Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, analiza la situación macro de los mercados europeos y del estadounidense, así como sus expectativas técnicas y las oportunidades de inversión en ellos.

El FMI ha empeorado en una décima sus previsiones de crecimiento para la economía global desde las últimas estimaciones para este año y dos décimas para 2015. Sin embargo, tiene una mejor perspectiva para España, ¿por qué mejora su visión sobre nuestra economía?
La mejora de las expectativas para España no es ninguna sorpresa, pues el FMI elabora sus cuadros después de otras entidades. De hecho, es más pesimista que otros organismos, tanto con España, como con la economía mundial. De hecho, no me extrañaría que volviera a mejorar sus expectativas en unos meses, pues de cara al 2015 el FMI prevé que España crezca un 1,7%, mientras que el Gobierno español eleva el PIB al 2%. Esta mejora se basaría sobre todo en el consumo interno, pues las exportaciones se están enfriando mucho en un contexto de ralentización mundial y, sobre todo, de nuestro principal clientes, que es Francia y que tiene riesgo de caer en recesión. Además, también se están enfriando otros clientes como Italia, que podría caer en recesión, y Alemania, que se está enfriando. La demanda interna es la gran fortaleza de España en este momento, lo que no es tan positivo porque evitará que se corrijan desigualdades en cuanto a endeudamiento privado. España en 2015 será el país europeo que más crezca.
Con respecto a las rebajas, tampoco me sorprende, pues hay un enfriamiento de la economía mundial, sobre todo la europea y también en China. Hay dudas con Japón y sólo EEUU parece que es la economía que se está acelerando con claridad.

El economista jefe del FMI alerta de que la zona euro es una de las principales amenazas a nivel mundial. De hecho, Alemania, Italia y Francia sufren los mayores recortes en las previsiones de crecimiento. ¿Qué riesgos pueden venir de estos países y cómo pueden impactar a la recuperación europea y a los mercados?
Por un lado pondría a Alemania y por otro a Francia e Italia. Francia e Italia casi no han hecho reformas en estos años, no han trasformado su mercado laboral y en Francia hay además un problema enorme con el sector público que es insostenible (por ejemplo, la edad de jubilación de Francia es de 60 años). Alemania, por su parte, se está enfriando sobre todo por el sector exterior. Este país podría hacer reformas fiscales, bajando impuestos o aumentando la inversión pública, aunque el Gobierno se niega a llevarlas a cabo. En caso de que Alemania sí hiciera estas políticas, uno de los países más beneficiados sería España.

El FMI ve un 30% de probabilidades de recesión en la eurozona este año y un 40% el próximo. ¿Qué deben o pueden hacer los gobiernos europeos y el BCE para evitar ese catastrófico escenario?
Italia y Francia tienen un riesgo elevado de caer en recesión, aunque sus Gobiernos tienen mucho que hacer.
En cambio, siendo justos, el BCE está actuando a la altura de las expectativas. Aún le queda la relajación cuantitativa, pero tendríamos que tener constancia de que todo lo que ha anunciado hasta ahora habría fracasado.

Comienza la temporada de presentación de resultados empresariales en EEUU, ¿qué espera de estas cuentas?, ¿cree que supondrán un espaldarazo para los índices?
Esta temporada viene en el momento idóneo, pues las bolsas ahora están en uno de los momentos más complicados porque a las bolsas les han invadido temores estructurales, como la reversión de la política monetaria de la Fed o la subida de tipos. Nos tendríamos que preguntar por qué no lo han descontado las bolsas. Además, en Europa hay un enfriamiento económico y dudas sobre nuevas actuaciones del BCE. También hay factores coyunturales, como las elecciones en Brasil, las manifestaciones en Hong Kong, el ébola. Así pues, creo que esta temporada de presentación de resultados supone una nueva oportunidad para que las bolsas suban, justo ahora que están probando soportes clave, como los 8.900 puntos del Dax o los 1.925 puntos del S&P 500. Tenemos un margen de subidas a corto plazo importantes ya que las caídas de las últimas dos semanas han sido importantes. Estos resultados pueden servir para que las bolsas frenen las caídas actuales y haya un rebote y, de cara a un rally de final de año, creo que pocos se acordarán a mediados de diciembre de las cuentas empresariales, por lo que entonces ya entraríamos en otro escenario.

¿Alguna recomendación de inversión para estos días?
Es interesante fijarse en empresas españolas que están corrigiendo mucho estos días pero que tienen una tendencia alcista estructural clara. Estas empresas podrían ser las que experimentasen mayores subidas en las próximas semanas, por ejemplo, CIE, Acciona, Gamesa, Natra o Tubacex. Si cambia el escenario general de las bolsas, estas acciones serán las que mejor lo hagan.