Roberto Moro, analista técnico de apta negocios, repasa el momento en el que se encuentran los mercados y describe cuál puede ser el horizonte en el que se pueden encontrar los principales índices.
 
¿Lo peor para el Ibex 35 ya ha pasado?

Creo que sí. A corto plazo al menos sí deberíamos ver un rebote importante. Toda vez que toda la caída que se han producido en los índices europeos han sido sin el concurso de los índices americanos, pero que sí que nos estaban dando pie a pensar que podían buscar soporte. Eso se ha producido y los índices europeos mucho más afectados de manera negativa perdieron ya sus soportes de referencia y se han ido abajo hasta el punto de que se han ido a buscar el 0,5% de Fibonacci. Algo que fue todo el impulso que nació en 2011. Por tanto, niveles importantes de la corrección ya han sido alcanzados. Eso sucede con unos índices americanos que no han perdido los soportes. Han aguantado en los mínimos de agosto del año pasado. Es decir, el S&P 500 tocó la zona de 1.812 y desde ahí ha reaccionado. De momento el soporte ha aguantado. Cabe pensar que dada la contundencia de esos soportes sí podamos vivir un movimiento de rebote importante que incluso sea más potente de lo que pueda serlo en el mercado americano. Que eso sea con vocación de permanencia el tiempo nos lo dirá.

¿A lo largo de este año podríamos ver niveles más bajos de lo que hemos visto hasta ahora?

Aquí puede suceder prácticamente de todo porque además está instalado un sentimiento bastante negativo en cuanto a lo que es la conjunción de factores macro que están influyendo en que las bolsas se hayan comportado como lo han hecho. Pero visto desde la perspectiva de los mercados europeos, la corrección que hemos tenido desde los máximos anuales del año pasado. En algunos casos eran máximos históricos como en el caso del DAX alemán, han caído en zigzag, y además han ido a buscar el 0,5% de Fibonacci de lo que fue la última subida desde 2011. Eso es coherente en términos de análisis técnico. En ese tiempo los índices americanos han hecho una corrección prácticamente plana. Han buscado dos veces el mismo soporte que en este caso era solamente el 0,382% de lo que había sido toda la subida, que en los mercados americanos nació también en ese impulso en 2011 y a lo mejor resulta que ya hemos visto todo, pero como esto siempre nos va a seguir suscitando dudas, yo ahora mismo me encontraría mucho más cómodo largo en el mercado americano y procuraría eliminar el resto de posiciones. Esto es porque al fin y al cabo en caso de que nos estemos equivocando ahora mismo en el lado alcista los stops sabemos dónde ponerlos. Recientemente ayer sin ir más lejos volvieron a tocar el soportazo, luego sabemos dónde colocar los stops. El problema es que en los mercados europeos no sabemos dónde colocarlos porque veníamos con una dinámica bajista que parecía no tener fin. Ese es el problema. Entonces me encuentro más cómodo operando en mercado americano. Más concretamente en índices o grandes títulos como Apple, Microsoft o Amazon. No hay más que ver que mientras el bono americano está relativamente lejano de sus máximos históricos, el bono alemán es un no parar. Me parece esperpéntico que la curva de tipos en Alemania esté invertida hasta un 7 años.

¿Podemos ver un efecto contagio si el S&P 500 rompe por debajo de los 1.800 puntos como algunos analistas apuntan?

Sería un escenario muy feo. Creo que si el S&P 500 pierde los 1.800 puntos los 7.500 del Ibex 35 no van a aguantar. Tendríamos que irnos a soportes que habría que buscarlo en la zona de 7.200 y el siguiente ni lo quiero mencionar porque estaríamos hablando de los 5.900 puntos. Pero esto sería en el peor escenario posible. Trasladándolo al S&P 500, si realmente pierde estos niveles de los 1.800, que es el 0,38% de la subida de 2011, y se va a buscar el 0,5%, estaríamos hablando que de niveles actuales iría a buscar los 1.660 puntos. Eso sería una caída añadida de un 8%. Eso trasladado al mercado europeo, y más concretamente al Ibex 35, los 7.500 puntos no los va a aguantar. Los 7.200 puntos sería más coherente. Eso sería para mí un escenario ya nefasto. Si los índices americanos han aguantado esos soportes relevantes no tengo por qué pensar que esto va a ir a más.

