Finalmente, las actas del BoE y del BCE no han aportado nada nuevo a todo lo que se esperaba. El Banco de Inglaterra cree que los tipos seguirán estando bajos mientras sea necesario y la autoridad europea confirma en sus minutas lo que para el resto del mundo es un clamor, que si es necesario, se extenderá el actual QE que inyecta 60.000 millones de euros en el sistema financiero cada mes. Nada nuevo, con lo que habrá que estar muy pendientes de las actas de la FED que se conocerán esta tarde.

 
Es decir, habrá que ver cuáles fueron los detalles que llevaron a la autoridad monetaria estadounidense a tomar la decisión de mantener los tipos de interés cercanos a cero.

Aunque en un principio, lo que hace unos meses hubiera sido un regalo para los mercados –es decir, más facilidad para los inversores y las empresas a la hora de financiarse-, ahora se ha traducido en auténtico terror a que detrás de las decisiones de los bancos centrales lo único que se esconda es temor a una desaceleración del crecimiento mundial.

La propia presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, insinuaba que la decisión de mantener los tipos se había anclado en los problemas de China. Justos los que habían provocado la convulsión de los mercados este verano. (La FED mantiene la tensión y deja los tipos de interés cerca de cero).

El director de inversiones de BlackRock, Russ Koesterich, decía en su última nota a los inversores que “la evidencia de falta de crecimiento global ha hecho que los inversores de renta variable comiencen a mirar de nuevo a los Bancos Centrales en busca de una política monetaria aún más acomodaticia que ayude a impulsar las bolsas”. Tan claro como el agua, el gestor recordaba que las bolsas habían sufrido el peor trimestre desde 2011 y que las pérdidas causadas por el susto asiático habían ascendido a unos 10 billones (trillones americanos) en la capitalización de las bolsas globales.

Liquidez vs capitalización


Fuente: Renta 4

No importa que Yellen o el resto de gobernadores centrales se afanen en recordar a los inversores que entre sus mandatos no se encuentra la estabilidad financiera porque, de hecho, actúan para evitar shocks.

Natalia Aguirre, de Renta 4 decía que la decisión de la FED, además, supone una “mayor presión para mantener o incrementar las políticas monetarias expansivas de otros bancos centrales. Incluso el Banco de Inglaterra podría posponer su primera subida de tipos a 2017. El BCE podría duplicar el QE y el Banco de Japón ampliar el QE3. Otros bancos centrales continúan recortando tipos de intervención (India, Noruega…)”. Es decir, parece que los inversores están descontando una patada hacia delante para intentar aclarar las dudas de crecimiento y eso que el propio FMI lo tiene muy claro.

El director del departamento de estudios de la institución, Maurice Obstfeld explica que “seis años después de que la economía mundial emergiera de la recesión más amplia y profunda desde la posguerra, la tan ansiada vuelta a una expansión robusta y sincronizada sigue siendo incierta”.

Es más, en su último informe de previsiones el FMI ha corregido a la baja las tasas de crecimiento a corto plazo de manera marginal, pero para casi todos los países. Es más, explicaban que “los riesgos a la baja para la economía mundial ahora parecen más pronunciados que hace tan solo unos meses”.

En concreto explicaba que el PIB real mundial creció a un ritmo de 3,4% el año pasado, y se pronostica que crecerá a apenas 3,1% este año. Para el próximo año se prevé que repunte a 3,6%.

proyecciones FMI


Lo que es cierto es que a estas alturas hay una gran cantidad de firmas que comienzan a prever que la subida de tipos se producirá ya en 2016. Entre ellas está, por ejemplo, Goldman Sachs.

Para Natalia Aguirre esto “supone únicamente retrasar una subida inevitable en unos. En cualquier caso, lo más relevante es que el proceso de subidas en Estados Unidos, cuando se inicie, será gradual y el nivel de llegada muy inferior al de anteriores ciclos de tensionamiento monetario (3,5% vs 5%- 6%).”

QUIZÁ LE INTERESE LEER: " Acciones para tener y para evitar cuando la FED suba tipos"