Los resultados electorales han pesado sobre la bolsa nacional y el Ibex35 cede más de un 3,6% hasta cerrar la sesión por debajo de los 9.400 puntos. La debilidad que ha provocado caídas en el resto de bolsa y que ha influído negativamente en el euro contra el dólar. Entre los valores más penalizados, la  banca con caídas de más del 6% y con el estreno de Merlin Properties en el selectivo en el punto de mira. 

No hay motivos claros para la subida en Europa. Cada crónica da una excusa, incluso se cita como motivo de la misma hechos corporativos puntuales. Pero la realidad parece que simplemente se basa en un mercado volátil, que sigue el rebote del jefe, es decir del futuro del mini S&P 500 en el gran soporte que le forma la zona de los 2.000 puntos redondos.



 Como vemos por arriba la media de 200 marca la gran resistencia, y por debajo los 2000 con múltiples apoyos ya, mucho cuidado si lo rompiera a la baja.

España punto y aparte.

Las crónicas internacionales son unánimes, lo que ha salido de las urnas es un Parlamento muy fraccionado, y muy muy difícil de gestionar. Parece casi imposible tener un gobierno estable para ninguna opción política en estas condiciones. Y esto es algo a lo que los mercados da mucha aversión. Inmediatamente cualquier inversor extranjero que estuviera pensando en entrar va a aplazar compras mientras no se aclare el panorama político, si es que se aclara y no terminamos en nuevas elecciones en unos meses, que tampoco es algo imposible.

Lo de menos es la reacción del Ibex de hoy, muy mal, lo peor es que difícil lo va a tener para remontar en serio en las próximas semanas con este panorama.

Este gráfico del spread entre el  Dax y el Ibex vamos a tener que consultarlo a menudo.


 


Como vemos ya bastante antes de las elecciones, desde octubre el Dax alemán lo hacía mejor que el Ibex, y hoy da un nuevo tirón. Hay que mentalizarse de que esto va a seguir así, si no hay un acuerdo político que forme gobierno estable, algo que ahora mismo parece muy difícil.

Vamos a intentar dibujar posibles escenarios y su repercusión en el Ibex. No es fácil, porque todo está muy enredado, pero vamos a intentarlo. No entro en valoraciones políticas, sino en repercusiones para el Ibex de los diferentes escenarios.

1- Gran coalición PP-PSOE con acuerdo sólido para los 4 años. El Ibex se dispararía al alza de manera muy notable. Muy poco posible.

2- Coalición PP-PSOE-Cds, de mínimos. El Ibex subiría, pues aunque sería una figura bastante inestable se quitaría de la ecuación a Podemos, partido que genera muchos temores entre los inversores.

3- Coalición PSOE+ Podemos+ varios partidos de izquiera o nacionalistas. El mercado pensaría en una solución a la portuguesa, y en aquel país se reaccionó bastante mal, y además se está creando allí un gran clima de inseguridad financiera y hasta jurídica en los sectores más regulados. Además con el número de diputados del PP, y dominio del Senado tendrían minoría de bloqueo para cualquier cambio de la Constitución.

4- Abstención de PSOE y Cs, dando el gobierno, al PP, o algún tipo de movimiento que tuviera la misma consecuencia, pero dejándolo en fuerte minoría, el mercado se tranquilizaría  a corto plazo, puede que bastante, aunque se quedaría en  una situación muy inestable y a la larga el Ibex lo pagaría.

5- Parlamento ingobernable y se entra en nuevas elecciones para mayo. Sería malo para el Ibex, a fin de cuentas 5 meses de paralización (aunque los presupuestos ya se aprobaron),  y de nuevo la incertidumbre.

Esta hipótesis no se puede descartar. Y puede que muchos partidos se piensen mucho que posturas adoptan en los pactos, por si en pocos meses se ven en otras elecciones.

6- Cualquier otra solución no prevista. En general siempre tenemos que tener en cuenta, que los mercados, suelen reaccionar bien a la estabilidad, mal a la incertidumbre política, y que hay un partido que es Podemos que por su programa económico no cuenta con la confianza del mercado. Según el grado de poder que alcance, se reaccionará mejor o peor. Aparte de esto, cualquier solución que pase por solidez sea como presidente cualquiera de los candidatos de los otros tres partidos mayoritarios sería bien recibido.

Todos estos efectos, pueden verse más claros en la bolsa, y más amortiguados en la deuda por las compras directas del BCE.

En suma un panorama complejo, muy complejo, que puede tener fuertes repercusiones, en la bolsa española y también en la deuda.