Gonzalo Cañete, analista y ejecutivo de cuentas de Swissquote, analiza la actualidad de los mercados. 

¿Habrá rally de final de año?

“Ya ha empezado. Tengo una proyección de Fibonacci realizada sobre el S&P 500 con una llegada a los 2.120 puntos a cierre de año. Donde tengo más reticencias es en el futuro del Dax donde seguro que nos encontremos con ventas en los 10.000 puntos”.

Los bancos centrales siguen impulsando a las bolsas al alza… pero ¿qué señal será determinante para entender que la tendencia alcista está en riesgo?
“Están dándole liquidez al mercado creando la expectativa de… El BCE se está reservando medidas extraordinarios y generando expectativas. Como siempre es una partida entre distintas áreas. Con lo que nos ha dicho el BCE ya basta para que el mercado siga subiendo.

De momento, vemos subidas limpias, aunque mi temor está probablemente en la renta variable alemana. La renta variable española está subida al carro de las políticas del BCE. Y atención a la FED siendo lo único a lo que podemos tenerle miedo”.

¿Qué niveles manejáis para el Ibex?
“Son los 11.000 puntos y atención ahí para recoger beneficios o retirar parte”.

A nivel sectorial, hay muchos movimientos en las teleoperadoras, las energéticas también han tomado el liderazgo, pero, en este momento, ¿dónde veis oportunidades?
“El sector energético está en muy buena zona de compra, es el caso de Chevron. El tema del petróleo se arreglará”.

¿Por dónde pueden ir las conclusiones de la reunión de la OPEP?
“Dentro de la reunión, Venezuela, Argelia e Irán apuestan por reducir la oferta y la clave pasa por Arabia Saudí que quieren mantener el precio muy bajo. Primer punto. Se mantiene la teoría. Estados Unidos está en vías de convertirse en el mayor productor de crudo del mundo, pero no es rentable con un precio como el actual. Arabia Saudí estaría tratando de mantener bajo el precio del petróleo precisamente por este motivo.

Opción dos. Arabia Saudí –principal socio de USA- quizás esté tratando de mantener el precio muy bajo por el tema de Rusia y su dependencia del petróleo que alcanza el 50%. Si mantiene el precio bajo, las sanciones que se han ido tomando, las ventas de petróleo se harán a un precio muy bajo. Puede ser un castigo a Rusia.

Tercera opción. Puede que sencillamente se estén enseñando los dientes los dos grandes bloques económicos. A ambos les perjudica un precio bajo. El primero que se levante de la mesa pierde.”

¿Alguna estrategia a plantear?
“Los que quieran tomar más riesgo pueden tomar posiciones en aquellas compañías que hayan descontado más y más dependan de los costes de producción del petróleo.

La opción de inversión es apostar por renovables”.