Vamos a hablar ahora del sector bancario que es lo que más acapara la actualidad. Deutsche Bank en concreto está siendo uno de los catalizadores negativos en los últimos tiempos. ¿Cuál es el aspecto que presenta el banco alemán?

Dentro de todo lo nefasto hay una cosa muy buena y es que Deutsche Bank ha reaccionado donde lo hizo en 2009. Es decir, en los mínimos de 2009. Luego en consonancia con lo que veníamos comentando cabe pensar en un rebote muy importante. Quizá esta sea una muy buena ocasión de entrada. Ahora, que deba serlo con vocación de permanencia no lo creo. Para mí supondría renunciar a los stop loss. ¿Qué esté dispuesto a aguantar uno superior dada la volatilidad de Deutsche Bank? De acuerdo. Pero que esto sea como consecuencia de que estoy gestionando monetariamente de manera adecuada mi patrimonio y si estoy entrando en Deutsche Bank voy a entrar con la mitad de lo que tenía destinado para entrar lo cual me puedo permitir el doble de stop loss de los que me podría permitir utilizando el conjunto de lo que quería invertir en Deutsche Bank. Eso me resulta poco coherente con la beta actual. Con vocación de permanencia yo nunca lo haría, pero en ningún otro subyacente. Pero sí, el momento actual podría ser una buenísima ocasión de compra.

Y en el caso del mercado español, blue chips como Santander o BBVA siguen sufriendo enormemente. Con este abaratamiento de los precios. ¿Pueden haber generado alguna oportunidad de entrada a medio o largo plazo?

No han rebotado en soportes importantes, sino que simplemente siguen y siguen. Los siguientes soportes se encuentran relativamente lejanos. Es decir, que aquí pueden reaccionar. Mi horizonte de inversión no es el largo plazo, pero alguien que se plantee comprar Santander, Telefónica, BBVA con vocación de permanencia a tres o cuatro años creo que se va a equivocar muy poco. Por mucho que incluso nos quede una pata correctiva aún en el mercado. A mí no me preocupa cuán cercano esté el suelo de este tipo de títulos, sino elegirlos para el largo plazo que tengamos una seguridad de que no van a ser opados y que me van a dar seguridad. Por tanto en determinados títulos yo creo que la gente se equivocará poco comprando a estos niveles con vocación de largo plazo. Pero siendo muy selectivo.

Uno de los que puede ser opado es Gamesa… ¿Podría ser el mejor valor refugio para nuestro mercado?

De hecho se está convirtiendo. A lo tonto se está convirtiendo en ese tipo de título. El problema es que yo ya solamente entraría en Gamesa con precios sostenidos por encima de 16,75. Al fin y al cabo eran sus máximos anteriores en julio del año pasado. Los ha tanteado en esta ocasión nuevamente tres o cuatro veces. No ha sido capaz de superar filtros de permanencia por encima de esos niveles, pero también en cuanto al mercado le deje creo que Gamesa puede volar hacia arriba. Por el contrario, quien en el momento actual quieran tomar posiciones creo que toda la posición debería estar supeditada a que en todo momento permanezca en precios de cierre por encima de 15. Ese fue el origen del gran hueco que nos dejó el día que se supo de la operación de Siemens. Por tanto 15 es el nivel que debería mantener Gamesa. ¿Si va a actuar como activo refugio o no? Desde luego mejor que el 80% lo ha hecho. Ahora decir que va a continuar hacia arriba solo con precios ya sería con precios de cierre por encima de 17,25.

La última pregunta es sobre FCC después de que se haya puesto en marcha la ampliación de capital. ¿Es interesante acudir ahora a este valor? ¿Ahora puede sufrir un cambio con esta operación?

El mercado no lo está descontando. No está descontando que eso pueda ser así. De hecho es uno de los títulos que a mí mirando el gráfico lo que viene sucediendo desde hace un año no me incita a nada: ni a comprar ni a vender ni a hacer cábalas. Se está moviendo en un rango de 5,75 y 7,35 en precios de cierre y mientras no salga de ahí no cabe pensar en nada tendencial y por lo tanto no cabe plantear estrategias definidas. Para mí es un título del que yo estaría fuera pero porque no le veo en ningún lado.