Tal y como exponía Cárpatos antes de la apertura de Wall Street, el dinero estaba entrando de forma agresiva en operadores carcelarios y empresas acereras debido a las medidas que habría prometido Trump.  ¿En el lado contrario? Empresas de la industria armamentística.  

Dice Cárpatos que la sesión de hoy está siendo una lección para todos especialmente en lo que alude a la poca importancia que le da el mercado a quién vaya a dirigir uno u otro país, solo importa el dinero. “Y parece que le gusta la idea de que Trump pueda dar pasta”. Sin embargo, los gráficos son claros.  El dinero está yendo hacia empresas industriales. Ya lo hemos visto durante toda la sesión española en valores como ArcelorMittal y Acerinox. y es algo que se repite cuando hablamos de EEUU, donde United States Steel Corporation sube más de un 16%.



En el mismo lado, están los operadores de prisiones porque Trump los quiere fomentar. 



Sin embargo, las reacciones más claras que se están viendo en el mercado tienen más que ver con la fuga de dinero en sectores que se iban a ver claramente beneficiados por la victoria de Hillary Clinton: como el fabricante de armas Smith and Wesson que retrocede más  del 9% después de que el mercado hubiera descontado  que iban a darse unas fuertes ventas inmediatas antes de que Clinton pusiera controles, y ahora como Trump va a dar libertad total, pues todo sigue igual.