Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, analiza la situación del mercado europeo y americano. 

¿Qué le ha parecido el plan estratégico 2016-2020 de Repsol?
A primera hora Repsol subía gracias a la apuesta por la reducción de la deuda. En un segundo vistazo, parece que el plan podría tener que ser revisado en próximos trimestres pues, por un lado, plantean un precio medio del petróleo en 50 dólares y podríamos estar por debajo. Esto ha provocado que la acción de Repsol se ha dado la vuelta.
A día de hoy creo que Repsol presenta muchos interrogantes, no derivados de una mala gestión, si no por un precio del barril que no va a acompañar a las petroleras en los próximos años.

Repsol cotiza barata frente a otras comparables, pero no parece que este sector vaya a ser boyante en los próximos años pese a que las compañías estén baratas.

Sacyr sí ha mantenido las subidas alimentada por el mantenimiento del dividendo de Repsol, ¿le parece una buena compañía para invertir?
Es una compañía que tiene mucho recorrido, pero también elevado riesgo. Lo más aconsejable es valorar invertir en ellas cuando ya han mostrado una tendencia incipiente, no intentar cazarlas en un suelo.


¿Cree que podríamos llevar a cabo esta estrategia también en los sectores más penalizados en el año, como automovilístico, ligados a materias primas…?
Soy bastante escéptico con el sector de materias primas. Creo que, aparte de ligeros rebote, no creo que tenga buenos años debido a la ralentización de China, la subida del dólar. Además, si nos fijamos en las materias primas ligadas a energías, vemos un shock en petróleo y gas natural.

En cuanto al sector automovilístico, es otro capítulo distinto. El mercado ya está diferenciando entre Volkswagen y otras automovilísticas. Dejando a la compañía alemana de lado, el resto del sector sí estaría ofreciendo oportunidades de inversión de aquí a final de año y principios de 2016. De hecho, en la parte más alcista de las bolsas europeas, por abril, el sector automovilístico fue uno de los que mejor se comportó, aunque ahora no esperaría tantas subidas.

Si la Fed subiera tipos a final de año, ¿cómo podría hacerlo el EURUSD?
Creo que no habrá una diferencia muy significativa entre que la Fed suba tipos en diciembre y que los subas una de las dos primeras reuniones del 2016. Es curioso porque, siempre que hemos superado 1,14 este año, no hemos aguantado dos días por encima. Eventualmente, si supera 1,14 y se va a 1,15, sería oportunidad para buscar cortos.

En los próximos seis meses creo que lo veremos más bien acercándose a la paridad. De hecho, veo razonable cerrar el año en 1,07-1,08 dólares y, una vez se bajen tipos, lo veamos por debajo de 1,05.

¿Cuáles son los niveles de resistencia de los principales índices?
El rebote que estamos teniendo desde finales de septiembre ya nos ha hecho superar dos resistencias en el S&P 500, los 1.950 y 2.000 puntos. En el Dax ha superado los 10.000 puntos y el Ibex ha llegado incluso a rebasar los 10.200. Por ello, creo que el rebote es bastante prometedor. La mayoría de los índices han formado un doble suelo con mínimos el 24 de agosto y el 24 de septiembre y, si superara los máximos de septiembre, que en el Dax se sitúan en 10.400 puntos, esta figura podría tener una proyección importante con un final de año positivo. Creo que nos acercaremos a máximos anuales, aunque no creo que los superemos.

¿Qué valores ve con potencial para lo que queda de año?
Dia, Amadeus, Cie Automotive, Zeltia, NH Hoteles, Ferrovial. Si dejamos a un lado los blue chips, que creo que van a seguir lastrando al Ibex, en los valores de mediana capitalización hay capacidad para ver un rebote importante de aquí a final de año.