La cadena hotelera ha logrado aumentar su beneficio durante el ejercicio y hacer que los ingresos recurrentes de la firma sean positivos por primera vez en ocho años.
 

Las ventas de NH Hoteles crecieron un 5,7% en el periodo, hasta alcanzar 1.475 millones de euros, gracias sobre todo a los establecimientos en España y en Europa Central, donde se ha podido aumentar un 4,6% el precio medio de las habitaciones (RevPAR).  

Estas cifras han permitido que el equipo directivo proponga a la compañía el reparto de un dividendo con cargo a beneficios de 2016 de 0,05 euros brutos por acción.

Esto, además, es posible gracias a la mejora de la posición financiera de la entidad, que ha reducido su ratio de apalancamiento a 4,1 veces, frente a 5,6 veces un año antes. Esto se ha producido debido a la disminución de su deuda en 91 millones de euros, y por la favorable generación de caja en el periodo.

Este cambio en su estructura de endeudamiento ha permitido que en 2016 tanto Standard & Poor’s como Fitch mejoraron el rating a “B” con perspectiva estable.

En la hotelera apuntan que la primera fase de su plan estratégico ha concluido con éxito desde su puesta en marcha hace tres año. “Así, con una cartera con más hoteles en perfecto estado y creciendo en el segmento upper-upscale, la Compañía confía en que en los próximos meses la contribución de los establecimientos reformados a los ingresos y a la rentabilidad aumente aún más”.
Para este año, la compañía estima alcanzar un objetivo de 220-225 millones de euros de EBITDA (frente a 180,9 millones este ejercicio).
 

NH Hoteles