiempo la participación de casi del 14% que posee OHL en Abertis vale más que la propia OHL. De hecho, ha servido como arma para que Villar Mir lograra liquidez para acudir a la ampliación de capital de OHL y cubrir algunos de los agujeros de la constructora. Sin embargo, este año, aunque su participación valga casi 200 millones más que la propia OHL, por la caída bursátil de Abertis ha perdido 214 millones.