Sacyr recupera su puesto en el Ibex 35

Se esperaban cambios y se han confirmado. El Comité Asesor Técnico del Ibex anunciaba ayer tras el cierre del mercado, que Acciona Energías Renovables y Sacyr  entrarán a formar parte del Ibex 35 a partir del próximo 20 de junio, en sustitución de Almirall y CIE Automotive. También el CAT ha decidido ajustar el coeficiente de CaixaBank, Rovi y Siemens Gamesa por cambios en el capital cautivo. Son todos cambios esperados, tanto las salidas del selectivo por su menguante capitalización y menor contratación como las entradas, Acciona Energía y Sacyr por todo lo contrario, aunque sí es cierto que una doble salida a cambio de una doble entrada no se producía desde 2016, año en que Sacyr fue excluida del selectivo y acompañada por OHL. Ahora vuelve, por méritos propios y junto a Acciona Energía, para quien el puesto en el Ibex 35 será novedad.

Sacyr, con una capitalización a cierre de ayer de 1.663,8 millones de euros, acumula en lo que va de 2022 una revalorización de sus títulos del +13,5% y casi roza el +20% en dato interanual. La recuperación de un puesto entre los 35 del selectivo aporta a Sacyr una mayor visibilidad, tanto a nivel nacional como internacional lo que favorecerá a su vez una mayor liquidez. También entrará ahora en el radar de fondos que buscan participar en compañías que forman parte de índices de referencia de cada región.  

Con un 100% de recomendaciones positivas entre el consenso total de 13 analistas que siguen a Sacyr, 12 de compra y uno de venta, el precio objetivo medio es de 2,86 €/acc. a 12 meses vista, lo cual arroja un potencial de revalorización cercana al 30%.
En cuanto al negocio de la compañía, Sacyr ha llevado a cabo en su anterior etapa del plan estratégico (2015-2020), una profunda reestructuración dando  mayor  peso al negocio concesional y un mayor control del riesgo de deuda. Así, en la actualidad, más del 82% de su deuda es deuda relacionada con Project finance, sin recurso contra la matriz, y por tanto, deuda que únicamente se limita al proyecto y se paga con los flujos del proyecto. Por otra parte, hay que destacar que el grupo Sacyr tiene unos ingresos estables, predecibles y sólidosgracias al mayor peso de su negocio concesional.

En la actual etapa de su nuevo plan estratégico (2021-2025), ha presentado unos primeros resultados que ahondan en esa estrategia marcada y actualmente más de un 81% del EBITDA procede de activos concesionales, lo que supone contratos a muy largo plazo, rentabilidades atractivas y sobre todo con una predictibilidad de los ingresos y EBITDA muy clara.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

En una valoración por ratios y bajo previsión de resultados para el cierre de 2022, con BPA estimado 0,26€/acción, Sacyr cotiza con descuento. El mercado paga un PER de 10,2v, con margen de mejora frente a sus niveles históricos y frente a un múltiplo superior para sus competidores. Si tenemos en cuenta el crecimiento del BPA estimado, el múltiplo PEG se coloca en niveles de clara infravaloración, 0,04v y muestra, por tanto, el importante potencial alcista del valor. Descuento también por EV/EBITDA que ronda las 8,8v y no está cara por valor contable, con ratio PVC en 1,9v, frente a una media para las compañías del Ibex 35 de 2,52v valor en libros.

Sacyr recupera su puesto en el Ibex 35

En base a nuestra valoración fundamental la acción de Sacyr está claramente infravalorada y muestra un potencial alcista, por lo que reiteramos nuestra recomendación positiva para un horizonte temporal de medio/largo plazo.

DISCLAIMER

Los datos, opiniones, estimaciones, previsiones y recomendaciones contenidos en este informe han sido elaborados por Estrategias de inversión y sus colaboradores con el objetivo de proporcionar a sus usuarios información sobre compañías, sectores y mercados financieros, sin que estas impliquen ni directa ni indirectamente una recomendación personalizada de la compañía o activos analizados a efectos de constituir un asesoramiento personalizado en materia de inversión. El análisis se basa en la elaboración de proyecciones financieras detalladas a partir de información pública y siguiendo la metodología del análisis fundamental tradicional. Dichos parámetros representan la opinión o estimación personal del analista. La persona que reciba este análisis deberá aplicar su propio juicio a la hora de utilizar dichos parámetros, y deberá considerarlos un elemento más en su proceso de decisión en materia de inversión. Esos parámetros no constituyen una recomendación personalizada de inversión.