Iberia ofrece ya su clase Turista Premium en dos mercados que son apuesta para la aerolínea: México y Bogotá, lo que supone un adelanto de cinco meses sobre lo inicialmente previsto.

En esta nueva clase Turista Premium, Iberia ofrece un 20% más de separación entre filas -94 centímetros en Turista Premium frente a los 78,7 en turista-; asientos más anchos (48 centímetros), un 40% más de reclinación, mayor comodidad y un mejor servicio de entretenimiento a bordo con pantallas full HD más grandes, auriculares de cancelación de ruidos y conectores para dispositivos electrónicos individuales.

 

 

Un servicio que se complementa con wifi a bordo y otras ventajas como mayor franquicia de equipaje y prioridad, tanto en mostradores de facturación como en el embarque/desembarque. 

La clase Turista Premium de Iberia también está disponible ya en los vuelos con Chicago y Nueva York llegará a Miami en julio y en agosto a Boston.

En noviembre esta nueva cabina llegará a Lima, a lo largo de 2018 podrá disfrutarse en todos los destinos donde Iberia opera con sus aviones Airbus A340/600, A330 y, a partir del año que viene, también con los A350.

La compañía, que ofrece un total de 600 vuelos al día a medio centenar de países de Europa, América y África, Oriente Medio y Asia con una flota de 135 aviones, es la primera aerolínea española en ofrecer esta clase intermedia entre la turista y la Business en los vuelos directos entre España y América Latina. Con este nuevo diseño, la compañía busca captar viajeros dispuestos a pagar un poco más por mayor confort a bordo y en tierra.

La nueva cabina oscilará entre las 21 y 23 plazas, según el modelo de avión, que representa alrededor de un 10% de la capacidad actual que Iberia ofrece en turista.