El secretario general de ELA, Mitxel Lakuntza, ha defendido la subida de salarios para hacer frente a la precariedad, porque "bajar los impuestos a las empresas y no subir los salario solo consigue aumentar la desigualdad y la pobreza", y también ha reivindicado "buenos convenios, no un pacto de rentas", para "repartir la riqueza".

Mitxel Lakuntza ha participado este domingo en el acto previo a la manifestación convocada por ELA en Bilbao, con el lema "Borrokan ari gara. ¡Acabemos con la precariedad!", con motivo de la celebración este domingo del Día Internacional de los Trabajadores. Tras recorrer la Gran Vía bilbaína, la movilización ha concluido en la Plaza Circular.

En su intervención, ha denunciado que "hoy, como lo ha sido a lo largo de la historia, los valores del Primero de Mayo, son atacados por un capitalismo que impone una única idea de sociedad, normalizando la desigualdad y el egoísmo, pero también el racismo o el machismo".

Tras advertir de que "no todo es culpa de la guerra", ha destacado que "miles de muertos y refugiados que nos recuerdan la tragedia que supone una guerra, que nos recuerda también la hipocresía en el trato de los refugiados".

En ese sentido, ha pedido no caer nunca en el "ideario de la ultraderecha" porque "una persona refugiada es siempre un persona refugiada, siria, afgana, saharaui o palestina" y ha censurado que "hay pocas voces que centren su discurso en la necesidad de buscar un acuerdo de paz", así como que en Europa "se impone la política belicista, el incremento del presupuesto militar o el refuerzo de la OTAN".

Lakuntza ha asegurado que el Primero de Mayo es "también una día para reivindicar algo tan elemental como la paz, en Ucrania, pero también en todas las guerras olvidadas", a la vez que ha señalado que "acabar con los valores del Primero de Mayo es también el objetivo de la ultraderecha".

ELA, ha recordado, ha venido advirtiendo sobre "el riesgo de su crecimiento, de la necesidad de pararles los pies cambiando las políticas que generan precariedad e incrementan la desigualdad". En esa línea, ha denunciado que las políticas que se hacen hoy "generan descontento social y como vemos estos días en Europa, donde la izquierda deja de existir, donde se abandona a la clase trabajadora, se deja hueco y la ultraderecha crece".

El líder de ELA ha dicho creer en una política que "ponga en el centro la mejora de las condiciones de vida de las clases populares" y, para eso, ha advertido, "hay que confrontar, por ejemplo con las empresas energéticas, para poner en su sitio a especuladores y estafadores".

Lakuntza, que ha criticado que "las grandes empresas mandan más que los gobiernos", ha acusado a los poderes públicos de no ser capaces de "defender el interés general".

SALARIOS Y GOBIERNO VASCO

Ante la petición del consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, y de Confebask a que los trabajadores renuncien a defender una subida de los salarios, "que renunciemos al IPC y que seamos parte de una estrategia de empobrecimiento en una sociedad donde desde hace décadas la riqueza se reparte peor, cuando venimos de perder un 10% de poder adquisitivo la última década y cuando en el año pasado las empresas han declarado beneficios históricos", Lakuntza ha defendido que "los salarios no son el problema".

En ese sentido, ha afirmado que "bajar los impuestos a las empresas y no subir los salarios solo consigue una cosa, aumentar la desigualdad y la pobreza" y ha censurado que "el mismo gobierno que nos pide no subir los salarios es el mismo que en la pandemia se ha dedicado a ahorrar".

"Con las necesidades sociales que han existido y existen, el Gobierno Vasco presume de tener 1.900 millones de remanente. Vendrían bien para muchas cosas, como por ejemplo para mejorar la calidad de Osakidetza y las residencias de este país, mejorar las condiciones laborales de los que han estado cara a cara frente al Covid", ha afirmado.

También ha recordado que, en el año 2007 "se recaudaban 2.000 millones por el impuesto de sociedades, ahora, después de todas las bonificaciones y exenciones, la mitad, 1.000 millones". "Cómo de clara estará la cosas que hasta el FMI, uno de los organismos más neoliberales del mundo, ha aconsejado subir los impuestos a las empresas con beneficios. Hasta el FMI pasa por la izquierda a este gobierno", ha reprochado al Ejecutivo vasco.

Por otro lado, ante las críticas del Gobierno Vasco a ELA acusando al sindicato de ser "poco colaborativos", Lakuntza se ha preguntado "colaborar con qué, ¿colaborar para firmar convenios a la baja, para despedir y empeorar condiciones de trabajo?". ELA, ha asegurado, va a colaborar, pero "para organizar a la gente que peor están, con las organizaciones sociales o sindicatos de este país que trabajan impulsando alternativas y propuestas para construir un país más igualitario y con más futuro".

PRECARIEDAD

En relación a la precariedad, ha dicho que "ocultar la realidad es una practica antisindical" y ha señalado que "tomar conciencia de que en este país la precariedad existe mucho más de lo que algunos creen es el primer paso para hacerle frente". Tras apuntar que hay "541.600 trabajadores precarios en Hego Euskal Herria, 311.000 mujeres", ha asegurado que "sacar de esa precariedad a esas 541.600 personas es y va a ser la prioridad del sindicato".

"Vamos a hacer todo lo que este en nuestra mano y sabemos que ese objetivo no se logra perdiendo el tiempo en mesas de diálogo social que no tienen ni orden del día", ha advertido, para apostar por "organizar y unir a la gente en cada centro de trabajo, defendiendo la huelga para lograr buenos acuerdos".

Por ello, ha dicho que en ELA no quieren "pactos de renta", sino "buenos convenios" y ha denunciado que lo que la reforma laboral pretende es maquillar estadísticamente la precariedad".

Lakuntza ha reconocido que "salir de la precariedad cuesta, no es fácil" y, según ha defendido, la huelga es hoy la mejor herramienta para acabar con la precariedad". Como ejemplo, ha puesto los "muchos trabajadores que están en huelga", sobre todo en sectores feminizados porque "cuando se es mujer y trabajadora la patronal o las administraciones ponen las cosas más difíciles".

Lakuntza ha asegurado que "cuesta pero se pueden conseguir buenos acuerdos" y ha afirmado que los conseguido con las huelgas demuestra que "la huelga es una herramienta fundamental para terminar con la precariedad" y que "no hay sector que no se pueda organizar".

SAN SEBASTIÁN Y VITORIA-GASTEIZ

Además de la manifestación central en Bilbao, ELA se ha movilizado en Vitoria-Gasteiz, con una marcha que ha partido a las 12.00 horas de la Plaza de la Virgen Blanca, y en San Sebastián, a las 11.30 horas desde los jardines del Alderdi Eder, con la participación de varios cientos de personas entre las que se encontraba una delegación de EH Bildu compuesta por la concejal donostiarra Olaia Duarte y el juntero de Gipuzkoa Ernesto Merino.

En la movilización han tomado parte diversos colectivos como las trabajadoras de residencias de Gipuzkoa o trabajadores de la empresa Brioche Pasquier, entre otros.