La victoria de Donald Trump ha sorprendido a los mercados aunque es el momento de mantener la calma. Las grandes casas de análisis reconocen que la volatilidad ha venido para quedarse pero que hay una probabilidad de que Trump enseña su lado más positivo. 


La victoria del candidato republicano ha sido un voto de rechazo al continuismo, reconoce Daniel Lacalle, experto independiente. Qiuien habla de que la imagen idílica que se ha vendido de  EEUU en Europa, es falsa. El economista habla de que la situación en Nueva York ya se veía el apoyo a Trump. En lo que respecta a la FED, este experto habla de que probablemente tome decisiones al ver cómo evoluciona el mercado, pues “desgraciadamente Yellen está más guiada por el comportamiento de los mercados, con lo que es probable que retrase la subida de tipos, lo que es un error”.  Porque subir el intervenccionismo que propone Trump tendría impacto en la economía estadounidense. 

Intentando buscar una explicación, Alicia Kauffman, profesora de la Universidad de Alcalá de Henares ha reconocido en Radio Intereconomia que la primera lectura “es el hecho de que no aparezca Hilary es algo que va en consonancia con su manera de actuar”. Estamos con dos totalitarimos: lo políticamente incorrecto y lo políticamente correcto. Por un lado se ve la rabia de votar a Trump y por otro, la esperanza de volver al sueño americano. “Fue el llanero solitario que consiguió que la gente se identificara con él”.  Esta experta reconoce que lo primero que tendrá que hacer sera cumplir con sus promesas, aunque ver qué hace con los ilegales no será su primera medida. Es importante saber que Trump tiene muchos enemigos dentro de su propio partido. 

Stefan Kreuzkamp, Chief Investment Officer at Deutsche Asset Management: La victoria de Donald Trump ha cogido a los mercados por sopresa. “Esperamos que la volatilidad del mercado continue incrementándose en línea con la incertidumbre política. La impredecible victoria de Trump y su inexperiencia política son razones más que suficientes para ser cautos en los próximos meses. Si  pensamos que podría cumplir la mitad de sus  promesas en campaña, esto podría  causar un gran daño. A pesar de esto, este experto no piensa que los inversores deban perder los nervios. “Es posible que después de su elección, el puede sorprender al mercado con su lado positivo. Nuestra esperanza está basada en el pragmatismo de Trump, su habilidad para adaptarse y su limitada lealtad política. Hay una oportunidad y es que él podría permitir a los veteranos en el Congreso aprobar un programa de campaña republicano clásico. 

Richard Dunbar, Responsable de Estrategia senior en Aberdeen AM.  Los mercados están colapsando y es probable que sigan haciéndolo. La mayoría de los inversores habían descontado que Clinton iba a ganar y por ello los mercados están ahora recalibrándose, de una forma bastante predecible. Estamos viendo una natural “huida hacia la calidad” con activos como el yen japonés y el oro apreciándose. Al mismo tiempo, se están produciendo ventas en los activos más vinculados con algunas de las  políticas más proteccionistas y anti-globalización de Trump, con el peso mexicano a la cabeza de dichos activos. Sin embargo, buena parte de estas ventas serán irracionales. Ahora es el momento de mantener la calma. Estados Unidos sigue siendo el país donde han nacido prácticamente todas las innovaciones tecnológicas disruptivas que hemos conocido en los últimos cincuenta años, donde el estado de derecho es sacrosanto, y además cuenta con unas tendencias demográficas relativamente favorables e importantes reservas de capital. Ninguna de estas cosas ha cambiado de la noche a la mañana.
 

Christophe Bernard, Director de Estrategia en Vontobel AM.  ¿Qué consecuencias económicas tiene la victoria de Trump? Tiene intención de renegociar los principales acuerdos comerciales e imponer barreras arancelarias a las importaciones mexicanas y chinas. Esto ha generado un elevado nivel de incertidumbre y podría lastrar el crecimiento económico global. Del mismo modo, aunque irrealistas, los grandes recortes de impuestos y el gasto en infraestructura elevarían el déficit presupuestario.  ¿Cuál es la lectura para otros países? Claramente, hay una analogía estrecha con el  Brexit, hay un desencanto generalizado entre las democracias occidentales con las políticas existentes. Los partidos anti-sistema en Europa no deben ser subestimados, ya que las elecciones francesas y alemanas están programadas para 2017.

Hay que ser extremadamente cautos cuando se hacen predicciones, pero la incertidumbre permanecerá hasta que la Administración Trump revele su programa político, ya que podría diferir de las intenciones declaradas del candidato.  ¿Cómo posicionamos nuestras carteras?  Mantenemos una postura neutral hacia los mercados de renta variable y hemos aumentado la posición de efectivo durante el verano. Nuestra exposición a los activos de los mercados emergentes es probable que tenga que hacer frente a la presión, mientras que nuestra posición de oro debería compensarnos un poco. Tenemos una postura neutral frente al dólar estadounidense y tenemos una exposición significativa a títulos del Tesoro cubiertos contra la inflación. Lógicamente, dependiendo del momento, podríamos reducir la exposición a los activos  de mercados emergentes, aunque aconsejamos no pecar de ser demasiados activos en la gestión de cartera, ya que suele ser perjudicial para el rendimiento. Siendo críticos, no todas las medidas son negativas para los mercados de renta variable, en especial los recortes de impuestos.


