Cómo si soltáramos un filete en una jaula de leones hambrientos, los inversores están canibalizando la acción, pues no paran de comprar y comprar tras estar 19 meses suspendida de cotización.



Después de 19 meses castigada mirando a la pared, hoy la CNMV ha decidido levantarle el castigo a Renta Corporación. La compañía ha vuelto a cotizar en nuestro mercado y lo ha hecho por todo lo alto, pues sube un 119% hasta los 1,25 euros. Recordemos que el pasado 19 de marzo de 2013 Renta Corporación fuera suspendida de cotización por incumplir las propuestas de pago incluidas en el convenio de acreedores y el plan de viabilidad. Entonces sus títulos cotizaban a 0,57 euros.

La subida de hoy es estratosférica y anima a los inversores, pero esta revalorización exponencial viene justificada por el bajo precio de sus títulos. Además, si echamos la vista más atrás, podemos observar que Renta Corporación llegó a cotizar a 35,80 euros (máximos históricos marcados en 2007), lo que nos advierte de que estamos ante un título tremendamente bajista, a pesar de que en el intradía pegue este estirón.

La subida de hoy ha dejado un enorme hueco y el precio se coloca ahora en niveles de techo de 2011, pues Renta Corporación se frenó hasta en dos ocasiones en el 2011 en el entorno de los 1,80 euros, por lo que es posible que el precio no vaya más allá este jueves. No obstante, mientras se mantenga por encima de 0,95 euros habrá superado la directriz bajista que poseía desde los citados máximos de 2011, pero seguirá siendo bajista en el más largo plazo.

Esta fuerte revalorización viene acompañada de un aumento exponencial de volumen pues hoy está moviendo 1.670 millones de euros, cuando, en la mejor de las sesiones antiguamente movía tan sólo unos 400.000 euros.

renta corporacion


Ahora que la inmobiliaria vuelve a cotizar llevará a cabo una ampliación por valor del 14% del capital, como parte del acuerdo con los acreedores. Para ello emitirá 6 millones de nuevos títulos. Tras esta ampliación, su accionariado quedará compuesto de la siguiente manera:
- un 40 % en manos Luis Hernández (32 %) y Blas Herrero (8 %), los accionistas fundadores
- un 14 % en manos de la banca acreedora
- un 7 % repartido entre otros accionistas significativos
- un 39 % de free float