Repsol obtuvo en el primer semestre de 2016 un beneficio neto ajustado de 917 millones de euros, frente a los 1.240 millones de euros obtenidos en el mismo periodo del ejercicio anterior, lo que supone un descenso del 26%. 

Repsol reduce su beneficio neto ajustado un 26% hasta 917 millones de euros, frente a los 1.240 millones del mismo periodo de 2015. No obstante, en las cuentas del primer semestre de 2015 se incluían resultados financieros excepcionales de 500 millones de euros, derivados básicamente de la posición en dólares que tenía la compañía tras cobrar la expropiación de YPF, y cuyo importe se destinó posteriormente a la adquisición de Talisman.

El resultado neto alcanzó 639 millones de euros, frente a los 1.053 millones de euros obtenidos en el mismo período del ejercicio anterior (-39,31%). En este resultado se ha incluido la totalidad del impacto extraordinario de 346 millones de euros derivado de la reestructuración de plantilla aprobada por la compañía para los ejercicios 2016, 2017 y 2018.

Pese al entorno de precios deprimidos del crudo y del gas, las medidas de eficiencia y ahorro implementadas por Repsol han permitido que todos los negocios de la compañía hayan tenido un resultado positivo. Destaca particularmente la mejora del resultado neto ajustado del área de Upstream en 301 millones de euros respecto al mismo periodo de 2015.

La producción media de hidrocarburos de Repsol subió hasta 705.500 barriles equivalentes de petróleo al día (bep/d), un 60% más que en el mismo periodo de 2015 debido, principalmente, a la incorporación de los activos de Talisman y a los incrementos de producción provenientes de Venezuela, Bolivia, Noruega, Brasil y Perú.

El área de Downstream mantuvo su resultado en línea con el obtenido entre enero y junio del ejercicio anterior, con un destacado comportamiento del negocio químico, que mejoró sus ventas y sus márgenes.

La deuda financiera neta descendió respecto al cierre de 2015 hasta situarse en 11.709 millones de euros, mientras que la liquidez cubre cerca de dos veces los vencimientos de deuda bruta a corto plazo. En los últimos meses la compañía ha aprovechado las condiciones de mercado para reducir el coste financiero medio de su deuda.

Al cierre del primer semestre la compañía ha implementado ya proyectos que aseguran el cumplimiento de, aproximadamente, un 70 por ciento del objetivo de sinergias y eficiencias que, para el conjunto del año, está previsto que supere los 1.200 millones de euros.

el pasado 20 de mayo Repsol celebró su Junta General de Accionistas que aprobó, entre otros puntos, continuar con el programa “Repsol Dividendo Flexible” como fórmula de retribución al accionista. En el conjunto del ejercicio 2016, los accionistas han recibido un importe aproximado de 0,8 euros por acción. En la ampliación de capital liberada cerrada en julio, en sustitución del tradicional dividendo complementario del ejercicio 2015, los titulares del 64,54% de los derechos de asignación gratuita optaron por recibir nuevas acciones de la compañía.