Hoy es un día crucial para la firma tecnológica coreana, que presenta el nuevo dispositivo móvil con el que pretende revolucionar de nuevo al mercado de los teléfonos inteligentes, el Galaxy S8. Lo hace apenas seis meses después de uno de sus mayores fiascos, la puesta en el mercado de un teléfono cuya batería ardía, el Galaxy Note 7.
 

Samsung no pasa por su mejor momento y eso que en la actualidad su cotización toca máximos históricos. A veces los mercados prefieren ignorar ciertos detalles, como que su vicepresidente está condenador por soborno y malversación y que podría enfrentarse a una condena de hasta 4 años de cárcel.
 
Durante su cargo se han descubierto donaciones por más de 18 millones de dólares a fundaciones y empresas  controladas por una antigua amiga de la presidenta de Corea del Sur, cuyo puesto también está en entredicho.
 
Los expertos creen que la compañía, que en la actualidad no solo se dedica a la fabricación de móviles, sino que tiene más líneas  de negocio, como los semiconductores podría verse obligada a cambiar su forma jurídica y a dejar de ser lo que es.
 
Y la acción, salvo algunos momentos de estrés, prácticamente n i se ha  inmutado. En lo que va de año, se revaloriza más de un 14%, y casi un 60% en doce meses.
 

Samsung


 
Tampoco le ha pasado mucha factura el fracaso del Samsung Galaxy Note 7, cuya batería ardió en llamas en decenas de casos pocos días después de ponerse en el mercado el pasado verano. La cuestión fue tan desastrosa, que la compañía retiró este modelo del mercado y hubo países como España en el que ni tan siquiera comenzaron a venderse. En total, la firma se vio obligada a retirar del mercado 2,5 millones de teléfonos.
 
Este fiasco podría haber tenido un coste para la empresa de 5.000 millones de dólares sin dejar a un lado, por supuesto, los costes de imagen y reputación.
 
Por eso la presentación del nuevo terminal es tan importante para la compañía. Junto con iPhone 8, este será el teléfono más avanzado en el mercado. Hasta que no se produzca la presentación, la mayor parte de los detalles técnicos del nuevo teléfono se han ido publicando a cuentagotas; a veces se han tratado de rumores y otras veces se han confirmado por la propia empresa.
 
Detalles del nuevo teléfono:
- El teléfono se venderá en varios colores entre los que podremos encontrar dorados, violetas o azules.

- Tendrá una pantalla más grande, de 5,8 y 6,2 pulgadas, más grande que el propio Galaxy Note 7.

- Desparecerá el botón de control de la pantalla del teléfono y se sustituirá por un botón de 3D en la parte trasera del aparato. También atrás podría tener un lector de huella digital.

- Entre los rumores se habla de que el nuevo teléfono podría incluir detalles como la lectura de la cara o el scanner del propio iris para aumentar la seguridad de las transacciones a través del propio dispositivo.

- Se especula con la resolución de la pantalla será mayor, incluso con tecnología 4k, aunque este punto no está confirmado.

- También se prevé que el nuevo teléfono incorpore tecnología de realidad virtual.

- Esta vez podría disponer de un asistente de voz similar al Siri de Apple llamado Bixby.
 
En estos momentos, a pesar de la subida en bolsa prácticamente imparable de los últimos doce meses, un 90% de los analistas que siguen el valor apuestan por comprar acciones de Samsung. Solo el 10% opta por mantener. El precio objetivo daría un potencial de revalorización del 10% adicional al nivel actual de las acciones de la compañía.

 

 

Recomendaciones de Samsung

 
QUIZÁ LE INTERESE LEER:
“Un inversor temeroso favorece una continuidad en la tendencia alcista”
“Empresas de semiconductores con hasta un 35% de potencial”