De todos los que semanalmente ven los vídeos de José Luis Cava saben su predilección por los ETFs y por los valores e índices fuertes entre lo más fuerte. En su última intervención, evidenció el mejor momento que están viviendo las regiones emergentes, motivo que llevó a los gestores de fondos a incrementar su exposición en ellos en detrimento del mercado americano.

Si nos creemos que esto ha sido un punto de inflexión, que muchas de esas economías han comenzado a crecer y que, en muchas de ellas, las políticas de los bancos centrales están bastante lejos de las que están llevando a cabo FED y BCE, sí, es momento de invertir en emergentes. Pero no en todos. Este experto cree que hay dos países que son protagonistas en las carteras de los grandes gestores de fondos, Taiwan y China, y un sector que se podría considerar “ganador” en las carteras. ¿Y los combinamos todos?  Aquí algunos nombres.

Vanguard FTSE Emerging Markets Index Fund ETF Shares (VWO).

Trata de captar el comportamiento del índice que mide el retorno de las acciones localizadas en los países de los mercados emergentes.  Este fondo hace una aproximación indexada al comportamiento del FTSE Emerging Markets All Cap China A Inclusion Index, un índice ponderado por capitalización de mercado que contiene cerca de 3.658 acciones de pequeñas, medianas y grandes compañías ubicadas en países emergentes.

 

 

Este fondo indexado sube en lo que llevamos de año algo más de un 11% mientras que en tres y cinco años anualizados obtiene un rendimiento superior al 5%. Su mayor exposición  - por países – la tiene en China y Taiwan con compañí.as como Tecent Holdings, Taiwan Semiconductor Manufacturing o Naspers entre sus principales posiciones.

iShares Core MSCI Emerging Markets ETF (IEMG)

Al igual que el ETF de Vanguard, este fondo tiene exposición a compañías de caualuqier capitalización de 23 países emergentes, incluyendo Taiwan y Corea del Sur. La inversión busca replicar los resultados del MSCI Emerging Markets y el fondo invierte al menos el 90% de sus activos en los  valores componentes del subyacente y en inversiones que tengan características económicas idénticas a los valores componentes del subyacentes.

 

 

El ETF ofrece un rendimiento en lo que llevamos de ejercicio superior al 14% que, en lectura a tres años, ronda en torno al 5,98%.

iShares MSCI Taiwan Capped (EWT)

Si tenemos en cuenta que un factor común a todos estos ETFs es Taiwan, ¿por qué no mirar hacia un fondo indexado que tenga exposición mayoritaria a la región. Un fondo como el EWT permite tener una exposición principal al sector tecnológico – al que destina más de la mitad del capital – distribuido entre Taiwan Semiconductor Manufacturign, Hon Hai Precision Industry o Chunghwa Telecom, entre otros.

El fondo retorna entorno a un 28% de rentabilidad en lo que llevamos de año frente al 3% y el 7% que ha ofrecido en los últimos tres y cinco años, respectivamente.

 

 

Guggenheim China Technology ETF (CQQQ)

Si lo que queremos es dejar la presencia del sector tecnología y cambiar la región, en vez de Taiwan entrar en un fondo que se centre en China, el CQQQ sería el más representativpo. Un fondo en el que más del 91% del capital es tecnología en compañías como Tencent Holdings, Sunny Optical Technology o NetEase entre otras.

 

 

El ETF ha subido más de un 60% en lo que llevamos de año y ofrece una de las rentabilidades más altas a tres y cinco años entre los fondos que hemos mencionado. De hecho, ha retornado entre un 15% y un 24% en ambos plazos, respectivamente.

iShares MSCI hong Kong Index (EWH)

Este ETF es una de las elecciones de este experto aunque no por tecnología si no por la fortaleza que está experimentando este mercado. Las mayores posiciones del fondo se dividen entre servicios financieros, real state, industriales y Utilities siendo compañías como AIA Group, CK Hutchison Holdings, Hong Kong Exchanges and Clearing y Sun Hung Kai Properties sus principales posiciones.

 

 

Este ETF ha tenido una rentabilidad del 30% en los nueve meses que llevamos de ejercicio con un retorno de entre el 7% y el 10% en el horizonte de tres a cinco años.

Aun con todo, Cava reconoce que, “como compramos los ETFs que están en EEUU y que cotizan en dólares sería necesario hacer la cobertura dólar-euro”. Y tengan en cuenta que estos fondos han subido mucho con lo que, lo mejor es que corrijan algo para entrar a precios más bajos.

Vea el vídeo completo de José Luis Cava: Estamos en plena burbuja de los bancos centrales donde se están jugando su credibilidad