Karen Dunn Kelley, senior managing  director investments Invesco.  Parece improbable que el Presidente electo Donald Trump pueda acometer los cambios radicales que ha propuesto sin concesiones considerables al ala más tradicional de su partido, y no digamos a los demócratas que sin duda tratarán de tumbar muchas de sus propuestas. Dicho esto, podría haber posibilidades de lograr un consenso en algunos temas. Por ejemplo, los miembros de ambos partidos han reconocido la necesidad de reconstruir y modernizar infraestructuras de EEUU, como ese l caso de carreteras, puentes y redes eléctricas construidos hace ya mucho tiempo. (…)  prevemos que la volatilidad de los mercados dure poco ya que los mercado pasarán al modo “esperar y ver” mientras digieren los anuncios políticos de la nueva administración y valoran las probabilidades de que se materialicen.  Como inversores  a largo plazo con una elevad convicción, los profesionales de Invesco no se plantean modificar su proceso o filosofía en respuesta a las elecciones su otros acontecimientos a corto plazo.

Pablo García, director de Carax Alphavalue-. El bund ha tenido una vuelta en V que ha sido muy cantosa y no ha tenido mucho sentido. Insistimos en que las carteras deben estar protegidas pues las alteraciones en el mercado no son muy positivas. “La verdad es que el populismo en versión americana se ha hecho hueco y nos se ha podido aminorar el descontento del americano medio”. Este experto reconoce que con esta victoria, la apuesta está: Posiciones largas: en euro, franco suizo y yen. Por sectores, farmacéutico, petróleo, mineras, constructoras por las inversiones que han anunciado e incluso inmobiliarias y retails ante “la idea de Trump de seguir reforzando el consumo”. Las posiciones cortes: libra, dólar, divisas emergentes  y bancos, que podría ser el sector más amenazado pues hemos visto revisiones a la baja importantes y además se podría retrasar la subida de tipos. En este entorno hay que preguntarse si Yellen necesita subir tipos y, a la vista de la inflación, no es necesario. Ahí podemos tener un cambio. Además, sector autos, aeroespacial…también son para cortos.

Keith Wade, economista jefe de Schroders Global: Desde un punto de vista macro, no sabemos exactamente qué ves lo que va a hacer Donald Trump. Comercio: Puede poner barreras al comercio con China y México y quizá otros países. Esto es un gran shock. El comercio internacional podría contraerse más y esto elevará el precio de los productos importados, por lo que aumentará la inflación.. Desde un punto de vista fiscal: Ha prometido una rebaja de impuestos y un gran gasto en infraestructuras para reconstruir América. Su política implica muchos estímulos por la economía, aunque existe preocupación por lo que pueda ocurrir con el déficit. Inmigración: Sus políticas podrían recortar la oferta de mano de obra. Esto podría incrementar los salarios, lo que también generará inflación “Todo esto hace que estemos ante un escenario muy inflacionario. Habrá que ver cuándo tome posesión en enero y cómo reacciona el congreso a sus medidas”.  FED: Tendremos que ver qué sucede y cómo reacciona, pero es probable que Yellen se repliegue en su intención de subir los tipos en diciembre. La FED podría quedarse sin hacer nada hasta que se sepa qué va a pasar. La pregunta es, ¿seguirá siendo Yellen presidenta de la FED el año que viene? Impacto político: Desde luego el comercio internacional se va a reducir. Pero hay que vigilar las relaciones políticas entre China y Estados Unidos. Todo lo que ocurra puede trastocar las relaciones internacionales a partir de ahora. En Europa lo más preocupante es el riesgo político. Los partidos tradicionales están perdiendo y por delante tenemos el referéndum italiano y en 2017 elecciones en Francia, Alemania y Holanda Mi sensación es que China podría intentar compensar la debilidad del dólar dejando caer al reminbi.

Johanna Kyrklund, responsable global de inversión multiactivos de Schroders Global
Esta situación va a elevar el nivel de incertidumbre. Vemos oportunidades en el mercado de bonos hasta finales de año. Hay que digerir lo que ha pasado y vigilar el mercado de bonos con mucha cautela. Ahora nos ponemos largos en oro y largos en yen japonés. Cortos en divisas asiáticas.

Mark Burgess, director de renta variable del fondo angloamericano Columbia Threadneedle.  "A largo plazo, los claros ganadores serán los sectores de las infraestructuras,  financieros favorecidos por la relajación de la normativa Dodd-Frank, mientras que el sector de defensa probablemente prosperará".  "El proteccionismo comercial tal vez constituye el mayor temor en el ámbito económico, ya que podría traducirse en una situación de "estanflación" y en un riesgo real para los mercados emergentes". 

Paul Markham, gestor de carteras de renta variable global en Newton, parte de BNY Mellon.  Creemos que una victoria de Trump provocará una caída de las tires de los bonos del Tesoro estadounidense, ventas generalizadas entre los activos de riesgo y la apreciación de ciertas divisas, como el yen o el franco suizo. También es probable que las bolsas registren fuertes correcciones y esperamos un significativo repunte de la volatilidad. Aunque es mucho más difícil anticipar claramente qué supondrá una victoria de Trump para los mercados, más allá de una extrema inestabilidad a corto plazo, es posible que resulte reflacionaria en los próximos seis a doce meses, puesto que ha indicado que invertirá grandes cantidades en ciertas áreas de la economía, como las infraestructuras, que podrían considerarse inflacionarias si reciben el capital suficiente. Esta situación, junto con el hecho de que la nota de solvencia de Estados Unidos podría verse cuestionada por la incertidumbre presupuestaria, podría acabar provocando un aumento de las tires de los treasuries en los próximos seis a doce meses.