De este modo, el beneficio por acción obtenido en el periodo de los seis primeros meses asciende a 1,36 euros que representa un crecimiento del 18,3% sobre el año anterior.

Las ventas durante los seis primeros meses alcanzan 392,8 millones de euros, reflejando un crecimiento orgánico del 3,5% y una variación en términos reportados, incorporando el efecto divisa, del 1,0%.

El resultado bruto de explotación, EBITDA, asciende a 85,56 millones de euros equivalente a un margen sobre las ventas del 21.8%.

La deuda a la fecha de reporte, 30 de junio de 2016, se sitúa en 369,9 millones de euros tras reducirse un 21,9% en el periodo de los últimos doce meses.

Se prevé que los resultados de Vidrala para el conjunto del ejercicio 2016 registrarán crecimientos en el beneficio por acción permitiendo refuerzos adicionales en la posición financiera gracias a una progresiva reducción de la deuda