MADRID, 23 JUN. (Bolsamania.com/BMS) .- El Gobierno de Mariano Rajoy ha descartado un rescate para las compañías de energías renovables al estilo del “banco malo” creado para el sector financiero, tras aprobar el nuevo real decreto que regula al sector y que supone un recorte al régimen especial de uno 1.700 millones de euros para este año.

Parte de la industria, explican los analistas de Bankinter, anhelaba “un plan de salvamento como el que se ha hecho con el sector inmobiliario en la Sareb o con las autopistas en quiebra, pero el ministerio de Industria estima que la refinanciación del sector puede hacerse sin ayuda pública. Si bien, ha solicitado al Banco de España (Bde) y a otras autoridades financieras que estén alerta para que se haga de forma ordenada”.

Según señala la firma, “se calcula que el sector acumula una deuda de entre 43.000 y 45.000 millones de euros por parte de unas 64.400 instalaciones (la mitad de concentra en 60.000 fotovoltaicas, que estaría en manos de bancos españoles: 25.000 millones sobre todo en manos de Banco Santander, BBVA y CaixaBank; extranjeros (14.000 millones de euros) y el resto en entidades públicas como el BEI”.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading
Asimismo, Bankinter destaca que “se estima que el 10%-15% de los proyectos necesitarán quitas, y probablemente algunas de las compañías puedan acudir al fondo de rescate que se acaba de crear por los grandes bancos para negocios con problemas pero con perspectivas de viabilidad”

Recordemos que los expertos de Ahorro Corporación Financiera estimaban que en la eólica, la tecnología más afectada, los recortes serían de 1.124 millones de euros en 2014. Cabe destacar que las compañías con más exposición a este sector son Iberdrola, con 5.512 MW y cuota del 24,2%; seguida de Acciona, con 4.228 MW y una cuota del 18,6%; de Energías de Portugal, con 2.085 MW y un 9,2% de cuota; y por último, de Enel, con 1.403 MW y un 6,2% de cuota.

Asumiendo estas cuotas de mercado, señalaban desde ACF cuando se filtraron las primeras cifras, que no distan mucho de las actuales, que en los recortes del sector eólico obtendríamos un impacto negativo en Iberdrola de 284 millones y de 220 millones en Acciona. Para la eléctrica española, “el impacto ascendería al 4% del EBITDA previsto para 2014 superando los 121 millones estimados inicialmente que llevarían a esta magnitud a descender un 7,6%”, dicen desde ACF. Mientras, para Acciona el efecto negativo supera las previsiones de estos analistas y supone una rebaja adicional del 9,1% en sus previsiones de EBITDA, siendo el impacto total de la medida del 16,4% en el resultado operativo y supondría absorber la totalidad del beneficio neto.

S.C.