La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha constatado que durante la crisis del coronavirus se produjo un fuerte aumento de la negociación de minoristas en acciones del Ibex 35, impulsada por la incorporación masiva de nuevos inversores, que pese a haberse reducido no ha retornado a los niveles prepandemia.

En su artículo 'Análisis del comportamiento de los inversores minoristas en los mercados financieros durante la crisis del Covid-19', Guillermo Cambronero y Gloria Ruiz, quienes pertenecen al Departamento de Estudios y Estadísticas de la CNMV, describen la evolución de la negociación de estos inversores en el mercado de renta variable en 2019 y 2020 para tratar de identificar posibles cambios en los momentos de mayor incertidumbre de la crisis.

El estudio pone de manifiesto que los inversores minoristas protagonizaron un fuerte aumento de la negociación en acciones del Ibex 35 desde los primeros momentos de la crisis, al principio con más intensidad en la vertiente compradora (el volumen de compras se multiplicó por 4 en marzo de 2020) y después en la vertiente vendedora.

Según los expertos de la CNMV, el aumento de la negociación se originó por el fuerte incremento del número de operaciones efectuado por estos inversores, que se intensificó como consecuencia de la incorporación masiva de inversores nuevos al mercado en los momentos de mayores turbulencias.

"Desde aquellos momentos, la participación de los inversores minoristas se fue reduciendo de forma progresiva, pero no ha retornado a los niveles anteriores a la crisis", señalan los autores del informe, que explican que el aumento de la negociación de los minoristas durante la crisis es una tendencia identificada también en otros países europeos, como Francia y Bélgica.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

El aumento de la negociación en acciones del Ibex 35 por parte de los inversores minoristas se produjo por el fuerte incremento en el número de operaciones ejecutadas de menor tamaño, que vino acompañado de un aumento inusual en el número de inversores nuevos, cuya incorporación masiva se produjo especialmente en los días en los que el Ibex 35 registró sus caídas más intensas.

Por otro lado, el artículo incide en que la mayor parte de la negociación siguió produciéndose en los sectores que ya eran más relevantes, como el financiero o el de telecomunicaciones, pero estos perdieron algo de importancia relativa que ganaron otros sectores, como el industrial y el sanitario. Los mayores aumentos de la presencia de minoristas se dieron en los sectores más afectados por la crisis, como el sector del turismo, las comunicaciones y el financiero.

El análisis también refleja que las edades medias de las personas que negociaron disminuyeron al inicio de la pandemia y, aunque posteriormente volvieron a aumentar, acabaron 2020 en niveles inferiores a los iniciales.

Según los expertos de la CNMV, los catalizadores de todo este proceso fueron los movimientos abruptos en los precios de la renta variable en 2020 y el fácil acceso a la operativa en los mercados que se deriva del uso de las nuevas tecnologías.

"Los resultados parecen revelar que al menos una parte de los inversores minoristas identificó oportunidades atractivas de inversión en acciones en los momentos de mayores caídas en los precios, esperando una recuperación de estos en el futuro, y de desinversión a finales de año, cuando la recuperación de dichos precios permitía obtener un rendimiento", concluyen los autores.