A lo mejor forma parte de la estrategia y lo que hacen es aplazar. La realidad es que el tema de Grecia sirve de justificación tanto cuando sube como cuando baja la bolsa. 

En las últimas dos semanas vemos que se han estancado mucho y esto ha coincidido con unos datos de indicadores de fuerzas empresariales y sentimiento que se han perdido cierto ciclo económico positivo. Vemos una pausa después de un primer trimestre espectacular.

Sobre la FED. ¿Qué puede decir? Si la FED va a subir tipos de interés pillaría por sorpresa al mercado. Dentro de toda la retórica, el mercado espera que la FED pase hasta la próxima reunión. Lo que ha hecho es ir aplazando el tono del tensionamiento monetario, “el mercado lo ha ido recogiendo, y ahora queda esperar a finales de año”. En definitiva, la FED no tiene prisa. La revalorización del dólar está pasando factura a su economía. En lo que llevamos de temporada, asistiremos al primer trimestre después de mucho tiempo para verlo negativo tanto en ventas como en beneficios. Luego EEUU hay que poner un poco de prudencia.

Al que le sienta bien es a Europa. En Europa hablamos de pausa no de cambio de tendencia. Los resultados empresariales de las grandes empresas diversificadas están recogiendo la evolución de los tipos de cambio. Gran parte de los beneficios de Santander son por eso precisamente. Las empresas españolas y europeas verán como suben sus beneficios y ventas pero irán en línea con lo esperado. Los resultados empresariales como catalizadores para ver otro impulso alcista quizás no nos sirvan.

Declaraciones a Radio Intereconomia. Puede escucharlas íntegras pinchando aquí