Endesa obtuvo el año pasado un beneficio neto de 3.377 millones, lo que supone el 77,6% más que en 2013, ayudada por las plusvalías de 1.764 millones por la venta del negocio de América Latina a Enel.

El resultado bruto de explotación (Ebidta) de la compañía se redujo en el año el 3,9%, hasta 3.090 millones, mientras que el resultado de explotación (Ebit) bajó el 8,9%, hasta 1.472 millones.

El negocio de América Latina, que contribuyó a las cuentas hasta su venta a la matriz de Endesa, Enel, el pasado octubre, aportó 623 millones de euros. La compañía que preside Borja Prado aceptó en octubre la oferta de Enel Energy Europe (ahora Enel Iberoamérica) para su negocio latinoamericano, por 8.253 millones, que derivaron en unas plusvalías netas de 1.764 millones. El grupo distribuyó todo el importe de los ingresos a retribuir al accionista, con un dividendo extraordinario cargado contra reservas.

A su vez, el negocio en España y Portugal registró un beneficio de 950 millones de euros, con un descenso del 19,2%. Endesa explica que el año pasado la demanda eléctrica en la penísula ibérica bajó el 1,2% (el 0,2% corregido el efecto de laboralidad y temperatura). Los ingresos de este área se quedaron prácticamente planos, con 21.512 millones.

La compañía energética informa de que las compensaciones por los sobrecostes de la generación de los Territorios No Peninsulares fueron el año pasado de 1.754 millones. Este cálculo está realizado sobre la base del nuevo borrador del Real Decreto de la reforma eléctrica de enero de 2015 que, de acuerdo con la compañía, supone una reducción de 327 millones del Ebidta de la generación fuera de la penísula del período de 2012 a 2014.

Los costes fijos de Endesa han subido en 175 millones, a pesar de que la firma haya apuntado una provisión de 349 millones para la reestructuración de la plantilla.


Dividendo
Endesa, en línea con las decisiones tomadas por el Consejo de Administración el pasado octubre, ha anunciado el pago de un dividendo ordinario con cargo a las cuentas de 2015 de 0,76 euros por acción, lo que implica un desembolso total de 805 millones de euros. El pago se hará en efectivo, en dos partes, en enero y junio.

El Consejo de Endesa decidió que el dividendo de este año tenía que ser, al menos, un 5% superior al del año anterior, y el de 2016 un 5% superior al de este año. La compañía distribuirá el 100% de su beneficio neto, si el importe es superior al mínimo del 5% de subida establecido por el Consejo.

Acceda a todos los ANÁLISIS de Endesa