Iberdrola obtuvo un beneficio neto de 1.831 millones de euros en los nueve primeros meses del año. Esta cifra está un 19,5% por debajo de la obtenida en el mismo periodo del año anterior.



Iberdrola ha justificado esta reducción del beneficio por el impacto de la reforma eléctrica y la disminución del 3% de la tasa fiscal en Reino Unido. No obstante, este resultado ha estado en línea con lo esperado.

En concreto, ha registrado una disminución de la tasa fiscal en Reino Unido en un 3% realizada en septiembre de 2013.

El beneficio neto recurrente, es decir, el generado antes del efecto de partidas no corrientes, descendió un 6,9%, hasta 1.592 millones de euros.

Su cifra de ingresos también se redujo un 3,1%, hasta los 22.196 millones. Mientras que su resultado bruto de explotación (ebitda) registró una mejora del 1,4%, hasta los 5.210 millones de euros. Iberdrola indica que la mejora del negocio liberalizado compensa el efecto negativo del RDL 9/2013 en los negocios de renovables así como la evolución de las actividades en Brasil.

Su ebit se disparó un 123,3%, hasta los 3.074 millones de euros, tras los saneamientos realizados en junio de 2013 (Gas EE.UU., cartera de proyectos de renovables y otros).

La compañía ha subrayado que estos resultados refuerzan el compromiso de Iberdrola de ofrecer a sus accionistas una retribución mínima anual de 0,27 euros brutos por acción. En este sentido, el consejo de administración ha aprobado llevar a cabo una nueva edición del programa 'Iberdrola Dividendo Flexible' correspondiente a lo que habría sido el dividendo a cuenta con cargo a los resultados de 2014, que se materializará en diciembre de este año con un precio fijo mínimo de 0,125 euros brutos por cada derecho de asignación gratuita. El resto de la retribución del año 2014, la que correspondería al dividendo complementario, se efectuará en julio de 2015, tras su aprobación por la junta general de accionistas.