Los malos datos comerciales conocidos el pasado fin de semana fue el último de los motivos que ha llevado al Banco Central de China a devaluar su divisa en un 1,9%. Una decisión que tiene como objetivo mantener la divisa "estable" en un nivel razonable. 

Los malos datos comerciales conocidos durante el pasado fin de semana fueron la guinda que ha llevado al Banco Central de China a tomar más medidas para favorecer el crecimiento de la economía. Los pedidos comerciales cayeron un 8,3% en las exportaciones durante el pasado mes de julio, a lo que el organismo monetario ha respondido con una devaluacióndel Yuan del 1,9%, récord histórico. 

En los primeros compases de la sesión, la divisa china caía un 1,2% hasta cambiarse en los 6,2848 dólares en Shanghai, niveles similares a los registrados en Hong Kong, según datos de Bloomberg.  Sin embargo, en China continental, el tipo de cambio era un 0,9% más débil, dentro del márgen del 2% aprobado por el banco central del país. 

Pendiente de ser incluída como divisa del FMI

Una decisión que, tal y como ha justificado el Banco Popular de China (PBoC) es un ajuste único que ayudará a reforzar el papel que juega el mercado en fijar y promover el tipo de cambio entre China continental y el resto de regiones. Además, permitirá que la divisa permanezca en un nivel razonable de forma estable. Y es que, ha admitido que un Yuan fuerte pone presión a las exportaciones. 

Esta decisión se produce en un momento en el que todas las miradas están puestas en el FMI y la aceptación de la divisa china como parte de la cesta de divisas reserva que compone el derecho de giro o SDR, divisa virtual del FMI.  Sin embargo, los técnicos del Fondo recomendaban la semana pasada retrasar la decisión sobre si incluir o no al yuan en la cesta de divisas de la institución hasta 2016. En un principio estaba previsto que el FMI tomase una decisión tan pronto como el próximo otoño.