La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha subrayado que la reforma laboral aprobada este pasado jueves cuenta con una "enorme legitimidad social", puesto que fue acordada con los sindicatos mayoritarios y la patronal española, por lo que considera que tendría que haber recibido el apoyo "unánime" del Congreso de los Diputados, donde salió adelante con 175 votos a favor y 174 en contra.

Calviño, en declaraciones a los periodistas tras participar en un acto en Vitoria-Gasteiz, ha subrayado que la convalidación en el Congreso del real decreto sobre la reforma laboral es "una buena noticia", dado que es una norma destinada a mejorar la calidad del empleo y a dotar de mayor "seguridad jurídica" a las empresas, por lo que "el conjunto de la sociedad española gana" con la aprobación de esta nueva normativa.

La vicepresidenta primera se ha referido al hecho de que el real decreto haya sido convalidado con una mayoría diferente a la que permitió la investidura de Pedro Sánchez y a la que suele respaldar al Gobierno en el Congreso de los Diputados, puesto que socios habituales como el PNV y ERC votaron en contra del texto, mientras que Ciudadanos y otras formaciones que hasta ahora habían rechazo los proyectos del Ejecutivo votaron a favor.

Finalmente, el real decreto salió adelante con 175 apoyos (PSOE, UP, Cs, PdCAT, Más País, Compromís, PRC, Teruel Existe, CC, Nueva Canarias y un diputado del PP que votó a favor), frente a 174 votos en contra (PP, VOX, PNV, Bildu, Junts, CUP, BNG, Foro Asturias, ERC, Mixto y UPN).

"Cada uno de los proyectos normativos tiene sus circunstancias", ha manifestado Calviño, quien ha asegurado que, pese a lo ocurrido este pasado jueves, la relación del Gobierno con los grupos que apoyaron la investidura de Sánchez "es excelente".

LOS "RIESGOS" DE LAS DECISIONES

Al ser preguntada si tiene previsto trasladar al lehendakari, Iñigo Urkullu, con quien se reunirá este viernes en Vitoria-Gasteiz, su "malestar" por el rechazo del PNV a la reforma, Calviño ha afirmado que "el PNV toma sus propias decisiones". "Cada uno de los partidos es consciente de las razones por las que toma sus decisiones, y también de los riesgos que ello acarrea", ha afirmado.

En todo caso, ha subrayado que la relación del Gobierno de España con el PNV y con el lehendakari "es muy positiva y muy constructiva". "Vamos a seguir trabajando mano a mano con el Gobierno Vasco para ayudar a mejorar la vida de los ciudadanos vascos y del conjunto de la ciudadanía española", ha añadido. Calviño ha destacado, asimismo, que le consta que "el tejido empresarial vasco" apoya la reforma laboral.

LOS VOTOS DE UPN

La vicepresidenta primera se ha referido, asimismo, al voto en contra de los dos diputados de UPN a la reforma laboral, un rechazo que se produjo pese a que la dirección de este partido navarro había anunciado que apoyarían el real decreto en el Congreso. "Estamos ante un caso evidente de una información que se dio en público y privado que no se corresponde con la acción que luego se desarrolló", ha manifestado.

La ministra de Asuntos Económicos, que no ha querido pronunciarse sobre si este es un acto de "transfuguismo", ha recordado que "no es la primera vez que, lamentablemente, se producen este tipo de situaciones" en la política española.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

"ESTABILIDAD"

Pese al desmarque de los socios habituales del Gobierno en la jornada de ayer, Calviño ha reiterado que la intención del Gobierno del PSOE y Unidas Podemos es "agotar plenamente la legislatura". "Creo que es lo que quieren los españoles; porque después de dos años tan duros de pandemia, creo que lo que quieren los ciudadanos es estabilidad, una perspectiva positiva para el futuro y un gobierno comprometido con ellos y con una recuperación económica fuerte y sostenida", ha añadido.

En la misma línea, ha manifestado que los ciudadanos españoles "quieren y merecen un gobierno centrado en la defensa de los intereses generales", una labor que "requiere de estabilidad política". Por ese motivo, ha afirmado que el Ejecutivo "aprovechará al máximo estos años que quedan de legislatura".

"EXCELENTE NOTICIA"

La vicepresidenta primera ha subrayado que la el visto bueno del Congreso a la reforma, la cual entró en vigor el pasado 1 de enero pero que cuya convalidación parlamentaria se produjo este jueves, es "una excelente noticia", dado que el hecho de que se mantenga este nuevo marco "va a permitir que el que ahora se inicia sea el ciclo del empleo de calidad, de reducir la temporalidad y la precariedad, y de ayudar a los colectivos más vulnerables, sobre todo los jóvenes y las mujeres, a encontrar empleos de calidad y a tener unas buenas condiciones laborales".

Asimismo, ha manifestado que la reforma dotará a las empresas de "un marco de seguridad jurídica y de paz social", que les permitirá "aprovechar plenamente esta fase de recuperación intensa en la que ya estamos".

Calviño, pese a la que se ha preguntado acerca de esta cuestión, no se ha pronunciado sobre el recurso anunciado por el PP y Vox. "Lo más importante es que ayer se convalidó una reforma que es la que España necesita y que responde a las recomendaciones de las instituciones internacionales", ha manifestado.

La ministra de Asuntos Económicos ha recordado que este nuevo marco laboral ha sido acordado con los sindicatos mayoritarios (CCOO y UGT) y la patronal española CEOE, por lo que se trata de un acuerdo con "una enorme legitimidad social". Calviño ha subrayado que el acuerdo "refleja el punto de equilibrio" entre los representantes de las empresas y los de los trabajadores, y "abre la puerta a una nueva fase marcada por la creación del empleo de calidad".

Por ese motivo, considera que el real decreto debería haber contado con el "apoyo unánime" del Congreso. "Creo que tenía que todos los grupos políticos tenían que haber apoyado sin fisuras esta reforma", ha afirmado Calviño, quien ha reconocido que hubiera "deseado" que el texto habría con el respaldo unánime de la Cámara baja.

La vicepresidenta primera ha asegurado que esta es la reforma "que España necesita", y ha afirmado que los grupos que votaron en contra de la misma "deberán explicar" por qué rechazaron una norma con cuya aprobación "gana el conjunto de la sociedad española".

En todo caso, ha asegurado que el Gobierno se va a centrar a partir de ahora en "desplegar plenamente la reforma laboral para impulsar el empleo de calidad", ha manifestado.