Abengoa prevé que su plan de reestructuración tendrá un impacto altamente positivo, de hasta 6.500 millones de euros.
 
Abengoa está en fase de recepción de ofertas, por ello podría realizar todo tipo de desinversiones en los próximos meses. Por ahora destacan “las líneas de transmisión en Brasil, valoradas en 1.418 millones de euros y dos plantas de generación en México, a las que asigna un valor de 1.157 millones,  según el diario Expansión. A esto se una la  “docena de activos mantenidos para la venta a cierre de septiembre”, según Expansión.

Destaca también un ciclo combinado en el país argelino por un valor de 202 millones de euros, planta solares en Sudáfrica por 211, otra en Chile por 308 millones, la instalación de bioetanol en Estados Unidos por 954 millones de euros y la participación en Xfera Móviles.

Sin embargo, el valor de los activos clasificados ha sufrido un  desperfecto que roza casi el 40% respecto a los 8.100 millones en los que se encontraban valorados a cierre de 2015.

Las ventas seguirán todas “abiertas” y además la compañía “sigue recibiendo ofertas”, afirma la empresa.

Las desinversiones de la empresa también están en camino. La compañía cuenta con un plan de venta de activos por el cual se va deshaciendo de ellos. En abril de este año acordaron con una subsidiaria de Invenergy Wind para proceder a la venta del parque eólico Campo Palomas, situado en Uruguay. Tras esto, vendieron su participación en la planta termosolar Shams-1, situada en Emiratos Árabes Unidos por un valor de 30 millones de euros.

Además, según informó el diario  Expansión, “traspasó al fondo Noy y al grupo español TSK la participación del 50% que tenía en el proyecto solar de Ashalim, situado en Israel y en el que participaba junto al grupo israelí Shikun & Binui, entre otras operaciones de desinversión”.