Es una gran ironía que en breve se celebre el referéndum sobre el Brexit, ya que en realidad el Reino Unido nunca se unió a la Unión Europea. En los años 1970 y 1980, recuerdo vívidamente cómo la señora Thatcher combatió con la Unión Europea para, al menos, liberarse de la unión desde el punto de vista financiero.
 
Pero una ironía aún mayor es que el primer ministro británico, David Cameron, ya se ha asegurado de la capacidad del Reino Unido para que no sea parte de una Europa en movimiento hacia su acuerdo con Bruselas en marzo, lo que de hecho crea una Europa a dos niveles, unas reglas para el Reino Unido y otras para el resto de Europa.
 
Independientemente del resultado el 23 de junio, lo que podría crear una potencial mini-crisis en Europa es que otros países como Hungría, Polonia o Finlandia quieran asegurarse también acuerdos que coincidan con las concesiones dadas al Reino Unido.
 
Europa pierde si el Reino Unido se mantiene debido a este precedente de dos niveles (rompiendo la GRAN UNIÓN y haciendo que se rompa en partes más pequeñas, lo que en última instancia romperá la "unión"). Por supuesto, si el Reino Unido deja la unión, tanto la política como los costes prácticos parecen insuperables, sobre todo porque la crisis de refugiados sigue siendo en gran medida el gran problema a tratar aún. 
 
Es de señalar también que la canciller Osborne, quien no puede predecir su presupuesto para los próximos seis meses, me puede decir hasta el último centavo de cuánto perderá cada familia en 2030 si votan a favor del Brexit (4.300 libras, al parecer).
 
El alarmismo es una locura, sobre todo para un simple economista como yo, dado que el futuro del Reino Unido se basa precisamente cómo el país cargará con su doble déficit crónico... la última vez que la cuenta corriente del país estuvo en positivo fue en 1982 ¡hace 34 años!
 
Así que para responder a las preguntas que los traders de divisas tengan en mente como ¿hacia dónde se dirige la libra?. La respuesta será la misma con o sin un Brexit. En última instancia, la libra se caminará a la baja o de forma lateral. A medida que gastemos más de lo que ingresamos, dependiendo de la financiación externa, y una economía cuyos dos motores de crecimiento son la banca y el sector inmobiliario - dos sectores con productividad cero (¡en el mejor de los casos!), el futuro es incierto en términos de nuevos puestos de trabajo relacionados con el pasado reciente. Estamos condenados a repetir la historia reciente.
 
La historia reciente, por supuesto, nos muestra que Londres está dispuesto a diseñar una libra (GBP) más baja en tiempos de crisis, y la crisis está acechando a la economía del Reino Unido. Un análisis aún más escéptico podría argumentar mejor que un Brexit es un excelente "lugar escondido", o la excusa, de cara a las próximas recesiones creadas por los fundamentales comentarios anteriormente.

gbpeur

 
El Brexit es una abstracción que ocluye los verdaderos cambios necesarios en el Reino Unido. Se trata también de una excusa empleada para evitar el acuerdo con los más fundamental, un problema estructural de una sociedad.
 

La investigación y la producción de base del Reino Unido han sido transferidas al extranjero y lo más importante, la capacidad del país para permanecer en puerto de escala para los inversores extranjeros es cada vez menor y menos atractivo a medida que cambia el estado fiscal. Otro gran cambio en juego siguen siendo los "Papeles de Panamá" y el caso de David Cameron.
 
Esto es justo y bueno, ya que aumenta la transparencia, pero también el hecho de que reduce el "atractivo" de Reino Unido. Por tanto, me atrevería a decir que la modificación de las normas fiscales y, por tanto, los incentivos son de lejos mucho más importantes que el status del Reuno Unido en la Unión Europea, dado que como Londres ya es libre de aplicar sus propias reglas.
 
No estoy quitando importancia y valor al referéndum sobre el Brexit, pero tiene muy poco que ver con la economía de Reino Unido y mucho que ver con el papel del país en Europa.
 
Permítanme subrayar que no veo ningún escenario donde el Reino Unido se beneficie al votar No a la UE. El hecho es que nadie sabe qué sucede después. Lo que sí sabemos es que el "ruido" (es decir: la volatilidad) se incrementará, pero no sabemos cómo será un mundo con o sin   Brexit.
 
Tal vez sea hora de ampliar las implicaciones de un Brexit hacia las cuestiones más importantes y más grandes: ¿Cómo conseguimos un mandato para el cambio incrustado tanto en el Reino Unido como en la UE?
 
Ambas regiones tienen que tener una mirada cercana y realista en sus respectivos futuros (aunque relacionadas), y examinar sus programas de diseño e incentivos estructurales. En este punto, si vemos "más de lo mismo" producirá un futuro sombrío.
 
La pregunta más importante de todo sigue siendo cómo hacer frente a la crisis humanitaria que plantea la llegada en masas de los refugiados en un momento de riesgo de recesión. Cómo actuemos aquí definirá tanto a Europa como al Reino Unido en el futuro, mucho más que si el Reino Unido decide salir de un club en el que ya está libre de "comportarse" como lo considere oportuno.