Los dividendos es una pieza fundamental en la toma de decisiones de inversión en Bolsa para muchos inversores, por lo que su incidencia en el rendimiento final de una inversión es a veces imprescindible.

La rentabilidad en los últimos doce meses que tienen ambas compañías es bastante diferente. Mientras Gamesa ofrece a sus accionistas un retorno del 18,43% vía dividendos, Amadeus apenas retorna un 0,89% a sus accionistas. Con todo, la evolución de ambas compañías en bolsa – incluyendo dividendos – apenas supone una diferencia de tres puntos porcentuales.

 

 

Gamesa protagonizó el pasado mes de abril el dividendo más suculento, en el cual sus accionistas pudieron optar a un pago extraordinario por la fusión con Siemens. De este modo, el importe anual por dividendo de la compañía asciende a 3,60 euros, que supone una rentabilidad de 18,43%.

La compañía obtuvo tras presentar los resultados del primer trimestre un beneficio neto de 100 millones de euros entre enero y marzo del año 2017, lo que supuso un aumento del 39,4% con respecto al mismo período del año anterior. Los ingresos alcanzaron los 1.536 millones de euros, un 45,3% más que el primer trimestre del año 2016, este crecimiento se debió principalmente a la actividad de fabricación y venta de aerogeneradores que repuntó un 48%, hasta los 1.412 millones de euros.

En este punto, Gamesa se ha convertido en una de las compañías que ha tenido una notable evolución en bolsa durante este año, ya que desde finales de enero la curva de precios se está moviendo al alza respetando una directriz alcista que le ha llevado hasta los 21 euros. Los indicadores técnicos Premium de Estrategias de inversión otorgan a Gamesa una puntuación de 8 sobre 10, situando al valor en fase alcista. Tanto la tendencia a largo como corto plazo es alcista. Mientras que el volumen en dicho periodo es decreciente, como también lo es la volatilidad en ambos plazos.

Los indicadores técnicos Premium de Estrategias de inversión otorgan a Gamesa una puntuación de 8 sobre 10, situando al valor en fase alcista. Tanto la tendencia a largo como corto plazo es alcista. Mientras que el volumen en dicho periodo es decreciente, como también lo es la volatilidad en ambos plazos.

 

 

Por su parte, Amadeus al igual que Gamesa inició el año con unos sólidos resultados en el primer trimestre, que superaron las expectativas del consenso, con incrementos de 11,7% en los ingresos y 12% en el Ebitda. El beneficio neto repunta un 24,6% hasta 270,6 millones de euros. El aumento de los ingresos se debió fundamentalmente al buen comportamiento del Segmento de Distribución, que repuntó un 11,4% ayudado por las fechas de semana santa y el crecimiento de las reservas.

Amadeus repartirá un dividendo bruto anual de 0,94 euros por acción, de los que 0,40 euros que ya se repartió el pasado 1 de febrero y los 0,54 euros restantes se pagarán el próximo 30 de junio. Con todo, la firma destinará 412 millones al pago de dividendos, que supone un pay out del 59%.

Las acciones de Amadeus están intentando amortiguar las presiones bajistas provocadas por el cambio de la política comercial de IAG. El pasado viernes la aerolínea ya anunció que penalizaría la reserva de billetes a través de sistemas globales como Amadeus. Una decisión que provocó el pasado viernes un castigo del 4% a las acciones de Amadeus. Sus títulos cerraron al borde de los 50 euros, y su capitalización se redujo en cerca de 1.000 millones de euros en un solo día, al situarse en los 22.077 millones.

Técnicamente, los indicadores Premium de Estrategias de inversión otorgan a Amadeus una puntuación de nueve sobre 10 y sitúan al valor en fase alcista. La tendencia a medio es realmente alcista tanto a corto como largo plazo, con momento positivo y un volumen creciente a medio plazo, aunque decreciente a largo plazo. La volatilidad, por su parte, es decreciente en ambos casos.