Entre los componentes del índice, el precio de los servicios ha registrado su mayor tasa anual en junio, al encarecerse un 1,1%, frente al 1% de mayo, mientras que el precio de la energía bajó un 6,5%, 1,6 puntos porcentuales menos que el mes anterior. Por su parte, los precios de los alimentos frescos subieron un 1,4%, frente al 1,5% de mayo y los de los bienes industriales no energéticos subieron un 0,4%, una décima menos que en el mes previo.
Entre los componentes del índice, el precio de los servicios ha registrado su mayor tasa anual en junio, al encarecerse un 1,1%, frente al 1% de mayo

Lea también: Así son las políticas monetarias mundiales dirigidas por los bancos centrales
¿Y SI NO SE TIENE EN CUENTA LA ENERGÍA?
De este modo, sin tener en cuenta el impacto de la energía, la tasa de inflación de la zona euro fue del 0,9% en junio, una décima por encima del dato de mayo, mientras que al excluir también el precio de los alimentos frescos el índice se situó en el 0,8%, en línea con el mes anterior.
Sin tener en cuenta el impacto de la energía, los alimentos, el alcohol y el tabaco, la inflación de la eurozona se elevó una décima respecto a mayo, hasta el 0,9%.
Lea además:
El IPC adelantado sube dos décimas en junio, hasta el -0,8%, por la luz y la gasolina
El IPC sube una décima en mayo hasta el -1%, pero acumula cinco meses en negativo
El IPC de Alemania sube un 0,3% en mayo
La tasa de paro de la zona euro cae hasta su menor nivel desde 2011, y la inflación sigue en negativo