Credit Suisse pierde 1.489 millones en 2021 y advierte de que 2022 será "un año de transición"

Si bien las cuentas de la entidad reflejan un impacto positivo de 602 millones de francos (570 millones de euros) en relación con Allfunds y de otros 232 millones de francos (220 millones de euros) por ventas de inmuebles, también registraron un impacto negativo de 4.800 millones de francos (4.545 millones de euros) por Archegos y de otros 1.600 millones de francos (1.515 millones de euros) por el deterioro del fondo de comercio, así como de otros 1.100 millones de francos (1.042 millones de euros) por provisiones para litigios.

Los ingresos netos de Credit Suisse en el conjunto del pasado ejercicio sumaron 22.696 millones de francos suizos (21.493 millones de euros), un 1,4% más que en 2020. Asimismo, las provisiones para cubrir el riesgo de crédito alcanzaron 4.205 millones de francos (3.982 millones de euros), frente a 1.096 millones de francos (1.038 millones de euros) en 2020.

En el cuarto trimestre, la entidad helvética registró pérdidas de 2.007 millones de francos suizos (1.900 millones de euros) , frente al resultado negativo de 353 millones de francos suizos (334 millones de euros) registrado en el mismo periodo de 2020, mientras que los ingresos del banco sumaron 4.582 millones de francos (4.339 millones de euros), un 12,2% menos.

Al cierre del cuarto trimestre de 2021, la ratio de capital de máxima calidad CET1 de Credit Suisse era del 14,4%, frente al 12,9% del cierre de 2020.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

De cara al presente ejercicio, Credit Suisse ha advertido de que, en comparación con los niveles excepcionales del primer trimestre de 2021, ha observado una reversión a niveles más bajos de actividad comercial anteriores a la pandemia, particularmente debido al ajuste monetario que han iniciado los bancos centrales.

"También esperamos que nuestros ingresos de acciones se vean afectados por la salida de Prime Services. Sin embargo, después de un comienzo de año débil, estamos viendo señales alentadoras de una mejora en el impulso de las franquicias, incluidas entradas netas positivas de nuevos activos en lo que va del año en nuestro negocio de gestión de patrimonios", ha señalado.

2022, un año de transición para la entidad suiza

De este modo, el banco suizo ha afirmado que "el año 2022 será un año de transición para Credit Suisse", ya que los beneficios de la reasignación estratégica de capital hacia negocios principales y la generación de ahorros en costes estructurales para invertir deberían materializarse en gran medida a partir de 2023.

En este contexto, la entidad espera que sus resultados de 2022 se vean afectados negativamente por los costes de reestructuración y unos mayores costes de compensación salarial en comparación con el año pasado.